Cuba Derechos Humanos - Historia

Cuba Derechos Humanos - Historia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

La constitución establece la libertad de expresión, incluida la de prensa, solo en la medida en que "se ajuste a los objetivos de la sociedad socialista". Las leyes que prohíben las críticas a los líderes gubernamentales y la distribución de propaganda antigubernamental conllevan penas que van de tres meses a 15 años de prisión.

Libertad de expresión: El gobierno tuvo poca tolerancia a las críticas públicas a los funcionarios o programas del gobierno y el debate público limitado sobre temas considerados políticamente sensibles. La seguridad del Estado hostigaba regularmente a los organizadores de foros independientes de debates sobre temas culturales y sociales para obligarlos a dejar de discutir temas considerados controvertidos. Los organizadores del foro informaron sobre agresiones por parte de la seguridad estatal, videovigilancia instalada fuera de los lugares y detención de panelistas e invitados en los días en que se esperaba que comparecieran.

Los trabajadores del gobierno informaron haber sido despedidos, degradados o censurados por expresar opiniones disidentes o afiliarse a organizaciones independientes. Varios profesores universitarios, investigadores y estudiantes informaron que fueron obligados a abandonar sus puestos, degradados o expulsados ​​por expresar ideas u opiniones fuera de las normas aceptadas por el gobierno. En abril, la Universidad Marta Abreu de Las Villas expulsó a la estudiante de primer año de periodismo Karla María Pérez por "proyecciones, acciones, membresía en organizaciones y publicación en línea" contrarrevolucionarias. El grupo estudiantil afiliado al gobierno de la universidad, la Federación de Estudiantes Universitarios, apoyó esta decisión en una carta abierta, afirmando que Pérez era un “conocido miembro de una organización ilegal y contrarrevolucionaria que va en contra de los principios, objetivos y valores de la revolución cubana. ”, Y citó el famoso dicho de Fidel Castro,“ Dentro de la revolución, todo; contra la revolución, nada ”.

Durante el año, algunos grupos religiosos informaron una mayor libertad para expresar sus opiniones durante los sermones y en las reuniones religiosas, aunque la mayoría de los miembros del clero continuaron ejerciendo la autocensura. En algunos casos, los líderes religiosos criticaron al gobierno, sus políticas y el liderazgo del país sin represalias. La Iglesia Católica operaba un centro cultural y educativo en La Habana que albergaba debates en los que los participantes expresaban diferentes opiniones sobre el futuro del país. Los reverendos Mario Travieso y Alain Toledano, ambos afiliados al Movimiento Apostólico, denunciaron frecuentes acoso policial, incluyendo vigilancia, amenazas, intimidación y multas arbitrarias. Tanto Travieso como Toledano afirmaron que el gobierno los estaba acosando debido a sus críticas abiertas a ciertas políticas gubernamentales durante sus sermones.

Libertad de prensa y medios: El gobierno era propietario directo de todos los medios de comunicación impresos y de radiodifusión y de todas las fuentes de información ampliamente disponibles. La programación de noticias e información fue generalmente uniforme en todos los medios, con la excepción de las transmisiones de programación de noticias del gobierno venezolano. El gobierno también controlaba casi todas las publicaciones e imprentas. El partido censuró las proyecciones y actuaciones públicas. El gobierno también limitó la importación de materiales impresos. Los corresponsales extranjeros en el país tenían acceso limitado y a menudo se les negaba entrevistas con funcionarios gubernamentales. También lucharon por recopilar hechos y datos confiables para las historias. A pesar de cumplir con los requisitos de verificación del gobierno, los periodistas oficiales que informaron sobre temas delicados lo hicieron bajo riesgo personal, y el gobierno prohibió a los periodistas oficiales trabajar para medios de comunicación no oficiales además de sus funciones oficiales.

Violencia y acoso: El gobierno no reconoce el periodismo independiente, y los periodistas independientes a veces se enfrentan al acoso del gobierno, incluida la detención y el abuso físico. La mayoría de las detenciones involucraron a periodistas independientes que filmaron arrestos y acoso a activistas de Todos Marchamos o que intentaron cubrir temas políticamente delicados. Se detuvo a dos periodistas, se les confiscó su equipo y se les hostigó por cubrir las secuelas del huracán Irma. Algunos periodistas independientes denunciaron interrogatorios por parte de agentes de seguridad del Estado por publicar artículos críticos con instituciones gubernamentales.

Censura o restricciones de contenido: La ley prohíbe la distribución de materiales impresos considerados “contrarrevolucionarios” o críticos con el gobierno. Por lo general, los periódicos o revistas extranjeros no estaban disponibles fuera de las zonas turísticas. No se permitió la distribución de material con contenido político, interpretado de manera amplia para incluir la Declaración Universal de Derechos Humanos, periódicos extranjeros e información independiente sobre salud pública, y en ocasiones resultó en acoso y detención.

En ocasiones, el gobierno prohibió a las bibliotecas independientes recibir materiales del extranjero y confiscó materiales donados por gobiernos extranjeros, organizaciones religiosas e individuos. Los funcionarios del gobierno también confiscaron o destruyeron cámaras y teléfonos celulares de personas para evitar que distribuyeran fotografías y videos considerados objetables, como los tomados durante arrestos y detenciones. Los activistas denunciaron interrogatorios y confiscaciones en el aeropuerto cuando llegaban de Estados Unidos. El 6 de abril, las autoridades del aeropuerto detuvieron a Eliecer Ávila, líder de la organización de derechos humanos Somos +, durante seis horas a su regreso de una conferencia de derechos humanos en Colombia. Según los informes, las autoridades confiscaron la computadora portátil, los materiales de capacitación, las unidades de memoria y otras pertenencias personales de Ávila.

Leyes de difamación / difamación: El gobierno utiliza las leyes de difamación de carácter para arrestar o detener a personas que critican el liderazgo del país.

LIBERTAD DE INTERNET

El gobierno restringió el acceso a Internet, y hubo informes creíbles de que el gobierno supervisó sin la autoridad legal adecuada el uso del correo electrónico, las redes sociales, las salas de chat de Internet y la navegación por parte de ciudadanos y extranjeros. El gobierno controlaba todo el acceso a Internet, excepto las instalaciones limitadas proporcionadas por algunas misiones diplomáticas y un número pequeño pero creciente de redes clandestinas.

Si bien la Unión Internacional de Telecomunicaciones informó que el 39 por ciento de los ciudadanos usó Internet en 2016, ese número incluía a muchos cuyo acceso estaba limitado a una intranet nacional que ofrecía solo correo electrónico administrado por el gobierno y sitios web generados por el gobierno, a una fracción del precio de los servicios abiertos. Internet. Otros grupos internacionales informaron de una menor penetración de Internet, indicando que aproximadamente el 15 por ciento de la población tenía acceso a Internet abierto.

El gobierno otorgó selectivamente acceso a Internet en el hogar a ciertas áreas de La Habana y sectores de la población compuestos principalmente por funcionarios gubernamentales, profesionales establecidos, algunos profesores y estudiantes, periodistas y artistas. Otros podrían acceder a servicios de correo electrónico e Internet a través de “clubes juveniles” patrocinados por el gobierno, cibercafés o puntos de acceso Wi-Fi aprobados y regulados por el Ministerio de Información, Tecnología y Comunicaciones. Los usuarios debían comprar tarjetas prepagas para acceder a Internet.

Durante el año, el gobierno aumentó el número de puntos de acceso Wi-Fi a más de 500 en todo el país y bajó el costo a un peso convertible (CUC) ($ 1) por hora, aún más allá del alcance de algunos ciudadanos, cuyo ingreso oficial promedio fue de aproximadamente 29 CUC ($ 29) al mes. El costo de acceso a la intranet nacional fue de 10 centavos la hora. Las autoridades revisaron el historial de navegación de los usuarios, revisaron y censuraron el correo electrónico y bloquearon el acceso a al menos 41 sitios web considerados objetables. Además del acceso a Internet en los puntos de acceso Wi-Fi públicos, los ciudadanos y los extranjeros pueden comprar tarjetas de acceso a Internet y utilizar los centros de negocios del hotel. El acceso suele costar entre cinco y 10 CUC ($ 5 a $ 10) la hora, una tarifa mucho más allá del alcance de la mayoría de los ciudadanos.

Si bien la ley no establece sanciones específicas por el uso no autorizado de Internet, es ilegal poseer una antena parabólica que proporcione acceso a Internet sin censura. El gobierno restringió la importación de enrutadores inalámbricos, apuntó activamente a los puntos de acceso inalámbricos privados y confiscó equipos.

El uso de software de cifrado y la transferencia de archivos cifrados también son ilegales. A pesar de los problemas de acceso, acoso e infraestructura deficientes, un número creciente de ciudadanos mantenían blogs en los que publicaban opiniones críticas con el gobierno, con la ayuda de simpatizantes extranjeros que a menudo creaban y mantenían los sitios de blogs en el extranjero. El gobierno bloqueó el acceso local a muchos de estos blogs. Además, un número pequeño pero creciente de ciudadanos utilizó Twitter, Facebook, Instagram y otras redes sociales para informar de forma independiente sobre los desarrollos en el país, incluidas las observaciones críticas del gobierno. Al igual que otros críticos del gobierno, los blogueros se enfrentaron al acoso del gobierno, incluida la detención y el abuso físico.

Los activistas de derechos humanos informaron que el gobierno vigilaba con frecuencia e interrumpía los servicios de telefonía móvil y de telefonía fija antes de los eventos planificados o los aniversarios clave relacionados con los derechos humanos. El proveedor de telecomunicaciones estatal ETECSA a menudo desconectaba el servicio para los organizadores de derechos humanos, a menudo justo antes de su detención por la seguridad del estado, o para interrumpir las actividades planificadas.

LIBERTAD ACADÉMICA Y EVENTOS CULTURALES

El gobierno restringió la libertad académica y controló los planes de estudio en todas las escuelas y universidades, enfatizando la importancia de reforzar la "ideología revolucionaria" y la "disciplina". Algunos académicos se abstuvieron de reunirse con extranjeros, incluidos diplomáticos, periodistas y académicos visitantes, sin la aprobación previa del gobierno y, en ocasiones, la presencia de un monitor del gobierno. Aquellos a los que se les permitió viajar al extranjero eran conscientes de que sus acciones, si se consideraban políticamente desfavorables, podrían afectarlos a ellos y a sus familiares en el país de origen. Durante el año, el gobierno otorgó a algunos centros educativos religiosos un mayor espacio para operar.

Los artistas y académicos abiertos se enfrentaron a cierto hostigamiento y críticas orquestados por el gobierno.

Las bibliotecas públicas requerían que los ciudadanos completaran un proceso de registro antes de que el gobierno concediera acceso a libros o información. A los ciudadanos se les podría negar el acceso si no pudieran demostrar la necesidad de visitar una biblioteca en particular. Las bibliotecas requerían una carta de permiso de un empleador o institución académica para acceder a libros y materiales censurados, sensibles o raros. Las instituciones religiosas organizaron pequeñas bibliotecas. Las bibliotecas independientes eran ilegales, pero seguían existiendo y los propietarios enfrentaban acoso e intimidación.


Cuba Derechos Humanos - Historia

Los funcionarios electorales cantan el himno nacional junto a una imagen del fallecido presidente cubano Fidel Castro momentos antes de abrir un colegio electoral en La Habana, Cuba, el 26 de noviembre de 2017.

© 2017 Reuters / Alexandre Meneghini

Fundamental

Kenneth Roth

Ensayos

Las personas nacidas con características sexuales atípicas luchan por el consentimiento informado

Transparencia en la industria de la confección

El caso del derecho a un medio ambiente saludable

El gobierno cubano continúa reprimiendo y castigando la disidencia y la crítica pública. El número de detenciones arbitrarias a corto plazo de defensores de los derechos humanos, periodistas independientes y otras personas fue significativamente menor que en 2016, pero siguió siendo alto, con más de 3.700 informes de detenciones arbitrarias entre enero y agosto de 2017. El gobierno sigue utilizando otros tácticas represivas, incluidas palizas, humillación pública, restricciones de viaje y despido.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció en junio que revertiría la política de la administración anterior hacia Cuba al restablecer las restricciones comerciales y de viaje que se habían suavizado en 2015.


Comunismo cubano: justicia social, igualdad y derechos humanos reales

Robin Talbot, presidente de la YCL

Robin Talbot analiza los éxitos de la Revolución Cubana en el avance de los derechos humanos y la igualdad, y qué lecciones podemos aprender.

Según EcuRed, la Enciclopedia Cubana en Línea:

“Los objetivos fundamentales del Partido Comunista de Cuba son consolidar una nueva moralidad en la sociedad cubana, basada en la ideología de la Revolución, la solidaridad, la igualdad y la justicia social, la confianza mutua, la disciplina consciente, el pudor, el honor, la crítica y la autocrítica. espíritu, y la seguridad del futuro socialista.

En consecuencia, el Partido lucha resueltamente contra la explotación del hombre por el hombre, el individualismo, la supervivencia de los prejuicios raciales y discriminatorios de cualquier tipo, el cinismo, la falta de fe en el socialismo, el derrotismo, el oportunismo, la falsedad y los dobles raseros, la indisciplina, la corrupción y todo eso. tipos de comportamiento delictivo y antisocial.

El trabajo ideológico del Partido se basa en la teoría marxista-leninista, las enseñanzas de José Martí, y en las tradiciones de las luchas populares, su experiencia histórica y la de otros pueblos y naciones ”.

Los derechos de la mujer en Cuba

Según la concepción marxista-leninista del Partido Comunista, el papel del Partido Comunista es ser la vanguardia de la clase trabajadora y los intereses del pueblo. Esto significa que no solo debe ubicarse donde están los intereses inmediatos de los trabajadores, sino que también debe apuntar a elevar esos intereses, hacer avanzar esos intereses y lograr el socialismo. Lo que sabemos, según la comprensión marxista de la sociedad, es la siguiente etapa en el desarrollo humano y la forma correcta de proteger y promover los intereses de los trabajadores y colocarlos al frente de la sociedad, acabando con la clase capitalista que los explota.

Una de las cosas interesantes sobre el papel del Partido Comunista de Cuba es cómo ha defendido los derechos de la mujer.

No solo el Partido, sino también sus miembros, que han estado activos en todo tipo de luchas durante la Revolución y luego en la construcción del Socialismo, lo han hecho posible.

Mientras que las Naciones Unidas han señalado que 1/5 mujeres y niñas han sufrido violencia física o sexual por parte de sus parejas en los últimos 12 meses, 49 países no tienen leyes contra estas formas de abuso y la diferencia de salario entre hombres y mujeres se mantiene. A nivel mundial, con un 23%, la situación es muy diferente en Cuba, aunque, como también señalarán las mujeres cubanas, queda trabajo por hacer.

Las mujeres ocupan más del 53% de los escaños en la Asamblea Nacional y constituyen más del 48% del Consejo de Estado. Las mujeres representan el 60,5% de los graduados y más del 67% de los trabajadores técnicos y profesionales.

También constituyen la proporción más significativa de trabajadores en casi todos los sectores, desde la administración pública, la educación y la ciencia, hasta los sectores legal y sanitario.

Esto no tiene nada que ver con las cuotas, sino con el ejercicio de los derechos y la lucha de la mujer cubana, apoyada incondicionalmente por el Gobierno.

Tanto las leyes como la estrategia que emanan del Estado, además del trabajo de base, la organización de masas más importante [1] de la cual es la Federación Cubana de Mujeres (FMC), que según datos de 2010, cuenta con más de 4 millones de miembros, constituida en 13.539 grupos y 79.828 delegaciones en toda la isla - han garantizado la igualdad de derechos, oportunidades y posibilidades a hombres y mujeres, han cambiado y mejorado su rol en la sociedad y la familia, y han eliminado los estereotipos sexuales tradicionales.

Este sigue siendo el centro de atención de Cuba en la actualidad. En 2015, Raúl Castro señaló que “seguimos trabajando para cambiar las normas culturales… para que hombres y mujeres compartan el cuidado de la familia, y para que más mujeres ocupen puestos de decisión en el Gobierno, por poner algunos ejemplos”.

Sin embargo, estos avances no se lograron por arte de magia. Tomaron mucho trabajo y la movilización del pueblo para luchar por sus intereses, contra una Cuba que antes de la Revolución de 1959 estaba atrasada, empobrecida, encadenada al neocolonialismo estadounidense y sin derechos humanos reales para las mujeres, las niñas, los negros o los negros. la mayoría de la gente trabajadora en general.

  • En Cuba se garantizan los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.
  • Las mujeres representan el 60,5% de los graduados y más del 67% de los trabajadores técnicos y profesionales en Cuba.
  • Las mujeres cubanas ocupan más del 53% de los escaños en la Asamblea Nacional y constituyen más del 48% del Consejo de Estado

¿Por qué Cuba tiene un historial tan sólido en materia de justicia social e igualdad?

Por registro, nos referimos a la práctica, informada por la teoría relevante.

Como se señaló anteriormente, el PC cubano tiene varios objetivos nobles. La solidaridad, la igualdad y la justicia social, y la lucha contra la explotación y los prejuicios discriminatorios de cualquier tipo son algunos de ellos.

Muchas de las cosas contra las que lucha el PC cubano se denominan comportamientos “antisociales”, es decir, comportamientos explotadores y destructivos hacia otros seres humanos, en contraposición a los constructivos, destinados a la elevación y cooperación de la raza humana.

Sin embargo, un punto importante es que la ideología del Partido “se basa en el marxismo-leninismo, las enseñanzas de José Martí y las experiencias históricas y la tradición del pueblo cubano y sus luchas”.

José Martí es considerado el padre espiritual y moral del pueblo cubano. Fue un revolucionario en las guerras contra la dominación colonial española de la isla a finales del siglo XIX.

Sus ideas fueron muy importantes para la Revolución Cubana y siguen siendo importantes en América Latina en su conjunto, igual o más que Bolívar, porque aunque en su tiempo fue un “liberal”, predicó (y practicó) creencias en el patriotismo progresista. soberanía e independencia reales de la nación, y humanismo: justicia social, decencia mutua y dignidad humana.

También previó el espantoso papel que el imperialismo estadounidense asumiría en América Latina al reemplazar al Imperio español.

Un artículo de Granma, el periódico del PC cubano, afirma que si bien “la Revolución Cubana es un proceso, Martí es el lenguaje sobre el que se basa la culminación de la Revolución Cubana”.

Es decir, la Revolución Cubana y el pueblo trabajador cubano han heredado de pueblos como Martí la tradición “moral” de lucha y la causa “moral” por la justicia social y la igualdad, y han hecho posible la culminación de estas ideas gracias a la singularidad del Partido Comunista y el marxismo-leninismo.

El marxismo-leninismo es la comprensión científica socialista o marxista de la sociedad y sus procesos, y la ciencia política de cómo lograr el cambio y liberar a la clase trabajadora, y al Partido Comunista como su vehículo.

En muchos sentidos, podemos ver paralelismos con la causa "moral" de los radicales a lo largo de nuestra historia, que se remonta a la revuelta de los campesinos, los niveladores, románticos ingleses como William Blake, que criticaron los "oscuros molinos satánicos" de la Gran Bretaña victoriana, e incluso la lucha por el socialismo “moral” o “más justo” que vemos hoy en los movimientos obreros y progresistas.

Sin embargo, lo que este Socialismo siempre ha necesitado es comprensión y teoría científica, marxista-leninista para avanzar y lograr.

El socialismo no es solo moral, es correcto y necesario para que la raza humana progrese y sobreviva.

¿Por qué Cuba tiene un historial tan sólido en materia de igualdad para las personas LGBT + en la actualidad?

La lucha por los derechos LGBT + en Cuba ha ido de la mano con la lucha por los derechos de las mujeres. Se consideró una cuestión "multidisciplinaria" que tenía mucho que ver con la opresión de las mujeres, los hombres y la educación de los niños.

Fue liderado por la Federación Cubana de Mujeres (FMC), quien introdujo el enfoque en temas de género después de la Revolución para combatir la masculinidad tóxica que prevalecía en la sociedad cubana. Consideraron esto un problema para los hombres, de todas las orientaciones sexuales, tanto como para las mujeres.

En consecuencia, esto se expandió a cuestiones relacionadas con las orientaciones no heterosexuales y otras cuestiones.

Inicialmente, hubo mucha resistencia a hablar y trabajar con temas de orientación sexual e identidad de género que no se correspondían con los estándares “normativos” y patriarcales de sexo y relaciones de género. La discriminación y la injusticia hacia las personas que no encajaban en el cuadro de estas normas y las relaciones patriarcales no se consideraron de hecho incidentes de discriminación e injusticia, como lo fueron con las cuestiones de clase, raza y sexo.

No obstante, como señala la Dra. Mariela Castro, la lucha por los derechos LGBT + comenzó con la Revolución Cubana en 1959, “uno de cuyos valores principales fue la justicia social y la igualdad”. Sostiene que "promover el respeto a la orientación sexual libre, la diversidad sexual y la identidad de género" es parte de la tarea de la Revolución.

La Revolución Cubana inició un proceso de emancipación del pueblo cubano y se abrió al cuestionamiento de las relaciones entre los seres humanos, antes basadas en la explotación. Los socialistas comenzaron a articular nuevas formas de relaciones humanas.

Castro es director de CENESEX, el Centro Nacional de Educación Sexual de Cuba, que se originó por primera vez en la FMC en 1972 como el Grupo Nacional de Trabajo de Educación Sexual (GNTES). La atención a la identidad de género y la diversidad sexual se inició institucionalmente en 1979.

El trabajo de la FMC fue fundamental para abrir la puerta a la comprensión de las realidades de las personas homosexuales y trans, y combatir los prejuicios sobre la base de lo que deberían ser los derechos humanos.

Hablando sobre su interés personal en los temas LGBT +, Castro señala que ella “vio esto como un área en la que no se había trabajado mucho en términos de la lucha por la justicia social, y aporté a este trabajo mi comprensión de la historia y la perspectiva filosófica marxista , lo que me permitió abordar el tema en términos de la construcción socialista de Cuba ”.

CENESEX no solo aborda los derechos LGBT +, sino los derechos sexuales y la diversidad sexual en Cuba de una manera “especializada y multidisciplinaria”, enfocándose en la salud, los medios de vida y los derechos de las personas.

Con respecto a las personas LGBT +, esto a menudo significa trabajar para garantizar que puedan integrarse en la sociedad y sentirse física y mentalmente bien, iguales y visibles en sus vidas.

Sin embargo, CENESEX también se enfoca en la prevención y atención a la violencia de género, la sexualidad, el parto y la familia, la educación sexual y la salud, la terapia, la juventud y los derechos sexuales y reproductivos.

En particular, la lucha contra las persistentes ideologías masculinistas y estereotipos sexistas, y la prevención del embarazo adolescente y la transmisión de ITS y VIH, con la evidencia científica que demuestra que la educación sexual mejora la salud y la calidad de vida de todos.

Finalmente, CENESEX organiza talleres culturales, educativos y laborales y capacita a activistas en temas relacionados con los derechos sexuales y LGBT +, viéndolos como parte del compromiso de Cuba con los derechos civiles y una sociedad democrática participativa.

El CENESEX facilita la discusión y el diagnóstico de las necesidades de las distintas personas más que la imposición de etiquetas, ya que las sexualidades humanas “tienen muchos aspectos diferentes”, todos los cuales “merecen atención, sobre todo en el campo de los derechos humanos”.

Por ejemplo, Castro señala que una persona que practica el travestismo puede ser trans, homosexual, heterosexual o bisexual, y puede que lo practique en diversos grados. Como tal, en cierta medida, el centro rechaza la patologización o medicalización arbitraria de la sexualidad.

Desde 2007, sólo 39 personas han cambiado de sexo para adecuarse a su identidad de género en Cuba, siendo este procedimiento “rigurosamente evaluado” por la Comisión Nacional de Atención Integral a las Transexuales. Sin embargo, el primer cambio de sexo se realizó en 1987.

Quienes opten por someterse a este proceso deben ser mayores de 18 años, diagnosticados de disforia de género y haber pasado más de un año viviendo como el género con el que se identifican. Informarles sobre todo el proceso para obtener su consentimiento también es fundamental.

Desde 2018, la Comisión ha demostrado que una de las cosas más importantes del trabajo sobre los derechos LGBT + era el vínculo muy estrecho entre la calidad de vida de una persona y su integración social, en el trabajo o en sus estudios.

¿Qué pueden decirles estas experiencias a los comunistas sobre la lucha por los derechos LGBT +?

En primer lugar, esta lucha por los derechos LGBT + en Cuba se basa en la ideología del Partido Comunista, comprometido con un enfoque humanista e interesado en la justicia social y la igualdad para cada uno de sus ciudadanos, por la que se lucha sobre una base científica y marxista-leninista.

Lógicamente, este enfoque se extendió a trabajos que buscaban comprender el sexo y el género, y finalmente, los derechos sexuales y la diversidad sexual.

Para eliminar el bagaje del pasado, las relaciones humanas bajo el sistema capitalista como lo fueron para LGBT + y otras personas, Cuba desarrolló medios para comprender, discutir y diagnosticar las necesidades de estas personas.

La patologización o medicalización de las cuestiones LGBT + y la identidad de género no se percibe como "la solución". Más bien, el objetivo principal es garantizar que las personas LGBT + puedan vivir una vida feliz y productiva como miembros plenamente integrados de la sociedad, cómodos como son y respetados y tratados por igual por los demás.

El otro objetivo, más generalizado, complementario y no menos importante, es promover la comprensión del sexo y el género y las cuestiones relevantes. Muchos de estos de los que no hablamos lo suficiente en Gran Bretaña, como la violencia de género, la masculinidad tóxica o la cultura pornográfica (la pornografía es ilegal en Cuba). Los expertos en Cuba argumentaron que se demostró que una mayor comprensión de estos temas mejora la vida de todos.

Las cuestiones relacionadas con los derechos LGBT + o "derechos sexuales" están estrechamente vinculadas a los derechos de las mujeres y son importantes para comprender la opresión de las mujeres. Por ejemplo, el papel de la familia, la masculinidad tóxica y la violencia de género, las relaciones patriarcales y las relaciones “normativas”. Por ello, la FMC jugó un papel clave.

Mientras que el sistema capitalista ha hecho que nuestras experiencias de sexo y género sean opresivas y explotadoras, en Cuba, el sistema socialista y su pueblo, desde el Gobierno hasta las organizaciones de base, están trabajando para deshacer ese daño y defender y extender los derechos de todos a ser iguales, Ser tratado con justicia, estar libre de discriminación y prejuicios y vivir con dignidad.

Robin Talbot

[1] Las organizaciones de masas son organizaciones en áreas específicas de trabajo que son más amplias que el Partido y que también apoyan al Partido, como la YCL cubana, el TUC cubano y los sindicatos, la FMC, el sindicato de agricultores, los pioneros, los estudiantes. 'sindicatos y los Comités de Defensa de la Revolución (CDR).


Contenido

Según la constitución, Cuba es una república socialista donde todos los miembros o órganos representativos del poder estatal son elegidos y sujetos a destitución y las masas controlan la actividad de los organismos estatales, los diputados, delegados y funcionarios. Las elecciones en Cuba tienen dos fases:

  1. elección de delegados a la Asamblea Municipal, y
  2. elección de diputados a las Asambleas Provinciales y Nacionales.

Los candidatos para las asambleas municipales son nominados individualmente a nivel local por la población local en las asambleas de nominación. [7] Los candidatos a las asambleas provinciales y la Asamblea Nacional son nominados por las asambleas municipales a partir de listas compiladas por las comisiones de candidaturas nacionales, provinciales y municipales. [7] Las propuestas de nominaciones son hechas en todos los niveles principalmente por organizaciones de masas, sindicatos, consejos populares y federaciones de estudiantes. [8] La lista final de candidatos para la Asamblea Nacional, una para cada distrito, es elaborada por la Comisión Nacional de Candidaturas [8] sin embargo, los votantes pueden, en teoría, vetar a un candidato, porque si un candidato no gana 50 % de los votos, habría que elegir un nuevo candidato. [ cita necesaria ]

Cualquier persona mayor de 16 años que no sea mentalmente incapacitada, encarcelada o privada de sus derechos políticos puede votar y ser nominada para estos puestos. [7] No se permite hacer campaña a ningún partido político (incluido el Partido Comunista de Cuba). [ cita necesaria ] En cambio, los votantes pueden consultar las biografías y fotografías de los candidatos publicadas en lugares públicos. [9] Todas las elecciones se realizan mediante voto secreto. El sufragio se otorga a los ciudadanos cubanos residentes durante dos años en la isla que sean mayores de dieciséis años y que no hayan sido declarados culpables de ningún delito.

Elecciones municipales Editar

La elección de los delegados de la asamblea municipal implica la nominación por parte de los votantes en las asambleas de nominación, la compilación de la publicación de biografías de los candidatos, la votación mediante boleta secreta y la revocación. [1] Las asambleas municipales se eligen cada dos años y medio. Las elecciones municipales son oficialmente independientes.

Las asambleas de nominación se llevan a cabo aproximadamente un mes antes de la elección en areas dentro de los distritos electorales. [10] Durante las elecciones ordinarias, del 70% a más del 90% del electorado asiste a las asambleas de nominación. [10] Los candidatos municipales deben tener al menos 16 años. [7]

En las elecciones celebradas el 21 de octubre de 2007, se informó que la participación fue de 8.1 millones de votantes, aproximadamente el 95% de la población elegible para votar, que fue menos que la última elección de este tipo el 17 de abril de 2005, donde la participación electoral fue del 97%. [11] Posteriormente se celebraron elecciones en 2010 y 2013.

Elecciones provinciales Editar

Las comisiones de candidaturas municipales presentan nominaciones para delegados provinciales a las comisiones de candidaturas provinciales. [8] Las comisiones provinciales de candidaturas elaboran la lista final de candidatos a la asamblea provincial. [8]

Elecciones nacionales Editar

La legislatura nacional de Cuba, la Asamblea Nacional del Poder Popular, tiene 609 miembros que se sientan por períodos de cinco años. Los miembros de la Asamblea Nacional representan distritos multinominales (de 2 a 5 miembros por distrito), con un Diputado por cada 20.000 habitantes.

Los candidatos a la Asamblea Nacional son elegidos por comisiones de candidaturas presididas por dirigentes sindicales locales y compuestas por representantes electos de "organizaciones de masas" que representan a trabajadores, jóvenes, mujeres, estudiantes y agricultores. [ cita necesaria ] Las comisiones de candidaturas provinciales y municipales presentan candidaturas a la Comisión Nacional de Candidaturas. [8] Las comisiones de candidaturas municipales producen listas de candidatos recomendados para cada distrito electoral, principalmente presentan nominaciones para candidatos que también son delegados municipales y primero presentan sus nominaciones a su asamblea municipal que puede aprobar o reemplazar nominaciones. [12] La lista final de candidatos a la Asamblea Nacional, una por cada distrito, la elabora la Comisión Nacional de Candidaturas [8], teniendo en cuenta criterios como la popularidad, el mérito, el patriotismo, los valores éticos y la "historia revolucionaria" de los candidatos. . " [13] Al menos la mitad de los candidatos a la Asamblea Nacional seleccionados deben haber sido previamente elegidos como delegados a estas asambleas. [14]

Aunque solo hay un candidato por escaño, los candidatos deben, en teoría, obtener el apoyo del 50% de los votantes para ser elegidos. [ cita necesaria ] Si un candidato no lograra obtener el 50% de los votos, se tendría que elegir un nuevo candidato. [ cita necesaria ] Sin embargo, esto nunca ha ocurrido.

Las elecciones a la Asamblea Nacional se llevaron a cabo el 24 de febrero de 2008. Según el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, en las elecciones de octubre de 2002 a las Comisiones de Candidaturas que precedieron a las elecciones de la Asamblea Nacional de enero de 2003, "32.585 candidatos fueron nominados para los 14.949 escaños para elección en octubre de 2001 en asambleas de base en las que participó el 81,7% de los votantes ". Hasta ahora, ningún candidato a la Asamblea Nacional ha dejado de obtener el 50% de los votos, porque los candidatos propuestos por las comisiones de candidaturas suelen recibir al menos un 84% de apoyo. [15]

El artículo 88 (h) de la Constitución cubana, adoptada en 1976, prevé propuestas de ley ciudadanas, requisito previo que la propuesta sea hecha por al menos 10,000 ciudadanos con derecho a voto. En 2002, partidarios de un movimiento conocido como Proyecto Varela presentaron una propuesta de ley ciudadana con 11.000 firmas pidiendo un referéndum nacional sobre reformas políticas y económicas.

La Comisión de Constitución y Asuntos Jurídicos de la Asamblea Nacional de Cuba presentó la iniciativa ciudadana Proyecto Varela y respondió con una contra iniciativa, cuya petición recogió 8,1 millones de firmas, para solicitar que la Asamblea Nacional de Cuba enmiende la constitución para declarar "Socialismo y la política revolucionaria y sistema social. son irrevocables y Cuba nunca más volverá al capitalismo ". [16] Al mismo tiempo, millones de cubanos salieron a la calle en apoyo al gobierno. La BBC informó que algunos ciudadanos se habían sentido presionados para firmar la petición del gobierno. [17] La ​​legislatura nacional se reúne dos veces al año durante una semana, para aprobar por unanimidad todos los proyectos de ley propuestos por el poder ejecutivo. Entre las sesiones, el Consejo de Estado y las comisiones de la NAPP desempeñan sus funciones legislativas.

El Partido Comunista de Cuba es el partido oficial del estado, [18] pero varios otros partidos políticos han estado activos en el país desde que se legalizó su existencia en 1992. Sin embargo, ellos, junto con el Partido Comunista de Cuba, tienen prohibido hacer campaña en elecciones o discurso político público. Los más importantes son el Partido Demócrata Cristiano de Cuba, la Corriente Socialista Demócrata Cubana, el Partido Social-Revolucionario Democrático de Cuba, el Partido Solidaridad Democrática y la Coordinación Socialdemócrata de Cuba. Los miembros de todos esos grupos políticos son libres de presentarse en las reuniones públicas y abiertas de selección de candidatos ("Ayuntamiento") y, si cuentan con una mayoría simple de los presentes, se inscribirán en la papeleta de votación y tendrán sus materiales electorales. al corriente. [ cita necesaria ]

Cuba Editar

Fidel Castro hizo muchas declaraciones afirmando que Cuba es una democracia o tiene rasgos democráticos. [19] En 1960, Castro pronunció un discurso ante la Asamblea General refiriéndose a Cuba en relación con otras naciones latinoamericanas, “Estamos hablando de democracia. Si el Gobierno es de pueblo y democrático, se puede consultar a la gente, como lo estamos haciendo aquí. ¿Qué es más un ejemplo de democracia pura que reuniones como ésta? Si no pueden convocar reuniones de este tipo, no son democracias ". Castro continuó: “Aquellos que quieran ver la democracia de la gente que vengan aquí y vean esto. Podemos hablar con Estados Unidos y el mundo porque hablamos en nombre de toda una nación ". En este discurso de 1960, Castro también criticó a muchas democracias liberales latinoamericanas, describiéndolas como una “pretensión de democracia”, ya que, afirmó, no permitían tales reuniones. [20]

En 2006, el presidente de la Asamblea Nacional de Cuba, Ricardo Alarcón de Quesada, afirmó: "En algún momento, la retórica estadounidense cambió para hablar de democracia. Para mí, el punto de partida es el reconocimiento de que la democracia debe comenzar con la definición de Pericles: que la sociedad es para en beneficio de la mayoría, y no debería imponerse desde fuera ". [21]

Cuba justifica la existencia de un solo partido político argumentando que el PCC “no es un partido político en el sentido tradicional… no es un partido electoral, no decide sobre la formación o composición del gobierno. No solo está prohibido nominar candidatos, sino también participar en cualquier otra etapa del proceso electoral ... El papel del PCC es de orientación, supervisión y garante de la democracia participativa ”. [22]

El gobierno cubano describe el proceso electoral cubano completo como una forma de democracia. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba describe el proceso de selección de candidatos como derivado de la “nominación directa de candidatos a delegados a las asambleas municipales por parte de los propios votantes en asambleas públicas”, y señala que en las elecciones a las asambleas municipales, los votantes sí tienen una elección de candidatos. La prohibición de las campañas electorales se presenta como "La ausencia de campañas electorales millonarias en las que el recurso a los insultos, la calumnia y la manipulación son la norma". [ cita necesaria ]

Estados Unidos Editar

Departamento de Estado de EE. UU .: Informes nacionales sobre prácticas de derechos humanos: "Los candidatos a cargos provinciales y nacionales deben ser aprobados por adelantado por organizaciones de masas controladas por el gobierno. En la práctica, un pequeño grupo de líderes, bajo la dirección del presidente, seleccionó a los miembros de los más altos órganos de formulación de políticas del PC, el Politburó y el Comité Central ".

"En 2003 hubo elecciones nacionales en las que se aprobaron 609 candidatos para competir por los 609 escaños de la Asamblea Nacional. El PC era el único partido político autorizado para participar en las elecciones. Una pequeña minoría de candidatos no pertenecía formalmente al PC pero fueron elegidos a través del mismo proceso de selección controlado por el gobierno. El gobierno saturó los medios de comunicación y utilizó los ministerios del gobierno, las entidades del PC y las organizaciones de masas para instar a los votantes a emitir un "voto unificado" en el que marcar una casilla automáticamente seleccionaba a todos los candidatos en el formulario de votación .

Durante el año se realizaron elecciones de cerca de 15 mil representantes locales a las asambleas municipales. Después de la primera segunda vuelta, el gobierno informó que el 96,6 por ciento del electorado había votado.Si bien la ley permite que los ciudadanos no voten, los CDR a menudo presionan a los residentes del vecindario para que voten. Según la Comisión Cubana de Derechos Humanos, el gobierno puso en la lista negra a los que no votaron. Aunque no es un requisito formal, en la práctica la membresía del CP era un requisito previo para los puestos oficiales de alto nivel y el avance profesional ".

Unión Europea Editar

Desde 1996, la política oficial de la Unión Europea hacia Cuba se ha fijado como objetivo "fomentar un proceso de transición a una democracia pluralista a través de un compromiso constructivo con el gobierno cubano". Este objetivo es compartido por todos los estados miembros. Los Estados unidos. describe así el proceso de toma de decisiones cubano: "Las elecciones para la Asamblea Nacional, donde solo pueden participar los candidatos aprobados por las autoridades locales, se llevan a cabo cada cinco años. Cuando la Asamblea Nacional, que se reúne dos veces al año, no está en sesión el 31 -miembro del Consejo de Estado ejerce el poder legislativo. El Consejo de Ministros, a través de su comité ejecutivo de nueve miembros, ejerce el poder ejecutivo y administrativo. Si bien la Constitución establece un poder judicial independiente, lo subordina explícitamente a la Asamblea Nacional y al Consejo de Estado . La participación en la toma de decisiones y la implementación a través de actores no políticos se ha institucionalizado a través de organizaciones nacionales, vinculadas al Partido Comunista, que representan a agricultores, grupos de jóvenes, estudiantes, mujeres, trabajadores industriales, etc. "

Organización de los Estados Americanos Editar

Cuba fue suspendida de la Organización de Estados Americanos (OEA) de 1962 a 2009. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, un órgano de la OEA, informó en 1997: “También cabe señalar que el principal criterio para la elaboración de este informe ha sido la falta de elecciones libres de acuerdo con estándares internacionalmente aceptados, violando así el derecho a la participación política consagrado en el artículo XX de la Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre, que establece textualmente que: Toda persona que tenga capacidad jurídica tiene derecho a participar en el gobierno de su país, directamente o por medio de sus representantes, y participar en las elecciones populares, que serán en sufragio secreto, honestas, periódicas y libres ”. [23]

"La nominación de candidatos para las elecciones a las Asambleas Municipales se realiza mediante asambleas de nominación, en las que todos los votantes tienen derecho a proponer candidatos. En la práctica, sin embargo, estas asambleas distritales suelen ser organizadas por los Comités de Defensa de la Revolución o los Comunistas Partido, lo que hace que la selección de un oponente al régimen sea más improbable. [24]

Otras organizaciones Editar

En 1999, la organización Freedom House, financiada por el gobierno de los Estados Unidos, inició el “Proyecto de Democracia Cubana”. [ cita necesaria ] El proyecto fue creado para apoyar y alentar a periodistas independientes cubanos, activistas de derechos humanos, partidos políticos independientes, sindicatos y otras organizaciones. Freedom House es el único responsable de los objetivos y la planificación del proyecto y de su administración. [25] Freedom House también le ha otorgado a Cuba la calificación más baja en su informe “Libertad en el mundo 2005” en derechos políticos, y la calificación más baja en su categoría de “democracia electoral”.

El informe Freedom House 2005 dice: “Los cubanos no pueden cambiar su gobierno por medios democráticos. Fidel Castro domina el sistema político, habiendo transformado el país en un estado de partido único con el Partido Comunista de Cuba (PCC) controlando todas las entidades gubernamentales desde el nivel nacional hasta el local. Castro es responsable de cada nombramiento y controla cada palanca del poder en Cuba en sus diversos roles como presidente del Consejo de Ministros, presidente del Consejo de Estado, comandante en jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y primer secretario de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR). PCC. En octubre de 2002, unos ocho millones de cubanos votaron en elecciones municipales estrictamente controladas. El 19 de enero de 2003 se llevó a cabo una elección para la Asamblea Nacional de Cuba, con solo 609 candidatos, todos apoyados por el régimen, compitiendo por 609 escaños. Toda organización política fuera del PCC es ilegal. La disidencia política, hablada o escrita, es un delito punible, y los castigados con frecuencia reciben años de prisión por infracciones aparentemente menores ". [26]

En 2002, el ex presidente de los Estados Unidos, Jimmy Carter, habló en La Habana con el apoyo de Human Rights Watch y en representación del Centro Carter. Si bien pidió un cambio democrático, Carter también enfatizó que no estaba usando una definición estadounidense de "democracia". Explicó que “el término está incrustado en la Declaración Universal de Derechos Humanos, que Cuba firmó en 1948. Se basa en unas simples premisas: todos los ciudadanos nacen con derecho a elegir a sus propios líderes, a definir su propio destino, a hablar libremente, organizar partidos políticos, sindicatos y grupos no gubernamentales, y tener juicios justos y abiertos ”.

El informe de 2006 de Human Rights Watch afirma: “Cuba sigue siendo una anomalía latinoamericana: un gobierno antidemocrático que reprime casi todas las formas de disensión política. El presidente Fidel Castro, ahora en su cuadragésimo séptimo año en el poder, no muestra ninguna disposición a considerar ni siquiera reformas menores. En cambio, su gobierno continúa imponiendo la conformidad política mediante procesos penales, detenciones a corto y largo plazo, hostigamiento colectivo, advertencias policiales, vigilancia, arrestos domiciliarios, restricciones de viaje y despidos por motivos políticos. El resultado final es que a los cubanos se les niegan sistemáticamente los derechos básicos a la libre expresión, asociación, reunión, privacidad, circulación y el debido proceso legal ”. [27]

Los defensores de los derechos humanos en Cuba de Human Rights First declaran: “Cuba sigue siendo el único país del hemisferio occidental que rechaza la democracia y proscribe efectivamente la defensa pacífica de los derechos humanos y las reformas democráticas. La sociedad civil independiente en Cuba, incluidos los defensores de los derechos humanos, los activistas por la democracia y los periodistas y académicos independientes, son objeto de persecución constante. Los derechos universalmente reconocidos a la libertad de expresión, asociación y reunión son violados sistemáticamente por el Estado y las víctimas prácticamente no tienen medios de reparación dentro del sistema judicial ”. [28]

Los partidarios de Cuba argumentan que el sistema cubano es más democrático que el que se usa en las democracias multipartidistas. La Campaña de Solidaridad con Cuba, un grupo con sede en el Reino Unido, dice: “Los candidatos electorales no son elegidos por pequeños comités de partidos políticos… En cambio, los candidatos son nominados individualmente por organizaciones de base y por electores individuales… El candidato seleccionado es elegido por voto secreto. La Ley Electoral de 1992 estipula que los delegados a las asambleas municipales y provinciales y los 601 diputados a la Asamblea Nacional son elegidos por sufragio popular mediante voto secreto ... A diferencia del caso de otros estados, que invariablemente critican a Cuba por ser 'antidemocrática', La participación de votantes en Cuba es alta. En abril de 2005, el 97,7% de los electores salió a votar por sus diputados a las asambleas municipales ”. [29]

Los críticos argumentan que, cualesquiera que sean los méritos del sistema de elección de la Asamblea Nacional, ese organismo es en sí mismo una fachada de la realidad del gobierno del PCC en Cuba. La Asamblea se reúne solo dos veces al año durante unos días, lo que es la base de estas creencias. El Consejo de Estado de 31 miembros, en teoría elegido por la Asamblea pero hipotéticamente designado en la práctica por el PCC, ejerce un poder estatal efectivo, y se asume que el Politburó del PCC es la máxima autoridad política. Aunque la Asamblea tiene ocho comités permanentes, estos no ejercen ninguna autoridad efectiva sobre la legislación. Durante sus plenos bianuales, se dice que la Asamblea desempeña un papel pasivo como audiencia de varios oradores gubernamentales. Una vez presentadas las propuestas legislativas del Consejo de Estado, se ratifican sumariamente por unanimidad o casi unánime de la Asamblea. [30]

Figuras políticas Editar

Muchas otras figuras políticas notables han comentado sobre Cuba y la democracia. En una conferencia realizada por el Comité Internacional para la Democracia en Cuba denominada “Hacia la democracia en Cuba”, el exlíder checo Václav Havel afirmó, “la democracia y la prosperidad en Cuba dependen del apoyo a los disidentes cubanos, mayores serán las posibilidades de una futura transición pacífica de la sociedad cubana a la democracia ”. [31] Havel también ha descrito a Cuba como “la prisión más grande del mundo”. [ Esta cita necesita una cita ] En 2006 el candidato presidencial peruano y bolivariano Ollanta Humala manifestó que “obviamente, según nuestros estándares Cuba no califica como democracia”, pero agregó que Perú “es democrático, hemos democratizado la pobreza”. [32]

Escritores políticos y académicos Editar

Los grupos o individuos que describen a Cuba como una “democracia” o afirman que existe algún nivel de democracia en el sistema político generalmente se enfocan en la participación comunitaria a nivel municipal local. Por ejemplo, la cubana Teresita Jorge escribe que la democracia en Cuba “se da desde las bases en la selección de quienes representarán al pueblo en todos los niveles de gobierno”. [33] De manera similar, los politólogos Haroldo Dilla Alfonso y Gerardo González Núñez estudian lo que ellos describen como “el poder comunitario y la democracia de base” de Cuba. Escriben que “este sistema participativo contenía una combinación interesante de democracia directa y el uso de la representación otorgada por elección. En general, intentó brindar a los ciudadanos la capacidad de elegir el liderazgo local, expresar reclamos, supervisar y evaluar la política local y sus resultados, y participar en proyectos de beneficio comunitario ”. La pareja concluyó que “debemos considerar las Asambleas Municipales como un paso adelante notable en la construcción de la democracia”. [34]

El trabajo del politólogo estadounidense Peter Roman sobre el tema lo llevó a creer que la “democracia de base” de Cuba va más allá del poder de votar libremente por uno de los varios candidatos que representan posiciones tanto pro o antisocialistas. Sostiene que hoy en Cuba existe democracia a “nivel de pueblo” y que esta democracia se ha fortalecido durante la década de los noventa por decisiones conscientes tomadas desde arriba. Roman también escribe que los orígenes históricos de la democracia cubana contemporánea son las ideas de la centralidad de la unidad y el consenso, y el rechazo de una distinción entre sociedad política y civil. Por lo tanto, los votos unánimes en los órganos representativos no representan, como afirman los críticos, una imposición por parte del PCC, sino un consenso legítimo elaborado en una larga discusión en varios niveles. [35] El profesor de política británico Steve Ludlum escribió en su artículo "La participación es clave para la democracia de Cuba" que "Dos modelos de democracia compitieron por el apoyo en la Europa del siglo XIX. El que conocemos se basa en la representación indirecta de políticos profesionales controlados por facciones del partido. El otro modelo, asociado con el concepto de 'voluntad general' de Rousseau y hecho famoso por la Comuna de París de 1870 ”. Ludlum compara la participación local de Cuba con este último modelo. [36]

William M. LeoGrande, en un artículo escrito para el Proyecto de Transición a Cuba en el Instituto de Estudios Cubanos y Cubanoamericanos de la Universidad de Miami, escribió sobre la ley electoral de 1992: "apertura sin precedentes en el debate, no solo entre los miembros del partido, sino también entre toda la población, a fin de fomentar una mayor participación y construir 'el consenso necesario' para la respuesta política del gobierno. Finalmente, unos tres millones de personas participaron en las discusiones previas al Congreso ", pero" Cuando se finalizó la nueva ley electoral ... frustraron cualquier esperanza de una apertura significativa a voces alternativas. Se mantuvo la prohibición de hacer campaña, y se confió la nominación de candidatos a las asambleas provinciales y nacionales a las comisiones de candidaturas. A través de un elaborado proceso de consulta ... las comisiones de candidaturas ... produjeron listas de candidatos con un solo candidato por escaño. Los votantes solo tenían la opción de votar sí o no. De esta manera, el proceso electoral a nivel provincial y nacional evitó la posibilidad de diferencias políticas incluso implícitas entre los candidatos ". [37]

En un estudio detallado de las elecciones de 1997-1998, se argumentó que había múltiples candidatos en las asambleas abiertas de nominación que se llevaron a cabo para la nominación de estos candidatos para estos escaños. [38]


Estos son los principales problemas de derechos humanos en Cuba y la respuesta del gobierno de Castro

LA HABANA - Después de pronunciar un importante discurso dirigido al pueblo de Cuba el martes por la mañana, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, tiene programado una reunión con miembros de la sociedad civil de la isla, incluidos destacados activistas de la oposición.

Tanto el discurso como la reunión serán seguidos de cerca por organizaciones internacionales de derechos humanos y críticos del restablecimiento de relaciones diplomáticas de Obama con Cuba. Los partidarios de la medida de Obama dicen que la política hará más para impulsar las reformas liberales en la isla que aislar al gobierno de Castro, mientras que los opositores han argumentado que la Casa Blanca debería haber hecho más concesiones en materia de derechos humanos. El gobierno cubano, por su parte, ha minimizado las críticas a su historial de derechos humanos, diciendo que el tema no debería influir en la diplomacia.

Cualquiera que sea la opinión de uno, el tema de los derechos humanos en Cuba probablemente jugará un papel en la voluntad del Congreso de Estados Unidos de revocar el embargo comercial estadounidense contra la isla, según Chris Sabatini, director del grupo de expertos Global Americans.

“Para que el Congreso se una, tiene que haber progreso en el frente de los derechos humanos”, dijo Sabatini a The WorldPost. “Es difícil lograr que esa coalición se cuaje sin algún progreso. Este es un gobierno que ha sobrevivido a la represión. Considera que su capacidad para sobrevivir está condicionada a la capacidad de controlar política, social y económicamente la vida de las personas ".

A continuación, presentamos algunas cuestiones de derechos humanos que han sido planteadas tanto por cubanos como por grupos internacionales de derechos humanos:

Detenciones políticas reiteradas.

Como estado comunista de partido único, Cuba a menudo adopta una postura autoritaria hacia la oposición política. Apenas unas horas antes de la llegada de Obama, el gobierno cubano detuvo a unos 50 activistas de la oposición que se habían sumado a una protesta semanal pacífica con las Damas de Blanco, un grupo fundado en 2003 para manifestarse contra el encarcelamiento de opositores al gobierno. Se encontraban entre unas 2.500 detenciones a corto plazo por motivos políticos desde el comienzo del año, según Human Rights Watch.

Si bien Cuba ha encarcelado históricamente a muchos opositores políticos por períodos de dos décadas o más, el gobierno de Castro se ha basado cada vez más en las detenciones a corto plazo en los últimos años. En una conferencia de prensa el lunes, el jefe de Estado cubano, Raúl Castro, negó que la isla tuviera presos políticos, pero también dijo que los derechos humanos "no deben politizarse", ya que Estados Unidos y Cuba normalizan las relaciones.

La estimación más reciente de presos políticos en la isla de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, publicada en julio, identificó a unos 60 presos de conciencia en Cuba, lista que incluía a algunos rebeldes armados. Al menos dos docenas de los de la lista fueron condenados por actos no violentos.

Grupos internacionales como Human Rights Watch y Amnistía Internacional también han pedido al gobierno cubano que permita las visitas de observadores internacionales para investigar las condiciones carcelarias. Marselha Gonçalves Margerin, directora de defensa para las Américas de Amnistía Internacional, dijo que Cuba es el único país de las Américas donde su organización no puede acceder a las cárceles.

“Eso fue en realidad una parte del acuerdo de diciembre de 2014, cuando los dos presidentes, Obama y Castro, anunciaron la normalización de los lazos”, dijo a WorldPost Daniel Wilkinson de Human Rights Watch. “En el frente de los derechos humanos, Cuba acordó liberar a 53 presos políticos, lo que hizo. También acordó permitir estas visitas de estos monitores, que aún no han sucedido ”.

El gobierno de Castro impone restricciones al discurso y a los medios de comunicación, tanto grandes como pequeñas. La pornografía, por ejemplo, está prohibida y los viajeros deben declarar al pasar por la aduana si traen consigo algún material pornográfico. Esa restricción inspiró el nombre de la banda de punk de Gorki Aguila, Porno Para Ricardo, una referencia a un amigo con el mismo nombre que le pedía a la gente que le trajera pornografía cuando viajaban fuera del país.

"¿Te imaginas lo ridículo que es prohibir algo tan hermoso como la pornografía?" Aguila le dijo a WorldPost. “Especialmente para una cultura tan sexualmente expresiva como la de Cuba. Los comunistas son muy conservadores. Quieren prohibir todo lo que implique placer ".

En un ejemplo más elevado, el cineasta y dramaturgo Juan Carlos Cremata vio su trabajo rechazado por las instituciones gubernamentales después de escribir una obra de teatro titulada "El rey está muriendo". En Cuba, Cremata dijo que los escritores deben someter los trabajos a revisión antes de que las instituciones estatales permitan que se realicen. El gobierno interpretó la obra como un insulto al exjefe de Estado cubano Fidel Castro.

"No quiero hacer obras contra el gobierno", dijo Cremata a WorldPost. "Quiero trabajar a favor de lo que quiero decir".

El gobierno de Castro también bloquea sitios web de escritores afiliados a la oposición, como el periódico digital 14 y Medio, fundado por la bloguera Yoani Sánchez.

Así es como ha respondido el gobierno cubano:

Derechos económicos.

El gobierno cubano reconoce los desacuerdos sobre cuestiones de derechos humanos, pero tradicionalmente ha señalado las garantías estatales de educación, atención médica, vivienda y pensiones gratuitas como justificación. Cuando se le preguntó sobre su historial de derechos humanos en la conferencia de prensa del lunes, Raúl Castro expresó el mismo razonamiento.

"¿Crees que hay un derecho más sagrado que el derecho a la salud, para que miles de millones de niños no mueran solo por la falta de una vacuna o un fármaco o un medicamento?" Dijo Castro. "Tenemos muchos otros derechos: el derecho a la salud, el derecho a la educación".

Las contrademandas de Cuba.

El gobierno cubano tiene sus propios reclamos contra los EE. UU. Durante años han pedido al gobierno de los EE. UU. Que cierre la prisión militar en Guantánamo y deje de cobrar los cheques por arrendar la base hace décadas, alegando que el territorio debe ser devuelto.

Todos los años, durante aproximadamente las últimas dos décadas, las Naciones Unidas han aprobado una resolución patrocinada por Cuba que pide a Estados Unidos que ponga fin al embargo comercial contra la isla, que el gobierno de Castro considera un problema de derechos humanos. Amnistía Internacional también ha pedido el levantamiento del embargo, dijo Gonçalves Margerin.

Estados Unidos no tiene derecho a intervenir.

Los medios de comunicación estatales cubanos también publican habitualmente historias que critican cuestiones de derechos civiles en Estados Unidos e historias sobre sus guerras en el extranjero, destinadas en parte a resaltar que Estados Unidos no tiene la autoridad moral para hacer demandas de derechos humanos a Cuba.

El disgusto por la injerencia externa es compartido por muchos cubanos, incluso cuando tienen sus propios problemas con el gobierno.

“No creo que la forma en que el gobierno cubano maneja los derechos humanos sea correcta, pero es un tema interno que los mismos cubanos tendrán que resolver”, dijo la periodista independiente Elaine Díaz, fundadora del sitio Periodismo de Barrio, en una entrevista con WorldPost. “Aún sintiéndome afectado por la falta de libertad de expresión por ser periodista, sigo pensando que es un problema que los cubanos deberían resolver”.

También es una opinión compartida por Obama. En la conferencia de prensa del lunes, Obama dijo que continuaría planteando preocupaciones al gobierno cubano sobre la detención de personas por razones políticas, pero que Estados Unidos se abstendría de intentar imponer su voluntad a los Castro.

“El objetivo del diálogo sobre derechos humanos no es que Estados Unidos le dicte a Cuba cómo deben gobernarse a sí mismos, sino asegurarse de que tengamos una conversación franca y sincera sobre este tema”, dijo. "Y espero que podamos aprender unos de otros".


Contenido

Durante la colonización española, la opresión de las poblaciones indígenas fue descrita extensamente por el clérigo Bartolomé de las Casas. El posterior transporte de esclavos africanos a la isla, que duró más de 300 años, provocó la intervención militar británica y la determinación de "poner fin a estos abusos". [10] Desde que Cuba logró la independencia en 1902, los sucesivos gobiernos cubanos han sido criticados y condenados por diversos grupos, tanto dentro de Cuba como a nivel internacional, por violaciones de derechos humanos en la isla. Durante la última parte de la era colonial española en Cuba, los derechos humanos en la isla se convirtieron en una preocupación internacional particular. Después de una visita a la región en 1898, el senador estadounidense Redfield Proctor estimó que hasta 200.000 cubanos habían muerto de hambre y enfermedades dentro de los "fuertes españoles", esencialmente campos de concentración. [11] La preocupación fue un factor que contribuyó a obtener apoyo para la guerra hispanoamericana en los EE. UU.

Después de la independencia, y luego de un período sostenido de inestabilidad, el gobierno de Gerardo Machado de 1924-1933 demostró ser autoritario. Machado extendió su gobierno hasta que Fulgencio Batista encabezó un levantamiento llamado la Revuelta de los Sargentos, como parte de un golpe de estado que derrocó a Machado en 1933. Batista se convirtió en el hombre fuerte detrás de una sucesión de presidentes títeres hasta que él mismo fue elegido presidente en 1940. Según Hugh Thomas, el período post-Machado estuvo marcado por violentas represalias, linchamientos masivos y un deterioro hacia la corrupción y gansterismo en toda la isla. [12]

Desde 1940, Cuba tuvo un sistema electoral multipartidista hasta que Fulgencio Batista (presidente de 1940 a 1944) dio un golpe de estado con respaldo militar el 10 de marzo de 1952 [13] [14].

En 1958, Tiempo La revista escribió: "Los rebeldes fanáticos y mal armados de Cuba la semana pasada intentaron aplastar al presidente Fulgencio Batista con el arma máxima de las revoluciones civiles: la huelga general. Fulgencio Batista se preparó para la huelga ofreciendo inmunidad a cualquiera que matara a un huelguista y amenazando encarcelar a cualquier empleador que cerrara la tienda ". Durante la huelga, militantes y jóvenes robaron armas y arrojaron bombas (una de las cuales pudo haber provocado un incendio en una tubería de gas), después de lo cual algunas personas murieron en enfrentamientos.

La huelga duró poco: "Con ventaja, Batista condujo audazmente por la ciudad mientras sus policías procedían a completar su supremacía. Cuando una patrulla comunicó por radio que había chocado con los rebeldes y tenía 'un muerto y un prisionero'. , el despachador ordenó: 'Dispárale'. A media tarde, la policía irrumpió en una pensión y apresó a tres jóvenes líderes del movimiento laico Acción Católica de Cuba, que simpatiza con Castro. Dos horas después, sus cuerpos desnudos, torturados y desgarrados por las balas fueron entregados a sus familiares. Total de muertos: 43 . " [ atribución necesaria ] [15]

En 1959, Fidel Castro y sus fuerzas lograron desplazar a Batista del poder. En ese momento hubo cambios fundamentales en el proceso judicial y político. Durante este período de transición se expresaron algunas preocupaciones sobre el debido proceso. [16] [17]

El "Movimiento de Reconciliación Nacional Cubana", una organización con sede en Estados Unidos que pretende actuar como un foro para discutir la sociedad cubana, ha detallado lo que cree que son variables complejas al analizar los derechos humanos inmediatamente después de la revolución. En la década de 1960, continuaban los enfrentamientos violentos conocidos como la Rebelión del Escambray entre el gobierno cubano y la oposición armada, pero habían disminuido a principios de la década de 1970. El grupo afirma que cuando florecieron los movimientos internacionales de derechos humanos en la década de 1970, el período más severo de represión había terminado, lo que dificultaba las evaluaciones retrospectivas no partidistas del período. El movimiento de reconciliación también cita las dificultades para evaluar los relatos de abusos que comúnmente se dividen en líneas partidistas. Según el grupo, los exiliados cubanos que a menudo eran los primeros en denunciar al gobierno cubano, compartían en gran medida una ideología anticomunista y pasaban por alto las violaciones cometidas por otros regímenes, mientras que muchos observadores de izquierda no dieron la debida consideración a las afirmaciones de las víctimas cubanas. [18]

Después de llegar al poder en 1959, el gobierno de Fidel Castro construyó una maquinaria de represión altamente eficaz, según Human Rights Watch. [5]

Ya en septiembre de 1959, Vadim Kotchergin (o Kochergin), un agente de la KGB, fue visto en Cuba. [19] [20] Jorge Luis Vásquez, un cubano que estuvo preso en Alemania del Este, afirma que la policía secreta de Alemania del Este, Stasi, entrenó al personal del Ministerio del Interior de Cuba (MININT). [21]

Ejecuciones políticas Editar

Se han realizado diversas estimaciones para conocer el número de ejecuciones políticas llevadas a cabo en nombre del gobierno cubano desde la revolución. En los primeros dos meses de 1959, el gobierno de Castro ejecutó a más de 300 funcionarios de Batista, [22] y el historiador latinoamericano Thomas E. Skidmore dice que hubo 550 ejecuciones en los primeros seis meses de 1959. [23] En abril Historia de la UPI de 1961, la agencia declaró que alrededor de "700 han muerto ante los pelotones de fusilamiento de Castro" entre 1959 y 1961. [24] El manual mundial de indicadores políticos y sociales determinó que había habido 2.113 ejecuciones políticas entre los años 1958-1967, [23] mientras que el historiador británico Hugh Thomas, afirmó en su estudio Cuba o la búsqueda de la libertad [25] que "quizás" se habían llevado a cabo 5.000 ejecuciones en 1970. [23] Según Amnistía Internacional, el número total de condenas a muerte dictadas entre 1959 y 1987 fue de 237, de las cuales todas menos 21 se llevaron a cabo. [26] El Archivo Cuba anti-Castro estima que 4.000 personas fueron ejecutadas en Cuba entre 1959 y 2016. El libro negro del comunismo estimó que entre 15.000 y 17.000 personas fueron ejecutadas por el Estado. [27] Según Archivo Cuba, ha habido 4.309 ejecuciones o ejecuciones extrajudiciales confirmadas desde 1952, se estima que el número real de muertos de la Revolución Cubana es mayor, pero no se dispone de un recuento exacto de víctimas, dada la falta de registros y políticas políticas disponibles. transparencia en Cuba. [28] [29]

La gran mayoría de los ejecutados inmediatamente después de la revolución de 1959 eran policías, políticos e informantes del régimen de Batista acusados ​​de delitos como tortura y asesinato, y sus juicios y ejecuciones públicos gozaron de un amplio apoyo popular entre la población cubana. La mayoría de los estudiosos están de acuerdo en que los ejecutados probablemente eran culpables de los cargos, pero sus juicios no siguieron el debido proceso. [30] [31] El Gobierno cubano justificó tales medidas alegando que la aplicación de la pena de muerte en Cuba contra criminales de guerra y otros siguió el mismo procedimiento que el seguido anteriormente por los Aliados durante los juicios de Nuremberg. Algunos académicos cubanos sostienen que si el gobierno no hubiera aplicado una legislación severa contra los torturadores, terroristas y otros criminales empleados por el régimen de Batista, el pueblo mismo se habría tomado la justicia por su mano. [32]

Refugiados Editar

Según el gobierno de los Estados Unidos, unos 1.200.000 cubanos (alrededor del 10% de la población actual) salieron de la isla hacia los Estados Unidos entre 1959 y 1993, [33] a menudo por mar en pequeñas embarcaciones y frágiles balsas.

Campos de trabajos forzados y abuso de prisioneros Editar

En 1987 se celebró en París un "Tribunal sobre Cuba" con el fin de presentar a los medios internacionales los testimonios de ex presos del sistema penal cubano. El encuentro fue patrocinado por Resistance International y la Coalición de Comités por los Derechos del Hombre en Cuba. Los testimonios que fueron presentados en el tribunal, ante un panel internacional, alegaban que existía un patrón de tortura en las cárceles y "campos de trabajos forzados" de Cuba. Estos incluyeron palizas, experimentos biológicos sobre restricciones dietéticas, interrogatorios violentos y condiciones extremadamente insalubres. El jurado coincidió con las denuncias de arresto arbitrario dictado por consejo de guerra sin audiencia pública o períodos de defensa en campos de trabajos forzados sin suficiente comida, ropa o atención médica y el arresto de niños mayores de nueve años. [34]

El número de ejecuciones denunciadas en Cuba disminuyó durante la década de 1970 y en la década de 1980 se restringieron a casos raros y de alto perfil, en particular la ejecución del general Arnaldo Ochoa en 1989. Ochoa, quien una vez había sido proclamado "Héroe de la Revolución" por Fidel Castro, junto con otros tres oficiales de alto rango, fue procesado por narcotráfico. Este delito conlleva una pena máxima de 20 años de prisión, pero Ochoa y los demás fueron condenados por traición y ejecutados sin demora. Los opositores al gobierno de Castro que viven fuera de Cuba expresaron su escepticismo sobre la legitimidad del arresto y ejecución de Ochoa. [ cita necesaria ]

Abuso político de la psiquiatría Editar

Aunque Cuba ha estado políticamente conectada con la Unión Soviética desde que Estados Unidos rompió relaciones con Cuba poco después de que su primer ministro Fidel Castro asumiera el poder en 1959, antes de finales de la década de 1980 surgieron pocas acusaciones importantes sobre el abuso político de la psiquiatría en ese país. [35]: 74 Americas Watch y Amnistía Internacional publicaron informes que aludían a casos de posibles hospitalizaciones injustificadas y malos tratos a presos políticos. [35]: 75 Estos informes se referían al hospital Gustavo Machín de Santiago de Cuba en el sureste del país y al mayor hospital psiquiátrico de La Habana. [35]: 75 En 1977 se publicó en Estados Unidos un informe sobre el presunto abuso de la psiquiatría en Cuba que presentaba casos de malos tratos en hospitales psiquiátricos que se remontaban a la década de 1970. [35]: 75 Presenta graves denuncias de que los presos terminan en el pabellón forense de los hospitales psiquiátricos de Santiago de Cuba y La Habana donde son sometidos a malos tratos, incluida la terapia electroconvulsiva sin relajantes musculares ni anestesia. [35]: 75 La aplicación informada de la TEC en las salas forenses parece, al menos en muchos de los casos citados, no ser un tratamiento clínico adecuado para el estado diagnosticado del preso; en algunos casos, los presos parecen no haber sido diagnosticado en absoluto. [35]: 75 Las condiciones en las salas forenses se han descrito en términos repugnantes y aparentemente contrastan notablemente con las otras partes de los hospitales psiquiátricos que se dice que están bien mantenidas y son modernas. [35]: 75

En agosto de 1981, el historiador marxista Ariel Hidalgo fue aprehendido y acusado de "incitación al orden social, la solidaridad internacional y el Estado socialista" y condenado a ocho años de prisión. [35]: 75 En septiembre de 1981, fue trasladado desde la Jefatura de Seguridad del Estado hasta el Pabellón Carbó-Serviá (forense) del Hospital Psiquiátrico de La Habana, donde permaneció varias semanas. [35]: 76

Represión política Editar

Un informe de 2009 de Human Rights Watch concluyó que "Raúl Castro ha mantenido firmemente en su lugar la maquinaria represiva de Cuba desde que su hermano Fidel Castro le entregó el poder". [36] El informe encontró que "[s] núcleos de presos políticos arrestados bajo Fidel continúan languideciendo en prisión, y Raúl ha utilizado leyes draconianas y juicios simulados para encarcelar a decenas de personas que se han atrevido a ejercer sus derechos fundamentales".

Freedom House, financiada por el gobierno de Estados Unidos, clasifica a Cuba como "No libre", [37] y señala que "Cuba es el único país de las Américas que figura constantemente en la lista de Freedom House de lo peor de lo peor: las sociedades más represivas del mundo abusos de los derechos políticos y las libertades civiles ". [37] En el informe de 2017 de Human Rights Watch se escribe que los periodistas independientes que publican información considerada crítica con el gobierno están sujetos a campañas de difamación y detenciones arbitrarias, al igual que los artistas y académicos que exigen mayores libertades. [8]

Un informe de Human Rights Watch de 1999 señala que la principal responsabilidad del Ministerio del Interior es vigilar a la población cubana en busca de signos de disidencia. [38] En 1991 surgieron dos nuevos mecanismos de vigilancia y control internos. Los líderes del Partido Comunista organizaron los Sistemas Singulares de Vigilancia y Protección (Sistema Único de Vigilancia y Protección, SUVP). Las Brigadas de Acción Rápida (Brigadas de Acción Rápida, también conocidas como Brigadas de Respuesta Rápida, o Brigadas de Respuesta Rápida) observan y controlan a los disidentes. [38] El gobierno también "mantiene expedientes escolares y laborales de cada ciudadano, en los cuales los funcionarios registran acciones o declaraciones que pueden afectar la lealtad de la persona a la revolución. Antes de avanzar a una nueva escuela o cargo, el primero debe considerarse aceptable el registro de la persona ". [38]

El movimiento de oposición en Cuba es un conjunto generalizado de individuos y organizaciones no gubernamentales, la mayoría de los cuales trabajan por el respeto de los derechos individuales en la isla. [39] Algunos de los miembros cubanos más conocidos de la oposición incluyen a las Damas de Blanco (ganadoras del Premio Sájarov a la Libertad de Pensamiento), el Centro de Derechos Humanos y líder de la comunidad cubana Jesús Permuy, Marta Beatriz Roque y la nominada al Premio Nobel de la Paz y Oswaldo Payá, premio Sájarov, Óscar Elías Biscet y Jorge Luis García Pérez "Antúnez".

El 18 de octubre de 2019, el Departamento de Comercio de Estados Unidos anunció que Estados Unidos impondrá nuevas sanciones contra Cuba debido a su pobre historial de derechos humanos y su apoyo al gobierno venezolano. La detención continuada de José Daniel Ferrer en particular se puso de manifiesto en una declaración diferente emitida por el Departamento de Estado de los Estados Unidos. Ferrer, quien encabeza la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), ha sido mantenido detenido por el gobierno cubano sin que se revele su paradero. [40]

Censura Editar

Cuba adoptó oficialmente los derechos civiles y políticos enumerados en la Declaración Universal de Derechos Humanos en 1948. Uno de los principios clave de la declaración fue la insistencia en la libertad de expresión y opinión. La constitución cubana dice que la libertad de expresión está permitida "de acuerdo con los objetivos de la sociedad socialista" y que la creación artística está permitida "siempre que su contenido no sea contrario a la Revolución".

La clasificación de Cuba se ubicó en la parte inferior del Índice de Libertad de Prensa 2008 compilado por Reporteros sin Fronteras (RWB). [6] Cuba fue nombrada uno de los diez países más censurados del mundo por el Comité para la Protección de los Periodistas. [41]

Libros, periódicos, canales de radio, canales de televisión, películas y música están supuestamente censurados, aunque muchos medios extranjeros, en particular películas y música, se han escuchado y visto sin ninguna interferencia policial.

Los medios de comunicación funcionan bajo la supervisión del Partido Comunista Departamento de Orientación Revolucionaria, que "desarrolla y coordina estrategias de propaganda". [41]

Los grupos de derechos humanos y las organizaciones internacionales creen que estos artículos subordinan el ejercicio de la libertad de expresión al Estado. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos evalúa que: "Es evidente que el ejercicio del derecho a la libertad de expresión bajo este artículo de la Constitución se rige por dos determinantes fundamentales: por un lado, la preservación y fortalecimiento de la Manifestar, por otro lado, la necesidad de amordazar cualquier crítica al grupo en el poder ". [42] El grupo de derechos humanos Amnistía Internacional afirma que la propiedad estatal universal de los medios de comunicación significa que la libertad de expresión está restringida. Así, el ejercicio del derecho a la libertad de expresión se ve restringido por la falta de medios de comunicación masiva que escapen al control estatal. [43] Human Rights Watch afirma: "Al negarse a reconocer la vigilancia de los derechos humanos como una actividad legítima, el gobierno niega el estatus legal a los grupos locales de derechos humanos. Las personas que pertenecen a estos grupos enfrentan un hostigamiento sistemático, y el gobierno pone obstáculos para impedirlos. documentar las condiciones de los derechos humanos. Además, los grupos internacionales de derechos humanos como Human Rights Watch y Amnistía Internacional tienen prohibido enviar misiones de investigación a Cuba. Sigue siendo uno de los pocos países del mundo que niega el hecho de que el Comité Internacional de la Red Cruzar el acceso a sus cárceles ". [44] Sin embargo, redes de activistas como Eye on Cuba y Cubalog.eu han continuado trabajando con la intención de crear conciencia sobre la verdadera situación de los derechos humanos y civiles en la "isla de la libertad" y hacer un llamamiento a la Unión Europea y sus miembros para Aplicar un enfoque responsable a Cuba en su política exterior. El apoyo financiero y la representación legal son proporcionados por ONG extranjeras como parte de la Red UE Cuba. [45]

En 1993 se intentó por primera vez una estructura formal y un sistema para informar noticias no aprobadas por el gobierno. [46] El esfuerzo por una agencia de noticias independiente y sin censura fue encabezado por el activista cubano de derechos humanos y entonces presidente del Movimiento Demócrata Cristiano Jesús Permuy. [46] Comenzó formalmente en mayo de ese año cuando Miembros de Acción Cívica Democrática, un grupo de casi veinte organizaciones de oposición castrista, formaron una alianza con la Asociación de Periodistas Cubanos Independientes. [46] El esfuerzo finalmente fracasó.

Un informe de Reporteros sin Fronteras de octubre de 2006 concluye que el uso de Internet está muy restringido y bajo estricta vigilancia. El acceso solo es posible con permiso del gobierno y el equipo está racionado. Se monitorea el correo electrónico.[47] Ver también Censura en Cuba.

Los periodistas extranjeros son expulsados ​​sistemáticamente de Cuba, p. Ej. periodistas notables de Gazeta Wyborcza, Anna Bikont y Seweryn Blumsztahn, fueron expulsados ​​en 2005 [48].

Restricciones de montaje Editar

Human Rights Watch afirma que "la libertad de reunión está severamente restringida en Cuba, y los disidentes políticos generalmente tienen prohibido reunirse en grandes grupos. [44] [ enlace muerto ] Amnistía establece que "Todas las asociaciones y sindicatos de derechos humanos, civiles y profesionales que existen hoy en Cuba fuera de la burocracia del aparato estatal y las organizaciones de masas controladas por el gobierno no pueden tener personería jurídica. Esto a menudo pone en riesgo a las personas que pertenecen a estas asociaciones de enfrentamiento de hostigamiento, intimidación o imputación penal por actividades que constituyen el legítimo ejercicio de las libertades fundamentales de expresión, asociación y reunión ”. [ enlace muerto ] [49]

Las autoridades cubanas sólo reconocen una central sindical nacional, la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), fuertemente controlada por el Estado y el Partido Comunista que nombra a sus líderes. La afiliación es obligatoria para todos los trabajadores. Antes de que un trabajador pueda ser contratado, debe firmar un contrato en el que prometa apoyar al Partido Comunista y todo lo que representa. [ cita necesaria ] El gobierno prohíbe explícitamente los sindicatos independientes, hay hostigamiento y detención sistemáticos de activistas laborales y los líderes de intentos de sindicatos independientes han sido encarcelados. El derecho de huelga no está reconocido por la ley. [50] [51] [52] [ se necesita una mejor fuente ]

Las prohibiciones son aplicadas por "Brigadas Rápidas", compuestas por miembros del ejército y policías vestidos de civil, que golpean y dispersan a los manifestantes. [53] [ enlace muerto ]

Sociedad Editar

En 2001 Oswaldo Payá Sardiñas y otros miembros del Movimiento Cristiano de Liberación, que opera como Proyecto Varela, intentaron realizar un plebiscito nacional utilizando las disposiciones de la Constitución de Cuba que preveían la iniciativa ciudadana. De ser aceptadas por el gobierno y aprobadas por votación pública, las enmiendas habrían establecido cosas como la libertad de asociación, la libertad de expresión, la libertad de prensa, así como la creación de empresas privadas. La petición fue rechazada por la Asamblea Nacional y, en respuesta, se celebró un referéndum en apoyo de que el socialismo era un elemento permanente de la constitución, para lo cual el gobierno reclamó el 99% de la aprobación de los votantes. [ cita necesaria ]

Otro proyecto importante es el establecimiento de la Asamblea de Promoción de la Sociedad Civil. La Asamblea para Promover la Sociedad Civil en Cuba es una coalición de 365 grupos independientes de la sociedad civil con los objetivos declarados de formar una cultura democrática, desarrollar un movimiento social, fortalecer la organización de la Asamblea, comunicarse entre los grupos para promover la sociedad civil, utilizando todos los medios disponibles. combatir la pobreza y buscar el mejoramiento de las condiciones de vida de la comunidad, desarrollando un verdadero conocimiento de la historia de Cuba, en todas sus dimensiones: económica, social y política, desarrollando actividades y proyectos dirigidos a la protección y conservación de los recursos naturales y el ecosistema, y promoviendo una verdadera cultura de derechos laborales. [54] La Asamblea celebró su primera reunión en mayo de 2005. [55]

Castigo capital Editar

Cuba impuso una moratoria sobre el uso de la pena capital en 1999. Sin embargo, se hizo una excepción cuando, en 2003, tres cubanos fueron ejecutados por el secuestro de un ferry en el que pasajeros cubanos y dos jóvenes turistas francesas fueron detenidas a punta de pistola. Los secuestradores intentaban llegar a Florida, EE. UU., Para solicitar asilo. Nadie resultó herido en el incidente, pero la pandilla apuntó con cuchillos en la garganta y amenazó con matarlos si no se le daba suficiente combustible a la embarcación para llevarlos a Estados Unidos. [56]

Actos de repudio Editar

Los grupos de derechos humanos, incluida Amnistía Internacional, han criticado durante mucho tiempo lo que las autoridades cubanas han denominado "actos de repudio" (actos de repudio). Estos hechos ocurren cuando grandes grupos de ciudadanos abusan verbalmente, intimidan y en ocasiones agreden físicamente y arrojan piedras y otros objetos a las casas de cubanos considerados contrarrevolucionarios. Los grupos de derechos humanos sospechan que estos actos a menudo se llevan a cabo en connivencia con las fuerzas de seguridad y en ocasiones involucran a los Comités de Defensa de la Revolución o las Brigadas de Respuesta Rápida. El nivel de violencia de estos hechos ha aumentado significativamente desde 2003 [57].

Prisioneros de conciencia notables Editar

  • En 1960, Armando Valladares trabajaba en la Caja de Ahorros Postal de Cuba cuando agentes del Ministerio de Comunicaciones le entregaron una tarjeta con un lema comunista y le dijeron que la pusiera en su mesa de trabajo. Valladares, de 23 años, se negó. Asombrados, los agentes le preguntaron si tenía algo en contra de Castro. Valladares respondió que si Castro era comunista, lo era. Valladares fue condenado por el cargo de colocar bombas en lugares públicos y fue condenado a treinta años de prisión. Sus partidarios sostienen que nunca formó parte de la policía de Batista como alegan los partidarios de Castro (porque Valladares tenía solo 19 años en el momento de la revolución), y que su encarcelamiento fue el resultado de su oposición vocal al gobierno de Castro. El autor conservador David Horowitz lo ha calificado de "héroe de los derechos humanos". Valladares afirma haber sido torturado y humillado mientras se encontraba en huelga de hambre para protestar por los abusos carcelarios, afirma que los guardias le negaron el agua hasta que deliraba y procedieron a orinar en la boca y en la cara. Valladares fue puesto en libertad después de cumplir veintidós años de su condena por intercesión del presidente socialista francés, François Mitterrand.
  • En 1973, el escritor gay Reinaldo Arenas fue enviado a prisión tras ser acusado y condenado por "desviación ideológica" y por publicar en el extranjero sin consentimiento oficial. Se escapó de la cárcel e intentó salir de Cuba lanzándose desde la orilla sobre una cámara de aire. El intento fracasó y fue arrestado de nuevo cerca del Parque Lenin y encarcelado en el famoso Castillo de El Morro junto a asesinos y violadores. Después de escapar de Cuba, Arenas describió los horrores que sufrió bajo el gobierno cubano en su autobiografía. Antes que anochezca (1992), traducción al inglés Antes de que anochezca (1993).
  • El 28 de agosto de 1998, un tribunal de La Habana condenó a Reynaldo Alfaro García, miembro del Partido Solidaridad Democrática, a tres años de prisión por "difundir propaganda enemiga" y "hacer rumores".
  • Desi Mendoza, médico cubano, fue encarcelado por realizar declaraciones en las que criticaba la respuesta de Cuba a una epidemia de dengue en Santiago de Cuba que, según él, había causado varias muertes. El Dr. Mendoza había sido despedido previamente de su trabajo en un hospital cubano tres años antes por establecer una asociación médica independiente. Posteriormente fue puesto en libertad debido a problemas de salud, a condición de que abandonara el país. [58] [59], un médico, ha sido condenado a 25 años de cárcel por su oposición no violenta, pero vocal, a Castro.
  • A principios de 2003, decenas de personas, entre ellas periodistas independientes, bibliotecarios y otros opositores al gobierno de Castro, fueron encarceladas tras juicios sumarios, con algunas condenas superiores a los 20 años, por el cargo de recibir dinero de Estados Unidos para llevar a cabo actividades antigubernamentales.
  • Un informe de Amnistía Internacional, CUBA: las libertades fundamentales siguen siendo atacadas por Amnistía Internacional pide a las "autoridades cubanas que liberen a todos los presos de conciencia de forma inmediata e incondicional" y que "revoquen toda la legislación que restringe la libertad de expresión, reunión y asociación, y detener todas las acciones de hostigamiento e intimidación a disidentes, periodistas y defensores de derechos humanos ". Según los informes, había salido de la cárcel en abril de 2007 tras cumplir su condena completa de 17 años y 34 días por haber gritado consignas contra Fidel Castro a la edad de 25 años. García Antúnez fue condenado por sabotaje luego de que las autoridades lo acusaran de incendiar campos de caña de azúcar, sabotaje, difundir "propaganda enemiga" y estar en posesión ilegal de un arma. [60] [61]
  • Dr. Ariel Ruiz Urquiola, a quien Amnistía Internacional había declarado "preso de conciencia" y exigió su liberación "inmediata y sin condiciones".
  • El 2 de septiembre de 2020, el Artículo 19, Institute for War and Peace Reporting y Amnistía Internacional instaron al gobierno cubano a liberar de inmediato al preso de conciencia y periodista independiente Roberto Quiñones Haces. Tras el juicio en agosto de 2019, fue condenado a un año de prisión por resistencia y desobediencia en relación con su trabajo como periodista independiente. [62]

Viajes e inmigración Editar

A partir del 14 de enero de 2013, se abolieron todas las restricciones y controles de viaje impuestos por el gobierno cubano. [63] [64] Desde esa fecha, cualquier ciudadano cubano, con pasaporte vigente, puede salir del país a su antojo, sin permiso ni impedimento de las autoridades cubanas. Los requisitos de visa para los ciudadanos cubanos son restricciones administrativas de entrada impuestas por las autoridades de otros estados a los ciudadanos de Cuba. En 2014, los ciudadanos cubanos tenían acceso sin visa o visa a la llegada a 61 países y territorios, ubicando al pasaporte cubano en el puesto 69 del mundo. Las personas con doble ciudadanía española y cubana ahora pueden viajar libremente, utilizando su pasaporte español en lugar de una visa para países que normalmente requieren una visa para el pasaporte cubano. Además, desde esa fecha, el gobierno cubano extendió el tiempo permitido en el exterior de 11 a 24 meses, permitiendo a los cubanos que regresan dentro del plazo de 24 meses conservar su condición y beneficios de "Cubano Residente del Interior". Si el ciudadano permanece fuera de Cuba por más de 24 meses, entonces su estatus cambiaría a "Cubano Residente del Exterior" y perdería sus privilegios dentro. Con este cambio, ya no existen los viajes "ilegales" o "no autorizados" y, por lo tanto, las personas que salen de Cuba por medios no convencionales (barcos, etc.) ya no están violando la ley cubana y, por lo tanto, no están sujetas a detención o prisión. .

Antes del 13 de enero de 2013, los ciudadanos cubanos no podían viajar al extranjero, salir o regresar a Cuba sin antes obtener un permiso oficial junto con la solicitud de un pasaporte y una visa de viaje emitidos por el gobierno, que a menudo se les negaba. [65] Los viajes no autorizados al extranjero a veces han dado lugar a procesos penales. Era común, en esos días, que a ciertos ciudadanos que estaban autorizados a viajar (principalmente personal médico y otros profesionales considerados esenciales para el país) no se les permitiera llevar a sus hijos con ellos al extranjero. En el caso de que los médicos cubanos deserten a los Estados Unidos cuando son enviados a una "misión" fuera de Cuba a cualquier país extranjero, a los niños que se quedan atrás no se les permitirá unirse a su padre desertor por un mínimo de diez años, incluso si habían recibido una visa de extranjero, independientemente de su edad. [65] Al líder de la oposición de Castro, Oswaldo Payá, se le permitió viajar al extranjero para recibir su Premio Sájarov, pero no las Damas de Blanco.

Incluso hablar de viajes no autorizados conllevaba una pena de prisión de seis meses. [53]

Desde 1959 hasta 1993, unos 1,2 millones de cubanos (alrededor del 10% de la población actual) salieron de la isla hacia los Estados Unidos, [33] a menudo por mar en pequeñas embarcaciones y frágiles balsas. En los primeros años, algunos de los que podían reclamar la doble ciudadanía hispano-cubana se fueron a España. Con el tiempo, a varios judíos cubanos se les permitió emigrar a Israel después de negociaciones tranquilas, la mayoría de los 10.000 judíos que estaban en Cuba en 1959 se han ido. Desde el colapso de la Unión Soviética, muchos cubanos ahora residen en un número diverso de países, algunos terminan en países de la Unión Europea. Una gran cantidad de cubanos vive en México y Canadá.

En ocasiones el éxodo fue tolerado por el gobierno cubano como una "válvula de escape", en otras ocasiones el gobierno lo ha impedido. Algunos cubanos se fueron por motivos económicos y otros por motivos políticos. Otros emigraron a través de la Base Naval de Estados Unidos en la Bahía de Guantánamo, que está bloqueada en el lado (terrestre) cubano por cercas de alambre de púas y minas terrestres.

En 1995, el gobierno de Estados Unidos firmó un acuerdo con el gobierno cubano para resolver la crisis de emigración que creó el Mariel Boatlift de 1980, cuando Castro abrió los muelles a cualquiera que quisiera irse. El resultado de las negociaciones fue un acuerdo en virtud del cual Estados Unidos debía emitir 20.000 visas anuales a emigrantes cubanos. Esta cuota rara vez se llena. La administración Bush se negó a cumplir con la ley, emitiendo solo 505 visas a cubanos en los primeros seis meses de 2003. También bloqueó a algunos cubanos que tenían visas.

El 13 de julio de 1994, 72 cubanos intentaron salir de la isla en un remolcador de la Segunda Guerra Mundial llamado 13 de marzo. En un intento de la Armada de Cuba por detener el remolcador, se enviaron lanchas patrulleras para interceptar el remolcador. Tripulantes y sobrevivientes informaron que las embarcaciones de interceptación embistieron el remolcador y rociaron a sus pasajeros con mangueras contra incendios de alta presión, arrastrando a muchos por la borda.

La Guardia Costera estadounidense informó que las interceptaciones en alta mar se han caracterizado por enfrentamientos violentos con las autoridades y por la muerte de inmigrantes. Según las mismas autoridades, los cubanos son llevados a Estados Unidos en lanchas rápidas por una red de delincuentes especializados en tráfico de personas, ex narcotraficantes, radicados en el sur de Florida que ahora encuentran más lucrativo el contrabando de humanos que las drogas. Estos delincuentes cobran de 8 a 12 mil dólares por persona, abarrotando las pequeñas embarcaciones. La mayoría de quienes intentan emigrar son personas que tienen familiares en Estados Unidos, otras que no califican para ser consideradas como inmigrantes legales en Estados Unidos, o quienes no quieren esperar su turno en la cuota anual, asignada bajo los tratados migratorios para inmigrantes legales [66]

Desde noviembre de 1966, la Ley de Ajuste Cubano proporciona la residencia permanente automática a casi todos los cubanos que llegan legal o ilegalmente después de un año y un día en los Estados Unidos. Ningún inmigrante de ninguna otra nación tiene este privilegio. La controversia sobre esta política se centra en la pérdida de científicos, profesionales, técnicos y otras personas calificadas de Cuba, pero también ha generado preocupaciones sobre una crisis migratoria.

Al finalizar el año fiscal 2005 que terminó el 30 de septiembre, el Servicio de Guardacostas de los Estados Unidos informó haber interceptado a 2.712 cubanos en el mar, más del doble de los 1.225 reportados en 2004 [66]. La cifra de 2005 es la tercera más alta de cubanos interceptados en el Florida recta durante los últimos 12 años. La más alta se registró en 1993 con 3.656 y 1994 cuando más de 30.000 cubanos emigraron ilegalmente debido a la llamada crisis migratoria entre los dos países. [66]

Los acuerdos migratorios de 1994 y 1995 suscritos entre La Habana y Washington, y que surgieron a raíz de la crisis de agosto de 1994, siguen vigentes. Estos acuerdos obligan a Estados Unidos a devolver a Cuba a todos los interceptados en el mar por las autoridades estadounidenses, excepto los casos en los que se pueda demostrar que la persecución política justifica el exilio en Estados Unidos.

Los acuerdos fueron diseñados para desanimar a aquellos que considerarían emigrar ilegalmente por mar, pero la administración Bush no ha cumplido con la parte de los acuerdos de Washington. [ cita necesaria ] Aunque la Guardia Costera dice que sólo el 2.5 por ciento de los cubanos interceptados tienen asilo político, el entendimiento público, la percepción pública en Cuba y entre la comunidad cubana en Miami, no es la misma. Y como esa no es la percepción, cada vez más personas continúan saliendo ilegalmente de la isla por mar provocando consecuencias fatales. Según estudios realizados por expertos cubanos en la isla, se estima que al menos el 15 por ciento de los que intentan cruzar el mar mueren antes de llegar a Estados Unidos. [66]

Sin embargo, las cifras de quienes huyen de otros países de origen de América Latina o el Caribe se comparan de manera similar con las de Cuba. Durante el año fiscal 2005, 3.612 dominicanos fueron capturados en alta mar tratando de llegar ilegalmente a Estados Unidos (900 más de los cubanos interceptados) y en 2004 también fueron capturados 3.229 haitianos (2.000 más que los 1.225 cubanos de ese año fiscal). El diario brasileño O Globo publicó un artículo sobre inmigrantes ilegales en Estados Unidos, citando fuentes oficiales, señalando que durante el primer semestre de 2005, 27.396 brasileños fueron impedidos de cruzar ilegalmente las fronteras estadounidenses, un promedio de 4.556 por mes y 152 por día. En 2004, un total de 1,160,000 extranjeros fueron detenidos cuando intentaban ingresar ilegalmente a los Estados Unidos, el 93 por ciento de ellos (cerca de 1,080,000) eran mexicanos. [66]

Educación Editar

La educación en Cuba es normalmente gratuita en todos los niveles y está controlada por el Ministerio de Educación. En 1961, el gobierno nacionalizó todas las instituciones educativas privadas e introdujo un sistema educativo dirigido por el estado. El sistema ha sido criticado por adoctrinamiento político y por monitorear las opiniones políticas de los estudiantes.

Está presente un fuerte contenido ideológico. La constitución establece que la política educativa y cultural se basa en el marxismo. [67]

Cuidado de la salud Editar

El gobierno cubano opera en el sistema nacional de salud y asume la plena responsabilidad fiscal y administrativa de la atención médica de sus ciudadanos. El gobierno prohíbe cualquier alternativa privada al sistema nacional de salud. En 1976, el programa de salud de Cuba fue consagrado en el artículo 50 de la constitución revisada que establece que "toda persona tiene derecho a la protección y la atención de la salud". La atención médica en Cuba también es gratuita.

Sin embargo, no existe el derecho a la privacidad, ni el consentimiento informado del paciente, ni el derecho a protestar o demandar a un médico o clínica por negligencia. [68] [69] Además, el paciente no tiene derecho a rechazar el tratamiento (por ejemplo, un rastafari no puede rechazar una amputación con el argumento de que su religión la prohíbe). [68] [69] Muchos cubanos se quejan de la política en el tratamiento médico. y toma de decisiones sobre el cuidado de la salud. [68]

Después de pasar nueve meses en clínicas cubanas, la antropóloga Katherine Hirschfeld escribió: "Mi mayor conciencia de la criminalización de la disidencia en Cuba planteó una pregunta muy provocadora: ¿hasta qué punto se mantiene la imagen internacional favorable del sistema de salud cubano por la práctica estatal de reprimir la disidencia y intimidar o encarcelar encubiertamente a los posibles críticos? " [68]

Se espera que los médicos de familia lleven registros de la "integración política" de sus pacientes. [69] La vigilancia epidemiológica se ha yuxtapuesto a la vigilancia política. [69]

Libertad religiosa Editar

En los años posteriores a la Revolución Cubana, las actividades de la Iglesia Católica Romana fueron severamente limitadas y en 1961 todas las propiedades en poder de organizaciones religiosas fueron confiscadas sin compensación. Cientos de miembros del clero, incluido un obispo, fueron expulsados ​​definitivamente de la nación. El liderazgo cubano fue oficialmente ateo hasta 1992 cuando el Partido Comunista acordó permitir que los seguidores religiosos se unieran al partido. En 1998, el Papa Juan Pablo II visitó la isla y se le permitió celebrar grandes misas al aire libre y se emitieron visas para diecinueve sacerdotes extranjeros que residían en el país. Además, otros grupos religiosos en Cuba, como la comunidad judía, ahora pueden realizar servicios públicos e importar materiales religiosos y comida kosher para la Pascua, así como recibir rabinos y otros visitantes religiosos del extranjero. En octubre de 2008, Cuba marcó la inauguración de una catedral ortodoxa rusa en La Habana en una ceremonia a la que asistieron Raúl Castro, el vicepresidente Esteban Lazo, el líder parlamentario Ricardo Alarcón y otras figuras. [70] La prensa cubana señaló que la catedral fue la primera de su tipo en América Latina. [70]

Derechos de la mujer Editar

Las mujeres tienen una alta representación en el país, con mujeres que ocupan el 48,9% de los escaños parlamentarios en la Asamblea Nacional de Cuba. [71]

Tortura Editar

La Fundación Cubana de Derechos Humanos [ aclaración necesaria ], dirigida por Juan Carlos González Leiva, denuncia la tortura de mujeres presas en Cuba. [72] [ peso indebido? - discutir ]

Sobre la tortura en Cuba, en 2005 un grupo de personalidades de la cultura, incluidos varios premios Nobel, firmaron un llamamiento sobre El guardián en defensa de Cuba, alegando que "el gobierno de Estados Unidos no tiene autoridad moral para elegirse como juez de derechos humanos en Cuba, donde no ha habido un solo caso de desaparición, tortura o ejecución extrajudicial desde 1959, y donde a pesar del bloqueo económico, existen niveles de salud, educación y cultura que son reconocidos internacionalmente ". El recurso está firmado, por ejemplo, por Rigoberta Menchú Tum, Adolfo Pérez Esquivel, José Saramago, Claudio Abbado, Manu Chao, Walter Salles, Nadine Gordimer, Harold Pinter, Tariq Ali, Harry Belafonte, Danny Glover, Ernesto Cardenal, Alice Walker, Ramsey Clark y Danielle Mitterrand. [73] Sin embargo, el Centro Americano para una Cuba Libre afirmó lo contrario. [74] [ peso indebido? - discutir ]

Esteban Morales Domínguez ha apuntado al racismo institucionalizado en su libro Los desafíos del problema racial en Cuba (Fundación Fernando Ortiz). Política racial en la Cuba posrevolucionaria analiza la política racial prevaleciente en la Cuba comunista. [75]

Enrique Patterson, escribiendo en el Miami Herald, describe la raza como una "bomba social" y dice: "Si el gobierno cubano permitiera a los cubanos negros organizarse y plantear sus problemas ante [las autoridades], el totalitarismo caería". [76] Carlos Moore, autor extensivo sobre el tema, dice que "hay una amenaza tácita, los negros en Cuba saben que siempre que se levanta la raza en Cuba, se va a la cárcel. Por lo tanto, la lucha en Cuba es diferente. sea ​​un movimiento de derechos civiles. Tendrás instantáneamente 10,000 personas negras muertas ". [76] Dice que una nueva generación de cubanos negros está mirando la política de otra manera. [76]

Jorge Luis García Pérez, conocido activista afrocubano por los derechos humanos y la democracia que estuvo encarcelado durante 17 años, en una entrevista con la Florida [77] Directorio Democrático Cubano afirma "Las autoridades de mi país nunca han tolerado que una persona negra se oponga a la revolución. Durante el juicio, el color de mi piel agravó la situación. Luego, cuando los guardias me maltrataron en la cárcel, siempre se refirieron a mí como negro". . [77]

Sin embargo, a pesar de estas barreras, Cuba a menudo ha sido elogiada en muchos círculos por lo que se consideraba los avances de la Revolución Cubana en las áreas de igualdad racial. Muchas de las reformas que introdujo Castro en áreas como empleo, salarios, educación, seguridad social así como la abolición de la segregación en negocios y espacios públicos. En las áreas de educación, por ejemplo, la proporción de graduados de la escuela secundaria fue en realidad más alta entre los negros que entre los blancos en Cuba, mientras que lo contrario fue cierto tanto en Brasil como en los Estados Unidos. [78] En el área de la esperanza de vida, la esperanza de vida de los cubanos no blancos era sólo un año más baja que la de los blancos, la esperanza de vida era básicamente idéntica para todos los grupos raciales. Un poderoso indicador de bienestar social, vinculado al acceso a los servicios de salud (como se refleja, en particular, en la mortalidad infantil), la nutrición y la educación, la brecha racial cubana en la esperanza de vida fue significativamente menor que la que se encuentra en sociedades multirraciales más prósperas como Brasil ( alrededor de 6,7 años) y los Estados Unidos (alrededor de 6,3 años) durante el mismo período. [79] .Debido a estas reformas sociales, la población afrocubana es la población negra más saludable y longeva del mundo. [80] En el ámbito del liderazgo nacional, los vestigios de la era prerrevolucionaria aún son visibles en el tema del color, y los afrocubanos aún no han logrado la paridad en lo que respecta a la representación. Sin embargo, se han introducido reformas desde la década de 1970, cuando Castro "trabajó para aumentar el número de representantes políticos afrocubanos, con el porcentaje de miembros negros en el Consejo de Estado que pasó del 12,9% en 1976 al 25,8% en 2003". [81]

En marzo de 2003, el gobierno de Cuba arrestó a decenas de personas (incluidos periodistas autoidentificados y activistas de derechos humanos) y las acusó de sedición debido a su presunta cooperación con James Cason, jefe de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana. [82] Los acusados ​​fueron juzgados y condenados a penas de prisión de 15 a 28 años. En total, 75 personas recibieron sentencias largas con un promedio de 17 años cada una. Entre los condenados se encuentran Raúl Rivero, Marta Beatriz Roque y Oscar Elías Biscet. Amnistía Internacional describió los juicios como "apresurados y manifiestamente injustos". [83]

El canciller cubano Felipe Pérez Roque negó estas acusaciones y respondió: "Cuba tiene derecho a defenderse y aplicar el castigo como lo hacen otras naciones, como Estados Unidos castiga a quienes cooperan con una potencia extranjera para infligir daños a su pueblo y territorio". " [84]

Durante el juicio, se presentó evidencia de que los acusados ​​habían recibido fondos de la Sección de Intereses de Estados Unidos. Los funcionarios cubanos afirman que el objetivo de este financiamiento era socavar el estado cubano, alterar el orden interno y dañar la economía cubana. Por su parte, Cason niega haber ofrecido fondos a nadie en Cuba.

El 29 de noviembre de 2004, el gobierno cubano liberó a tres de los detenidos en marzo de 2003: Oscar Espinosa Chepe, Marcelo López y Margarito Broche. La acción siguió a una reunión entre el embajador español y el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba. [85] En días posteriores fueron liberados cuatro disidentes más: Raúl Rivero, Osvaldo Alfonso Valdés, [86] Edel José García [87] y Jorge Olivera. [88] Otros siete presos habían sido puestos en libertad anteriormente por motivos de salud.

Miles de homosexuales, testigos de Jehová, objetores de conciencia y disidentes se vieron obligados a realizar su servicio militar obligatorio en la década de 1960 en los campos de la UMAP, donde fueron sometidos a una "reeducación" política. [69] [89] Los comandantes militares maltrataron a los presos. [90] Carlos Alberto Montaner dice "Se instituyeron con toda celeridad campamentos de trabajo forzoso para" corregir "tales desviaciones. Maltrato verbal y físico, cabeza rapada, trabajo de amanecer a anochecer, hamacas, pisos de tierra, escasez de alimentos. Los campamentos se volvieron cada vez más atestado a medida que los métodos de arresto se hicieron más convenientes ". [69]

A fines de la década de 1960, debido a la "higiene social revolucionaria", el gobierno de Castro reclamó limpiar las artes de escritores "sodomíticos fraudulentos" y bailarines "enfermos afeminados". [90] Además, los hombres con cabello largo fueron encerrados y cortados. [90]

Se informa que Castro afirmó una vez que, "en el campo, no hay homosexuales", antes de afirmar en 1992 que la homosexualidad es una "tendencia humana natural que simplemente debe ser respetada". [91] Otra fuente informa que Castro denunció a los "maricones" ("maricones") como "agentes del imperialismo". [92] Castro también habría afirmado que "no se debe permitir que los homosexuales ocupen puestos en los que puedan ejercer influencia sobre los jóvenes". [93]

Cambios recientes Editar

Cuba ha realizado algunas reformas en el siglo XXI. [94] En 2003, Carlos Sánchez de la Asociación Internacional de Gays y Lesbianas emitió un informe sobre la situación de las personas homosexuales en Cuba que afirmaba que el gobierno cubano ya no ofrece ningún castigo legal para sus ciudadanos homosexuales, que hay un mayor nivel de tolerancia entre los cubanos hacia las personas homosexuales, bisexuales y transgénero, y que el gobierno cubano estaba abierto a respaldar un plan de derechos de homosexuales y lesbianas en las Naciones Unidas. [95] Desde 2005, las cirugías de reasignación de sexo para personas transgénero son gratuitas según la ley y las paga el gobierno. [96] [97] También La Habana tiene ahora una escena gay y lésbica "viva y vibrante". [98]

En una entrevista de 2010 con el periódico mexicano La Jornada, el Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba, Fidel Castro, calificó la persecución de los homosexuales mientras estuvo en el poder "¡una gran injusticia, una gran injusticia!" Asumiendo la responsabilidad de la persecución, dijo: “Si alguien es responsable, soy yo. Tuvimos tantos y tan terribles problemas, problemas de vida o muerte. En esos momentos no pude lidiar con ese asunto [de los homosexuales]. Me encontré inmerso, principalmente, en la Crisis de Octubre, en la guerra, en cuestiones de política ”. Castro creía personalmente que el trato negativo a los homosexuales en Cuba surgió de las actitudes prerrevolucionarias del país hacia la homosexualidad. [99]

Mariela Castro, hija del primer secretario del Partido Comunista, Raúl Castro, ha estado presionando por los derechos de las lesbianas con el Centro Nacional Cubano para la Educación Sexual patrocinado por el gobierno pro-lesbiano que ella dirige. Mariela ha declarado que su padre apoya plenamente sus iniciativas, diciendo que su padre ha superado su homofobia inicial para apoyar a su hija. [100]

Los derechos humanos cubanos han sido discutidos y debatidos repetidamente en la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas desde la Revolución Cubana. Se convertiría en un foco recurrente en el contexto de la dinámica internacional durante la Guerra Fría y en los años siguientes.


LOS DERECHOS HUMANOS NO SUCEDERÁN EN UN VACÍO EN CUBA

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, apareció en los titulares el 9 de marzo, cuando dijo que Cuba "no se encontraba actualmente entre las principales prioridades del presidente Biden". La segunda mitad de su respuesta recibió menos atención, aunque fue igualmente significativa: "... pero estamos comprometidos a hacer de los derechos humanos un pilar fundamental de nuestra política estadounidense". Poco después, un alto funcionario reafirmó su comentario y dijo que el presidente “haría de los derechos humanos un pilar fundamental de su política exterior”, no solo en Cuba sino en todo el continente americano.

Esto no es ninguna sorpresa. Biden ha sido un defensor de los derechos humanos a lo largo de su carrera política, y esta posición sobre Cuba se hace eco de lo que dijo durante la campaña. Pero las políticas de derechos humanos no ocurren en el vacío, son un componente de una relación bilateral más amplia y su efectividad depende de ese contexto.

Biden lo reconoció cuando criticó al presidente Trump por imponer sanciones económicas más duras contra Cuba, argumentando que habían "infligido daño al pueblo cubano y no habían hecho nada para promover la democracia y los derechos humanos". Ese fue también el argumento central que presentó el presidente Barack Obama para su política de 2014 de normalizar las relaciones con La Habana: que sesenta años de intentar promover la democracia a través de la diplomacia coercitiva simplemente no habían funcionado.

Los líderes cubanos siempre han rechazado las demandas extranjeras de reformar su política. Para ellos, tales demandas son una violación a la soberanía de Cuba. Cuando las relaciones entre Estados Unidos y Cuba se deterioran y Washington endurece el embargo, el gobierno cubano reacciona como la mayoría de los gobiernos atacados por enemigos extranjeros. Se afianza una mentalidad de asedio y la disidencia interna se considera similar a la traición, una reacción exacerbada por el apoyo material de Washington a algunos disidentes, que pone a todos los disidentes bajo sospecha de quinta columna.

Pero la historia de las relaciones de La Habana con Estados Unidos y la Unión Europea también muestra que cuando las relaciones se están calentando, los líderes cubanos han actuado unilateralmente para mejorar los derechos humanos a fin de reforzar el impulso positivo. El presidente Jimmy Carter puso los derechos humanos en el centro de su política exterior y, cuando abrió un diálogo con La Habana, Fidel Castro liberó a más de 2.000 presos políticos, muchos de ellos encarcelados desde principios de la década de 1960. El negociador de Castro dijo a los funcionarios estadounidenses que el gesto era explícitamente una respuesta a la preocupación de Carter por los derechos humanos y su voluntad de mejorar las relaciones.

En el segundo mandato del presidente Bill Clinton, tomó medidas para reducir las tensiones relajando el embargo sobre los viajes y sobre los intercambios culturales, educativos y científicos. En Cuba, la represión de los disidentes por parte del gobierno se alivió notablemente, lo que llevó a la diplomática estadounidense de alto rango en La Habana, Vicki Huddleston, a describirla como una "primavera cubana", una apertura que se cerró nuevamente cuando el presidente George W. Bush volvió a una política de hostilidad.

Cuando el presidente Raúl Castro intentaba negociar un nuevo acuerdo de cooperación económica con la Unión Europea en 2010, respondió positivamente a las solicitudes del cardenal Jaime Ortega de la Iglesia católica cubana y del canciller español Miguel Ángel Moratinos para liberar a 52 presos políticos encarcelados desde 2003 por presuntamente colaborando con la política de cambio de régimen de la administración Bush.

Como parte del acuerdo de Castro con el presidente Obama para comenzar a normalizar las relaciones, Castro liberó a 53 prisioneros que eran de interés para Estados Unidos por su actividad política anti-régimen. También cumplió la promesa de acelerar la expansión del acceso a Internet en la isla, lo que propició la aparición de blogs y servicios de noticias independientes que aumentaron el acceso del público cubano a información no filtrada por los medios estatales. Las empresas privadas cubanas florecieron durante este período, algo que la administración Obama consideró como un vehículo importante para expandir la libertad económica en la isla y liberar a los cubanos de la dependencia de un salario estatal.

La lección para la administración Biden mientras realiza su revisión de la política hacia Cuba es doble. Primero, el aumento de la coerción no solo no produce beneficios en materia de derechos humanos en Cuba, sino que empeora la situación. En segundo lugar, una política de participación que mejore las relaciones bilaterales en general crea una atmósfera en la que el progreso de los derechos humanos es más probable, no garantizado, pero sí más probable.

Compromiso de ninguna manera significa abandonar el compromiso de Estados Unidos con los derechos humanos. Los funcionarios de la administración pueden y deben seguir enfatizando la centralidad de los derechos humanos en la política exterior general del presidente, subrayando que el compromiso avanzará más y más rápido si mejora la situación de los derechos humanos en la isla.

Una política de compromiso permitirá a Washington reanudar el diálogo bilateral con La Habana sobre derechos humanos que inició el presidente Obama y abandonó el presidente Trump. También permitirá que Estados Unidos se coordine con nuestros aliados europeos, quienes mantienen una consulta permanente con Cuba en temas de derechos humanos en los términos del Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación que la Unión Europea suscribió con Cuba en 2016.

Nadie debería esperar que estas conversaciones sean fáciles, pero brindan un foro en el que Estados Unidos puede plantear directamente temas de preocupación, que van desde las condiciones de la prisión, el acoso a los disidentes y la demonización de los medios independientes, hasta las condiciones en las que Cuba el personal médico que presta servicios en el exterior y el trato discriminatorio a los cubanoamericanos que visitan la isla.

En 1975, Estados Unidos, la Unión Soviética y los países de Europa firmaron los Acuerdos de Helsinki destinados a reducir las tensiones de la Guerra Fría. Los críticos argumentaron que el acuerdo recompensaba a la Unión Soviética porque reconocía el statu quo político en Europa. Pero el significado real del acuerdo resultó ser las disposiciones de derechos humanos. Aunque no se pueden hacer cumplir, crearon una oportunidad continua para la discusión y el debate de los derechos humanos entre los signatarios, y legitimaron las demandas de los defensores de los derechos humanos dentro de los países individuales. En resumen, la distensión creó las condiciones que hicieron posible el progreso de los derechos humanos. Ese es un precedente que la administración Biden debe tener en cuenta al formular una nueva política hacia Cuba.


Programas y publicaciones

Nuestros esfuerzos en Washington D.C. continuaron mientras enviamos a funcionarios del gobierno 35 boletines semanales destacando los continuos abusos contra los derechos humanos en Cuba. También se presentaron otras publicaciones como boletines de educación continua, incluidos informes sobre las cárceles y el tratamiento de los presos, el papel del gobierno cubano en el movimiento contra la democracia y la trata de personas de médicos y otros profesionales cubanos.

Nuestros esfuerzos por educar al público mediante el video continuaron expandiéndose. Se produjeron y publicaron dieciséis videos en Facebook, incluidos perfiles de represores del gobierno, destacan la importancia del activismo no violento y talleres grabados sobre las relaciones corruptas de Cuba con Venezuela, Rusia, China e Irán.

En el primer trimestre de 2019, nuestro personal y colaboradores investigaron y redactaron un informe detallado sobre el secuestro de Venezuela por Cuba, "Cubazuela, crónica de una intervención cubana".

Durante 2018, el programa de represores cubanos de la FHRC continuó responsabilizando a los funcionarios del gobierno cubano que abusan de su poder. Las fotos y los datos personales de burócratas y policías corruptos y abusivos se envían a nuestra base de datos. Gracias a la información que brindamos, dos represores violentos cubanos residentes en Tampa y Gainesville, Florida, están siendo investigados por el FBI y el DHS (ICE)

Nuestra Base de Datos de Represores Cubanos ha identificado y expuesto a 97 de estos perpetradores hasta el momento, incluidos miembros de las Brigadas de Seguridad del Estado y de Respuesta Rápida, oficiales militares de alto rango que trabajan encubiertos en Venezuela y represores de cuello blanco que abusan de sus cargos para acosar a los disidentes políticos.

Además de los represores cubanos, la FHRC trabaja actualmente en otros cinco programas relacionados con Cuba: Resolución de conflictos, capacitando a los cubanos para presionar a las autoridades para que resuelvan sus necesidades Trata de personas, con el objetivo de detener la explotación esclavista de los profesionales cubanos Microcréditos, para dar a los empresarios cubanos lo necesario. recursos para iniciar un negocio, Conecta Cuba, para ayudar a los cubanos a superar las barreras de la información y la tecnología, y Concursos, para promover y evaluar el pensamiento independiente sobre la realidad de la isla.


La crítica estadounidense a Cuba sobre los derechos humanos es una hipocresía total, dado el historial de Estados Unidos de aterrorizar a la isla

Por Ben Norton
Publicado el 30 de noviembre de 2016 12:59 PM (EST)

(Reuters / Shane T. McCoy)

Comparte

El líder revolucionario Fidel Castro murió esta semana a los 90 años. El ex presidente cubano, conocido por sus compatriotas como El Comandante, sobrevivió a 10 administraciones presidenciales de Estados Unidos y también a cientos de intentos de asesinato por parte de la CIA.

Después de que ayudó a establecer la República de Cuba en una revolución de 1959 contra una dictadura de derecha respaldada por Estados Unidos, muchos actores del gobierno de Estados Unidos criticaron al líder socialista y a su nueva administración, y así fue durante décadas.

Inmediatamente después de la muerte de Castro, el presidente electo Donald Trump recurrió a Twitter para tachar a Castro de "dictador brutal", días antes de que hiciera la draconiana propuesta de que los estadounidenses debían perder su ciudadanía por quemar la bandera estadounidense en protesta (una actividad protegida por la Constitución ).

En febrero, cuando el presidente Barack Obama alivió algunas de las duras sanciones del gobierno de Estados Unidos contra Cuba después de cinco décadas, condenó el historial de derechos humanos de la pequeña nación insular. "Estados Unidos siempre defenderá los derechos humanos en todo el mundo", insistió.

Es ridículo escuchar al líder de un país que ahora está bombardeando seis países de mayoría musulmana y ayudando a convertir al Yemen empobrecido y hambriento en polvo. Sin mencionar que Obama lidera una superpotencia que encarcela a la mayoría de las personas en el mundo, obliga a los refugiados y migrantes a ingresar a centros de detención privatizados, con fines de lucro, parecidos a campos de internamiento, y deporta a millones de ellos. Además, Estados Unidos apoya dictaduras brutales en el Golfo y más allá, y la policía mata repetidamente a negros desarmados y los "protectores del agua" indígenas son brutalizados.

Sin embargo, la hipocresía de Estados Unidos que critica a Cuba por los derechos humanos es aún más difícil de comprender cuando se considera que la parte de Cuba con las peores prácticas de derechos humanos es el área controlada por Estados Unidos.

En la base naval de la Bahía de Guantánamo, Estados Unidos ha encarcelado a cientos de personas sin juicio, muchas han sido torturadas. El presidente Obama se ha comprometido en innumerables ocasiones a cerrarlo, hizo campaña en 2008 con tal promesa. Sin embargo, permanece abierto, con muchos de sus ex prisioneros liberados, pero aún está abierto.

El gobierno cubano considera que la base militar estadounidense en la bahía de Guantánamo se encuentra en un territorio ocupado ilegalmente. Después de todo, Estados Unidos considera a Guantánamo como su propiedad legítima; Estados Unidos se apoderó de ella cuando convirtió a Cuba de una colonia española en una colonia estadounidense de facto en la sangrienta guerra hispanoamericana de 1898.

La tortura no es de ninguna manera el único abuso de los derechos humanos cometido en este suelo, ni tampoco los crímenes estadounidenses del período posterior al 11 de septiembre. A principios de la década de 1990, se utilizó la bahía de Guantánamo para detener a refugiados haitianos que habían huido de un régimen iniciado por un golpe respaldado por la CIA en su empobrecido país. Las administraciones de George H.W. Bush y Bill Clinton utilizaron el susto del VIH / SIDA para justificar el forzar a decenas de miles de haitianos desesperados a entrar en lo que un juez federal de Estados Unidos describió como un sórdido "campo de prisioneros del VIH".

Un legado de terrorismo respaldado por Estados Unidos

La evidente contradicción de los políticos estadounidenses que hacen tales pronunciamientos moralistas se ve agravada por la historia del terrorismo respaldado por Estados Unidos en Cuba.

Como Salon detalló en una historia anterior, Estados Unidos ha aterrorizado a Cuba durante más de 50 años, desde que Castro lideró la revolución que liberó a su país del yugo del imperialismo estadounidense. El académico Noam Chomsky ha calificado la política de Estados Unidos en Cuba como una "campaña terrorista" y una "guerra terrorista asesina" de décadas.

En 1978, el periodista e historiador ganador del Premio Pulitzer, Garry Wills, escribió en The New York Times sobre la "campaña de terror y sabotaje dirigida contra Castro" de Estados Unidos. Incluso el historiador del establecimiento Arthur Schlesinger, quien asesoró al presidente John Kennedy y su hermano Robert, habló del intento de Estados Unidos de desatar "los terrores de la tierra" en la Cuba posrevolucionaria.

Dos años después de la revolución cubana de 1959, Estados Unidos lanzó una invasión militar a la isla, intentando derrocar violentamente a un gobierno que admitió que era muy popular y que mató e hirió a cientos de cubanos, quizás miles según algunas estimaciones.

El ex fiscal general de los Estados Unidos, Robert Kennedy, escribió en notas sobre una reunión en la Casa Blanca en 1961: "Mi idea es agitar las cosas en la isla con espionaje, sabotaje, desorden de género, dirigido y operado por los propios cubanos". Añadió que "no se ahorrará tiempo, dinero, esfuerzo ni mano de obra". Las personas en la reunión de la Casa Blanca discutieron el uso de productos químicos para incapacitar a los trabajadores azucareros cubanos y consideraron alentar a los "elementos gánsteres" en la isla.

¿Cuál ha sido el objetivo del gobierno de Estados Unidos desde entonces? Desde la década de 1960, se ha esforzado por, en palabras de Lester Mallory, ex subsecretario de Estado adjunto para asuntos interamericanos, "provocar el hambre, la desesperación y el derrocamiento" del gobierno revolucionario de Cuba, para "disminuir los salarios monetarios y reales. "a través" del desencanto y el descontento basados ​​en el descontento y las dificultades económicas ".

Para hacerlo, Estados Unidos impuso un embargo unilateral destructivo y paralizante a Cuba durante 55 años, un embargo que ha cobrado un precio enorme en la población civil del país y al que se ha opuesto enérgicamente gran parte de la comunidad internacional.

La presión de Estados Unidos no solo ha sido económica, a menudo ha sido violenta. De 1959 a 2006, según los informes, la CIA persiguió al menos 638 intentos de asesinato contra Castro, según la inteligencia cubana. El documental "638 Ways to Kill Castro", producido por la red de medios públicos del Reino Unido Channel 4, detalló una amplia gama de estrategias de asesinato fallidas organizadas por Estados Unidos.

Los civiles cubanos también han sido asesinados por terroristas de derecha entrenados por la CIA y acogidos por el gobierno de los Estados Unidos: Luis Posada Carriles, llamado "el Osama bin Laden de América Latina", trabajó anteriormente para la CIA, aunque el FBI luego lo designó como un terrorista. Un documento desclasificado del gobierno de Estados Unidos muestra que Posada Carriles probablemente planeó el atentado con bomba en 1976 del vuelo 455 de la aerolínea Cubana, que mató a 73 personas. Hoy vive en Miami, según Diario Las Américas.

De manera similar, cuando se le preguntó en "638 maneras de matar a Castro" si había estado detrás del atentado contra el avión civil, el terrorista cubano exiliado respaldado por Estados Unidos Orlando Bosch respondió: "Se supone que debo decir que no", antes de insistir en que cualquier cosa es justificado en la guerra contra Castro. Bosch declaró infamemente: "Todos los aviones de Castro son aviones de guerra", incluidos los aviones civiles cubanos. Incluso Dick Thornburgh, fiscal general de Estados Unidos bajo los presidentes Ronald Reagan y George Bush padre, llamó a Bosch "un terrorista impenitente". (Bosch murió de viejo en Miami en 2011).

Los complots de Estados Unidos para desestabilizar y derrocar al gobierno de Cuba han continuado durante la administración de Obama, a través de los mandatos de todos los presidentes, independientemente del partido. En 2014, se expusieron dos esquemas más: uno que se basaba en un sitio web falso similar a Twitter creado por la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional para difundir información errónea contra el gobierno y otro que involucraba la infiltración de la escena hip-hop de Cuba en un esfuerzo por provocar la disidencia.

En otras palabras, después de 57 años e innumerables complots frustrados, el país más poderoso del mundo no logró aplastar a un país que libró una revolución en su contra, y a una pequeña nación insular que resistió su constante ira.

A pesar de las increíbles dificultades y el esfuerzo concertado para destruirla, Cuba ha resistido. Aún así, logró crear algunos de los mejores sistemas de educación y atención médica del mundo. La revolución transformó una ex colonia estadounidense plagada de problemas de salud, analfabetismo y un desarrollo extremadamente desigual en un país con el mejor sistema educativo de América Latina y uno con una tasa de mortalidad infantil más baja que la estadounidense.

Sí, Cuba no tiene el nivel de vida de los países occidentales industrializados. Pero estos países desarrollaron sus economías a través de siglos de colonialismo, imperialismo, esclavitud de seres humanos y explotación brutal de tierras extranjeras. Las comparaciones con Cuba casi siempre están fuera de contexto, no se contrasta con países vecinos como, por ejemplo, Haití (donde Estados Unidos ha respaldado dos golpes de estado desde 1991 y ha trabajado con corporaciones multinacionales para bloquear un aumento del salario mínimo a un mísero .62 la hora). .

Habría mucho que ganar con una discusión matizada del legado de Castro, preferiblemente una realizada por el propio pueblo cubano. Debería examinarse detenidamente tanto los enormes beneficios y ganancias del gobierno cubano como los fracasos y problemas reales. Sin embargo, Estados Unidos no está en condiciones de hacer tales juicios, ha intentado incesantemente durante más de cinco décadas aplastar a ese gobierno.

Ben Norton

Ben Norton es reportero político y redactor de personal de AlterNet. Puede encontrarlo en Twitter en @BenjaminNorton.


Cuba: 60 años de revolución, 60 años de opresión

El mes pasado, el régimen cubano habría liberado a más de 6.500 prisioneros para frenar la propagación del COVID-19. También se informó que más de 300 personas fueron encarceladas por “propagar una epidemia” al negarse a usar máscaras faciales.

No está claro si los presos políticos se encontraban entre los que recibieron una “liberación anticipada”, pero de acuerdo con una petición firmada por organizaciones cubanas que operan en el exilio, los presos políticos continúan siendo sometidos a las condiciones más deplorables durante la pandemia.

Las acciones del régimen cubano demuestran claramente la implementación de políticas represivas bajo el disfraz de "modernización", afianzando aún más la dictadura totalitaria del gobierno.

Introducción

Cuba es la isla más grande del archipiélago de las Indias Occidentales, ubicada en la intersección del Océano Atlántico, el Golfo de México y el Mar Caribe. Aproximadamente a 90 millas al norte del país se encuentra el Estrecho de Florida de los Estados Unidos.

Cuba ha estado bajo un régimen autoritario desde 1952, cuando el dictador Fulgencio Batista tomó el poder. A medida que Batista amasó fortunas y acumuló su influencia sobre el país, desarrolló una reputación de gobernante corrupto y despiadado. Controló la prensa, suspendió las elecciones libres y justas y prohibió las protestas. Batista fue derrocado en 1959 por un golpe de estado, o "revolución" liderada por Fidel Castro, que resultó en la dominación política de Castro, y condenó a la isla a un aislamiento continuo del resto del mundo, incluso hoy.

Castro impuso una severa censura en Internet y regulaciones de medios controladas por el estado, y el gobierno cubano sigue teniendo las condiciones de medios más represivas de América. Reporteros sin Fronteras clasificó a Cuba en el puesto 171 de 180 países en su Índice de Libertad de Prensa 2020.

Detrás de la imagen revolucionaria de Castro había una intención letal: usó su influencia como opresor para perseguir y castigar a quienes participaron en la disidencia y se opusieron a su dictadura. Se violaron las libertades fundamentales, en particular los derechos civiles y políticos, y miles de cubanos fueron encarcelados, golpeados y ejecutados.

En la década de 1960, el régimen llegó incluso a sacar provecho de estas ejecuciones recolectando la sangre de los presos políticos antes de su ejecución. Se extrajeron aproximadamente siete pintas de sangre de cada prisionero, lo que provocó su estado de parálisis. Luego fueron levantados en camillas, ejecutados por un pelotón de fusilamiento y enterrados en fosas comunes. El gobierno cubano procedió a vender su sangre a 50 dólares la pinta al Vietnam comunista.

Ni siquiera los niños se salvaron de las oleadas de encarcelamientos y ejecuciones arbitrarios. Según los Archivos de Cuba, al menos 22 menores fueron asesinados por un pelotón de fusilamiento y 32 por ejecuciones extrajudiciales durante el régimen de Castro.

Estos horribles actos de explotación e injusticia son solo un vistazo al oscuro legado de Castro.

Tipo de régimen político

A fines de 1958, Fidel Castro y sus fuerzas rebeldes iniciaron el proceso de derrocamiento del dictador cubano Fulgencio Batista. Sin embargo, sus esfuerzos y preparación habían comenzado años antes cuando Batista canceló las elecciones cubanas de 1952 y tomó el poder. Fidel Castro, que se postulaba para un escaño en el Congreso, se vio privado de su oportunidad de ser elegido. Posteriormente comenzó a liderar un "Movimiento" para supuestamente devolver la isla caribeña a una nación democrática.

En enero de 1959, Fidel Castro y sus fuerzas rebeldes, incluidos Raúl Castro, Ché Guevera y Camilo Cienfuegos, finalmente ingresaron a La Habana y comenzaron a centralizar su poder, determinando unilateralmente cómo operaría el país. Aunque Castro afirmó ser un nacionalista democrático, su poder consolidado rápidamente condujo al arresto y ejecución de aproximadamente 500 funcionarios restantes de Batista.

Fidel Castro se vio influido en gran medida por el socialismo y el comunismo. Después de demoler los restos de la era de Batista, rápidamente se alió con la Unión Soviética, que proporcionó a Cuba un importante apoyo y subsidios agrícolas. La alineación de los dos países provocó a Estados Unidos durante la era de la Guerra Fría y provocó eventos internacionales como la Bahía de Cochinos y la Crisis de los Misiles en Cuba. Además, Estados Unidos impuso un embargo comercial en 1962.

El gobierno de Castro proclamó formalmente a Cuba como un estado socialista en 1961. El anuncio se hizo un mes después de la fallida invasión de Bahía de Cochinos patrocinada por Estados Unidos, que resultó en el encarcelamiento y ejecución de cientos de rebeldes anticastristas. Fidel Castro luego declaró la nulidad de las elecciones, lo que consolidó su poder y luego fue consagrado en la constitución cubana de 1976.

La constitución de 1976, que afianzó formalmente la dominación socialista, se inspiró en las ideologías de Marx, Engels y Lenin. Las críticas a la constitución se basaron en la forma en que fue redactada y el mecanismo que determinó su aprobación. La falta de participación ciudadana en la redacción de la constitución fue un gran déficit. El referéndum fue establecido por el Partido Comunista y la Asamblea Nacional, supervisada por Fidel Castro, cuyos miembros no fueron elegidos públicamente. La constitución, que controlaba todos los aspectos de la forma de vida de los ciudadanos, finalmente le dio al régimen la capacidad de aplastar a todos y cada uno de los disidentes.

Tras el colapso de la Unión Soviética en 1991, Cuba entró en lo que eufemísticamente se llamó un Período Especial, que incluyó racionamiento de alimentos, escasez de gasolina y la proliferación de huertos a pequeña escala para que los cubanos satisfagan sus necesidades nutricionales básicas, entre otras cosas. Al difundir propaganda internacional sobre la implementación de la atención médica y la educación universales, dejó a los cubanos sin oportunidades económicas y sin libertad, lo que fue particularmente devastador durante el Período Especial.

Media década después, la economía de Cuba comenzó a estabilizarse a medida que su historial de derechos humanos continuaba decayendo. En 2003, la "Primavera Negra" de Cuba generó la condena internacional cuando 75 periodistas fueron arrestados, torturados y detenidos arbitrariamente. Estos periodistas fueron detenidos por cargos falsos, sometidos a juicios ficticios, se les impidió consultar con un abogado fuera de la sala del tribunal y se les negó atención médica mientras estaban en prisión. Muchos de estos presos políticos languidecieron en prisión durante años. Entre ellos se encontraba el activista de derechos humanos Omar Rodríguez, quien fue detenido por su participación en el Proyecto Varela, un anteproyecto de ley encabezado por el activista prodemocracia Oswaldo Payá que proponía un referéndum en el que los cubanos decidirían reformas que permitirían el respeto efectivo de los derechos fundamentales.

Esa misma semana, tres hombres intentaron llegar a Estados Unidos secuestrando un ferry. Días después, después de un juicio espectáculo, fueron ejecutados por un pelotón de fusilamiento por lo que el gobierno afirmó ser actos de terrorismo. Otros cuatro hombres que habían ayudado a apropiarse del barco fueron condenados a cadena perpetua.

La represión sistemática del régimen cubano representa el sentimiento generalizado de injusticia que impregna la isla. Por ejemplo, la ley cubana contra la expresión, el Decreto 349, una de las primeras leyes firmadas por Díaz-Canel, entró en vigencia en 2018 y requiere que los artistas, músicos y escritores reciban la aprobación del gobierno antes de presentar su trabajo públicamente o incluso en la privacidad de sus hogares. El decreto permite al Ministerio de Cultura suspender las representaciones y asesorar sobre la cancelación total de la autorización para realizar trabajos artísticos. Estas sentencias solo pueden recurrirse ante el mismo Ministerio de Cultura, en contraposición a un organismo independiente e imparcial.

El Decreto 349 se basa en un sistema ya existente de leyes y reglamentos que amenazan la libertad de expresión. El Decreto es totalmente incompatible con las normas internacionales de derechos humanos, pone en peligro la libertad de expresión y la libertad y, en última instancia, tiene como objetivo silenciar las voces que critican al gobierno. El lenguaje de la ley es sumamente amplio y prohíbe, por ejemplo, el “uso de símbolos patrióticos que contravengan la legislación vigente” y “todo aquello que viole las disposiciones legales que regulan el normal desarrollo de nuestra sociedad en materia cultural”.

En febrero de 2019, la constitución de 1976 fue reemplazada por una nueva constitución a través de un proceso de referéndum orquestado. Aproximadamente el 86,9% de los votantes de los aproximadamente 8 millones que votaron apoyaron el referéndum.

Si bien una participación de votantes de casi el 87% se consideraría muy alta para las democracias de todo el mundo, en el caso de Cuba, es el resultado natural de un proceso estrictamente controlado cuyo único propósito es asegurar un resultado predeterminado.

Los funcionarios del gobierno van de puerta en puerta persuadiendo a los ciudadanos para que vayan a las urnas, y el disidente político Antonio Rodiles señala que la participación de los votantes suele ser extremadamente alta "porque aunque la gente sabe que es un teatro, también saben que llevan un registro de quién vota". Michael Svetlik, vicepresidente de la Fundación Internacional para Sistemas Electorales, confirma que las elecciones suelen estar manipuladas en regímenes autoritarios y que los ciudadanos votan por miedo al castigo. El sistema del régimen cubano no es una excepción, no hay partidos políticos de oposición ni votos secretos para impugnar la constitución o el régimen, por lo que los referendos no son libres ni justos.

Los disidentes, que consideraron fraudulento el proceso político, informaron que los ciudadanos fueron detenidos temporalmente por votar "no" o por abstenerse de votar por completo. El referéndum desencadenó detenciones arbitrarias en todo el país y llevó a la detención de más de 400 ciudadanos, así como a un mínimo de “48 actos de hostigamiento y 12 agresiones físicas”.

La policía también allanó las casas de los activistas de la oposición y amenazó a los disidentes, advirtiendo que “la próxima vez terminarán en una celda”, al referirse a los activistas que habían impartido un taller sobre observación del voto. José Daniel Ferrer, por ejemplo, quien promovió el voto del “No” en un parque público, fue detenido y, junto a otros 70 miembros de su organización, se declaró en huelga de hambre para protestar contra el estado monolítico del gobierno cubano.

La nueva constitución preserva el sistema socialista de partido único de Cuba y está "comprometida a no volver nunca al capitalismo como régimen", pero esta vez respalda abiertamente la inversión extranjera (artículo 28). Si bien, en teoría, la nueva constitución refleja algunos de los cambios propuestos por los ciudadanos cubanos, el régimen autoritario de Cuba continúa oprimiendo activamente a los ciudadanos cubanos al negarles los derechos fundamentales de expresión.

Por ejemplo, los ciudadanos hicieron campaña por una constitución que allanaría el camino para el matrimonio entre personas del mismo sexo. Sin embargo, la Comisión de Redacción eliminó las descripciones neutrales de género del matrimonio y dejó a los miembros de la comunidad LGBTQ sin los mismos derechos. Además, los ciudadanos cubanos pueden "combatir por cualquier medio, incluido el combate armado cuando no se dispone de otros medios, contra cualquiera que pretenda derrocar el orden político, social y económico". El término "derrocamiento", sin embargo, no está definido en la constitución y podría usarse ampliamente para apuntar a los disidentes por razones políticas. Además, si bien el Estado ahora prohíbe la discriminación por motivos de orientación sexual (artículo 42), protege a las mujeres de la violencia de género y salvaguarda sus derechos sexuales y reproductivos (artículo 43), la igualdad de género y sexual sigue siendo mejoras teóricas y abstractas. Las mujeres son constantemente excluidas como responsables de la toma de decisiones y son víctimas de horribles formas de abuso doméstico que solo se han intensificado durante la cuarentena de COVID-19. Yoani Sánchez, una célebre bloguera cubana y activista prodemocracia, proporciona una lista de recursos que las mujeres cubanas necesitan tan desesperadamente, incluidos refugios para mujeres maltratadas, salarios justos y la oportunidad de asumir cargos gubernamentales.

Quizás lo más notable es que la nueva constitución limita el mandato del presidente a dos períodos consecutivos de cinco años y destaca que, al igual que en los sistemas parlamentarios, el presidente será elegido por la Asamblea Nacional (artículo 126), lo que puede parecer un cambio significativo con respecto al régimen parlamentario. era anterior al gobierno de Castro durante casi seis décadas. Sin embargo, en la práctica, el régimen cubano sigue siendo un régimen totalmente autoritario sin un poder judicial independiente o una administración de justicia legal por la cual responsabilizar al gobierno.

La economía

Fidel Castro renunció a la mayor parte de su poder en 2008 y nombró a su sucesor, su hermano, Raúl Castro, como Jefe de Estado. La presidencia de Raúl supuestamente resultó en la expansión de la economía, lo que permitió la inversión extranjera, la compra y venta de propiedades y permitió a los empresarios abrir pequeñas empresas. Además, los cubanos obtuvieron acceso a teléfonos celulares, computadoras e internet.

En 2014, Raúl Castro y el entonces presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, anunciaron un intercambio de prisioneros y el restablecimiento de las relaciones diplomáticas, presentando aún más la fachada de una Cuba modernizada. Sin embargo, en el trasfondo de estos hechos, Raúl Castro continuó implementando muchas de las tácticas abusivas en las que se había basado su hermano. Por ejemplo, una “ley de peligrosidad” otorga al estado permiso para encarcelar a ciudadanos basándose en la sospecha de que podrían perpetrar delitos en el futuro, en lugar de sobre la base de haber cometido realmente un delito. La existencia de dicha legislación permite una aplicación demasiado amplia de la ley, lo que permite al régimen tomar medidas enérgicas contra diversas formas de disidencia.

Los críticos del régimen cubano afirman que la presidencia de Raúl no resultó en la expansión de la economía y que las reformas han sido lentas y sujetas a varias restricciones. Aproximadamente el 12 por ciento del PIB del país, generado a través de empresas privadas, está fuertemente controlado por el estado. Los ministerios que operan a nivel nacional, provincial y municipal tienen la autoridad de supervisar e informar sobre las empresas privadas bajo sus jurisdicciones. Estos ministerios someten a los dueños de negocios a requisitos abrumadores y permiten que los funcionarios gubernamentales impongan fuertes multas, suspendan licencias y confisquen propiedades. Además, a los ciudadanos cubanos solo se les permite adquirir una licencia para un negocio, lo que les impide diversificar sus oficios.

Otras regulaciones que han impedido el crecimiento del sector privado o le han impuesto restricciones incluyen la exigencia de que los taxistas privados documenten sus compras de combustible en las estaciones de servicio gubernamentales, impidiéndoles comprar combustible en el mercado negro. Sin embargo, la economía informal proporciona un medio fundamental para la innovación, la autonomía y el espíritu empresarial que, de otro modo, sería sofocado por el control estatal. Además, los restaurantes y bares tienen capacidad fijada en 50 clientes. Además, las guarderías deben distribuir un mínimo de dos metros cuadrados por niño, con no más de seis niños por asistente de guardería. Quizás lo más dañino son las leyes que hacen cumplir una escala salarial con pendiente ascendente. Los salarios aumentan a medida que se contratan más empleados, lo que se vuelve extremadamente costoso e inaccesible para el propietario promedio de un negocio, que gana un salario de aproximadamente $ 32 por mes. Mientras tanto, los agricultores se ven obligados a vender sus cultivos a precios establecidos por el estado y que están por debajo del valor de mercado, en lugar de que se les permita vender sus cultivos a precios establecidos por la oferta y la demanda.

En medio de una crisis económica cada vez más profunda, el gobierno impuso controles de precios que se aplican a las empresas estatales, así como a las cooperativas del sector privado, los agricultores, las pequeñas empresas y los ciudadanos autónomos. La carne de cerdo, por ejemplo, que antes se fijaba en 65 pesos la libra, ahora se fija en 45 pesos la libra, lo que ilustra la pérdida de ingresos que los agricultores tienen que soportar cuando sus salarios mensuales ya son tan escasos. “Con los nuevos precios estamos súper asfixiados porque el ganadero que traslada sus cerdos a La Habana todavía cobra 28 pesos la libra”, dijo el Sr. Soler, quien es un carnicero cubano. Estas medidas de control indican la falta de voluntad del gobierno para apoyar la expansión de la economía y, según Paul Hare, ex embajador británico en Cuba, también indican que el régimen cubano está preocupado por la influencia de los autónomos y las empresas cooperativas en Cuba. el sector agrícola. El control del gobierno sobre la oferta y la demanda crea una economía que no se ajusta a las necesidades de los ciudadanos y daña efectivamente su nivel de vida.

El control estatal sobre el sector privado confirma que la expansión de la economía por parte del régimen es profundamente superficial. En lugar de promover una economía diversificada y rica en capital, el estado suprime cualquier competencia contra sus intereses políticos.

En 2018, Miguel Díaz-Canel sucedió a Raúl Castro como presidente de Cuba. Es la primera persona fuera de la familia Castro en tomar el poder desde la Revolución Cubana hace más de medio siglo. Sin embargo, su elección no tuvo lugar en el contexto de unas elecciones libres y justas. Fue seleccionado por la Asamblea Nacional como su único candidato, lo que aseguró su nombramiento y la continuación del estado unipartidista de Cuba.

Si bien los teléfonos celulares, las computadoras y la Internet existen dentro de la economía de Cuba, el presidente Miguel Díaz-Canel continúa restringiendo el acceso de los ciudadanos cubanos a la Internet móvil a través de precios prohibitivamente altos, cuatro gigabytes de datos, por ejemplo, cuestan aproximadamente $ 30 por mes, que es equivalente al salario medio mensual de la mayoría de los ciudadanos. Internet también continúa siendo fuertemente censurado por el estado. El régimen cubano bloquea activamente las noticias independientes, así como los sitios web que se oponen al gobierno y abogan por una reforma fundamental.

Salud y educación

Algunos pueden considerar que la Revolución Cubana ha transformado el país, tanto en términos de desafiar los intereses y la política extranjeros como en la forma en que los cubanos estructuran su vida diaria, inspirando a muchos que se han quedado en el país, ya que el estado ha afirmado hacer mejoras en la atención médica. , educación y alfabetización, e inició misiones humanitarias internacionales.

Sin embargo, la Revolución Cubana también ha empujado a millones de personas a abandonar el país. Sesenta y un años después del golpe de Estado de Fidel Castro, el legado más oscuro de la revolución continúa impregnando la sociedad cubana. El venerado sistema social del estado es simultáneamente un sistema de pobreza casi universal. La atención médica y la educación universales significan poco si los productos médicos se agotan, si la maquinaria está desactualizada y si los edificios se derrumban. Las fuentes transmiten que faltan medicamentos y que los estantes enteros de las farmacias están vacíos. A menudo se espera que los que se enferman traigan sus propias sábanas, comida y agua al hospital.

Hilda Molina, la ex neurocirujana jefa de Cuba, lamentó el estado del sector salud cubano y describió la politización del sistema de salud por parte del régimen cubano, donde el control se ejerce sobre instituciones médicas y científicas, universidades y profesionales. En este contexto, las estadísticas médicas son administradas, y a menudo falsificadas, por el estado, en contraposición a los expertos independientes. El Dr. Molina también reveló que las aguas residuales y la basura a menudo se esparcen por las calles, contaminando el suministro de agua potable del país y afianzando aún más las deficientes y peligrosas condiciones de salud.

El régimen cubano obstaculiza las capacidades de los médicos bajo un sistema altamente controlado que sofoca el progreso médico. La sociedad cerrada del país prohíbe a los profesionales de la salud viajar, consultar y relacionarse con otros expertos médicos de la comunidad internacional, lo que afecta su capacidad para recibir información actualizada y colaborar con otros de manera innovadora.

Si bien las misiones médicas "estimadas" de Cuba a menudo son adoradas por los medios de comunicación y los gobiernos anfitriones de todo el mundo, incluida una reciente misión COVID-19 a Italia, son injustas porque representan una forma moderna de esclavitud. Los médicos cubanos suelen compartir historias de su participación forzada en las misiones médicas de Cuba y describen las estrictas regulaciones impuestas por el régimen cubano para evitar que deserten mientras se encuentran en el extranjero. Informan que las autoridades cubanas las vigilan en el extranjero, les confiscan los pasaportes y las someten a horribles formas de intimidación, que incluyen acoso y abusos sexuales. Algunos médicos han revelado que estaban apostados en zonas infiltradas por bandas criminales y fueron amenazados a punta de pistola. A pesar de su perseverancia en estas peligrosas condiciones, a los médicos solo se les paga una fracción de lo que se les debe, mientras que el resto de su remuneración se canaliza al régimen cubano. El relator especial de la ONU sobre las formas contemporáneas de esclavitud y el relator especial de la ONU sobre la trata de personas incluso señalaron que "el trabajo forzoso constituye una forma contemporánea de esclavitud", en su carta al régimen cubano en 2019.

Además, los médicos cubanos han notado que a menudo se les obliga a falsificar estadísticas y hacer propaganda política. Los médicos se ven obligados a falsificar estadísticas mientras están en el extranjero, inventando pacientes y visitas a clínicas, porque amplificar la eficacia de sus misiones médicas permite a los funcionarios cubanos exigir más pagos a varios países anfitriones. Thaymi Rodríguez, una dentista que estaba estacionada en Venezuela, confiesa que estaba obligada a ver a 18 pacientes al día, pero que solo podía ver a cinco. Como resultado, tendría que desechar los medicamentos sobrantes, “porque simplemente teníamos que hacerlo”, expresando lo doloroso que era desechar los medicamentos en países donde se necesitan tanto.

Estos abusos revelados por médicos cubanos, obligados a participar en las misiones médicas del estado, ponen de relieve la exportación de corrupción y explotación del régimen cubano al exterior.

En cuanto al sistema educativo, fuentes sostienen que Fidel Castro no ayudó a los ciudadanos cubanos a lograr la alfabetización. Cuba ya tenía una educación casi universal y altas tasas de alfabetización antes de la revolución de 1959. Además, según los datos recopilados por Carmelo Mesa-Lago, profesor emérito de la Universidad de Pittsburgh y experto en Cuba, la crisis económica de la década de 1990, que provocó que la economía se desplomara en un 35% - resultó en el deterioro del sistema educativo. El sistema educativo de Cuba aún no se ha recuperado y los indicadores de educación se mantienen por debajo de los niveles de 1989.

Además, los bajos salarios y la falta de incentivos llevan a los maestros a emigrar o abandonar sus profesiones en busca de oportunidades más lucrativas. Los salarios de los educadores son insuficientes para mantener una calidad de vida adecuada y sirven para reforzar un sistema educativo profundamente deficiente e injusto. El régimen cubano controla el sector educativo para promover una psicología revolucionaria que a su vez sostiene al estado socialista. Como dijo una vez Fidel Castro: “Las universidades solo están disponibles para quienes comparten mis creencias revolucionarias”.

Estudios de caso

Como se ha dejado claro, Cuba no es un país democrático donde hay independencia y separación de poderes. Bajo este tipo de régimen, no existe garantía de independencia en la administración de justicia, lo cual se destacará a través de los siguientes estudios de caso.

Oswaldo Payá y Ángel Carromero

El 22 de julio de 2012, Oswaldo Payá y su joven socio, Harold Cepero, murieron en un accidente automovilístico en el este de Cuba. Las circunstancias del accidente aún están en disputa y no se pueden determinar sin una investigación independiente.

Payá fue uno de los disidentes y activistas de derechos humanos más célebres de Cuba, defensor de la paz y las libertades civiles, y recibió el Premio Sájarov 2002, que se otorga a una persona que lucha por los derechos humanos y las libertades fundamentales. Fue el fundador y líder del Proyecto Varela, una campaña de petición que convocó a un referéndum en el que los cubanos decidirían sobre reformas legales para garantizar la libertad de expresión y reunión, entre otros derechos fundamentales. Formalmente, la constitución cubana permite a los ciudadanos introducir reformas legislativas si recolectan 10,000 firmas ciudadanas, y Oswaldo Payá logró recolectar más de 11,000.

A pesar de sus esfuerzos pacíficos, el Sr. Payá sufrió un continuo hostigamiento e intimidación por parte del régimen. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha denunciado el hostigamiento y persecución del gobierno cubano contra grupos de la sociedad civil y defensores de derechos humanos desde 1962, y señaló que “durante décadas el Estado cubano ha organizado la maquinaria institucional para silenciar las voces ajenas al régimen y para reprimir a los periodistas independientes, así como a los artistas o ciudadanos que intentan organizarse para articular sus demandas ”.

El gobierno ha alegado que el accidente automovilístico que mató a los señores Payá y Cepero ocurrió cuando el conductor, Ángel Carromero, exlíder juvenil del partido gobernante español, perdió el control del vehículo y se estrelló contra un árbol. Determinaron que el accidente ocurrió por la velocidad a la que conducía el señor Carromero y por su frenazo brusco cuando el automóvil estaba sobre una superficie resbaladiza. Posteriormente, el Sr. Carromero fue declarado culpable de homicidio vehicular y sentenciado a cuatro años de prisión. Desde entonces ha sido liberado en España para cumplir el resto de su mandato.

Los disidentes cubanos y el señor Carromero, sin embargo, tienen un relato diferente de los mismos hechos que se desarrollaron en 2012. En una entrevista con El Washington Post, El señor Carromero afirmó que funcionarios del gobierno siguieron su automóvil y lo embestieron, resultando en la muerte de los señores Payá y Cepero, y en su propia pérdida del conocimiento. Una vez que lo llevaron al hospital, el Sr. Carromero fue rodeado por funcionarios del gobierno que despiadadamente desestimaron sus detalles del accidente. Fue drogado y obligado a firmar declaraciones con evidencia inventada y autoincriminatoria. Según el señor Carromero, los agentes le advirtieron que “dependiendo de lo que [él] dijera las cosas podrían salir muy bien o muy mal para [él]”.

Además, su falsa confesión fue difundida por televisión en condiciones deplorables. Lo mantuvieron incomunicado entre cucarachas y otros insectos, con un inodoro que carecía de tanque, mientras el agua manaba del techo. Estas formas de tratos crueles y degradantes pueden constituir tortura y constituyen una violación permanente de los artículos 18, 25 y 26 de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre (“Declaración Americana”), y de los artículos 5, 8, 9 , 10 y 11 de la Declaración Universal de Derechos Humanos (“DUDH”), a la que Cuba está obligada. La DUDH expresa expresamente que “Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes”.

El informe legal de la Fundación de Derechos Humanos sobre el asesinato premeditado y sancionado por el estado del Sr. Payá documenta ampliamente la crueldad del régimen totalitario de Cuba del que también fue víctima el Sr. Carromero.

El régimen cubano viola sistemáticamente los derechos al debido proceso de los activistas, particularmente a través de juicios que son puramente simbólicos y se llevan a cabo para fortalecer al régimen, en lugar de encontrar la verdad y administrar justicia. Después de su arresto, el Sr. Carromero no tuvo acceso a asesoría legal durante muchas semanas y, más tarde, todas sus conversaciones con su abogado fueron supervisadas por un funcionario cubano.De acuerdo con el derecho internacional de los derechos humanos, el derecho a un abogado defensor no se retrasará y las oportunidades de consultar con un abogado no serán interceptadas ni censuradas.

Además, durante el juicio del Sr. Carromero, sus abogados no pudieron acceder a su expediente ni a las pruebas en las que se basaban sus acusaciones. La familia del Sr. Payá nunca fue incluida en la investigación y se le prohibió asistir al juicio del Sr. Carromero.

Human Rights Watch ha informado que los juicios de presos políticos en Cuba son audiencias prácticamente a puerta cerrada que duran menos de una hora. La organización no pudo documentar un solo caso bajo el régimen de Raúl Castro en el que un tribunal hubiera absuelto a un detenido político. El juicio del Sr. Carromero no fue una excepción: las autoridades prohibieron al público asistir a su juicio y solo permitieron la entrada a la sala del tribunal a miembros del Partido Comunista de Cuba. Sin embargo, la apertura de las audiencias es imperativa para asegurar la confianza pública en la integridad del sistema legal, así como en la administración de justicia.

Casi ocho años después, aún no se ha garantizado justicia para la familia del Sr. Payá y para el Sr. Carromero. Si bien la DUDH garantiza la igualdad ante la ley, incluido el derecho a una audiencia pública y justa por un tribunal imparcial, el régimen cubano continúa abusando de su poder con fines políticos y, en última instancia, para actuar con impunidad.

En una conferencia de prensa en 2016 con el entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama, Raúl Castro negó inequívocamente la presencia de presos políticos en Cuba. Sin embargo, los grupos de derechos humanos continúan documentando los casos de disidentes cubanos que continúan siendo perseguidos bajo el régimen cubano.

Los Archivos de Cuba documentaron al menos 500.000 personas que han sido víctimas de detenciones arbitrarias desde el 1 de enero de 1959. Ramón Velásquez Toranzo es uno de ellos. En el Día Internacional de los Derechos Humanos en 2006, el Sr. Toranzo emprendió una “marcha de la dignidad” con su esposa Bárbara y su hija, Rufina. Mientras marchaban, portaban carteles que decían “respeto por los derechos humanos”, “libertad de los presos políticos” y “no más represión contra la oposición pacífica”. Pidieron el respeto de sus libertades civiles, que están garantizadas en la DUDH, la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, y formalmente en la Constitución cubana, pero que son ignoradas por el régimen cubano.

Marchaban silenciosamente y, de noche, dormían en las aceras, en las paradas de autobús y en las casas de quienes les ofrecían refugio. Empezaron en Santiago de Cuba y esperaban recorrer todo el país, pero fueron detenidos y detenidos en las afueras de Holguín. La brigada de respuesta rápida del gobierno cubano los intimidó con barras de metal y amenazó con violar a Bárbara y Rufina. Cuatro días después, cuando el Sr. Toranzo fue liberado de la prisión, continuaron marchando. Las fuerzas estatales, sin embargo, continuaron atormentándolos al tratar de atropellarlos con autos.

Llegaron a Camagüey, a más de 300 kilómetros de donde iniciaron su marcha, el 19 de enero de 2006 y fueron nuevamente detenidos. Luego de ser detenido por cuatro días más, el Sr. Toranzo fue llevado a un tribunal municipal, donde fue acusado de “peligrosidad”, sometido a un juicio a puerta cerrada y sentenciado a tres años de prisión. La ley de "peligrosidad" de Cuba permite a las autoridades cubanas encarcelar a ciudadanos antes de haber cometido algún delito. Su encarcelamiento se basa en la sospecha de que podrían cometer delitos en el futuro.

Un ex juez de alto rango reveló que los casos legales contra los disidentes son manejados por las fuerzas de seguridad del estado y que los jueces a menudo acceden a pruebas fabricadas. En el caso del señor Toranzo, las pruebas del régimen en su contra implicaban "advertencias oficiales" por estar desempleado, estas advertencias se presentaron mientras el señor Toranzo marchaba y, como resultado, nunca había sido visto por él. Además, durante el juicio del Sr. Toranzo, que duró menos de una hora, el juez presidente convocó un receso para confrontar al abogado del Sr. Toranzo. Al regresar, el abogado del Sr. Toranzo dejó de defenderlo y permaneció en silencio durante el resto del juicio.

La Declaración Americana establece expresamente que toda persona tiene derecho a un juicio justo, derecho a protección contra la detención arbitraria y derecho al debido proceso legal. Nadie puede ser sometido a "castigos crueles, infames o inusuales". Tras la sentencia del señor Toranzo, y en flagrante violación de sus derechos, fue despojado de su ropa interior y detenido en régimen de aislamiento sin cama y en una celda inundada de agua.

El régimen cubano no solo atormenta a los presos políticos, sino que también se alimenta de sus familiares. Después del arresto del Sr. Toranzo, se pintó con aerosol "Muerte a los gusanos de la casa 58" (su dirección) en una parada de autobús cercana a su casa. Esta terminología deshumanizadora, dirigida a los presos políticos y sus familias, es una práctica común.

El régimen también asignó a un hombre cerca de la casa del Sr. Toranzo para que siguiera a la familia. Los funcionarios cubanos exigieron que los amigos de Rufina informaran sobre sus actividades, y la vigilancia constante finalmente la llevó a huir a Estados Unidos. Asimismo, su hermano René, denunció seguimiento por parte del Estado y señaló que funcionarios cubanos interrogaron a todas las personas con las que interactuó.

El caso del Sr. Toranzo es un espejo del gobierno represivo de Cuba, un régimen implacable en su abuso de poder y en la negación de los derechos y libertades fundamentales.

Aunque el referéndum constitucional de Cuba podría haber sido propagado como un avance hacia una sociedad más abierta, el presidente Díaz-Canel continúa implementando las tácticas peligrosas y, a veces, mortales de los Castro. Los casos de Oswaldo Payá y Ramón Velásquez Toranzo son solo dos ejemplos de la explotación de la justicia por parte del régimen cubano.

En 2019, miembros de la oposición cubana fueron constantemente arrestados, encarcelados y torturados arbitrariamente. Hubo informes de varios casos de presos de conciencia que fueron atacados por sus creencias pacíficas, y la ONG Cuban Prisoners Defenders informó que un mínimo de 71 personas fueron encarceladas por cargos políticos.

Es probable que las cifras reales sean mayores, pero el gobierno cubano impide que grupos independientes ingresen al país para informar sobre la situación de los derechos humanos. Además, la censura del gobierno y los medios controlados por el estado silencian a los cubanos que se oponen al régimen, y continúan encubriendo la corrupción y la criminalidad del gobierno. La falta de transparencia del estado afianza aún más la dictadura totalitaria del gobierno, donde incluso los manifestantes más pacíficos son castigados por reclamar lo que se les debe: libertades civiles y libertades fundamentales.

Al mismo tiempo, artistas, periodistas, abogados y miembros de la oposición cubanos continúan languideciendo en los gulags cubanos. Debemos hablar en su nombre y seguir haciéndonos eco de sus llamamientos en favor de la libertad y el estado de derecho. Mientras el régimen cubano sigue evitando la rendición de cuentas por sus atroces crímenes, debemos poner fin a su cultura de impunidad defendiendo los derechos humanos y pidiendo la liberación inmediata e incondicional de los valientes defensores de los derechos humanos de Cuba.


Ver el vídeo: Historia de los Derechos Humanos - Documental