Demeter y Perséfone

Demeter y Perséfone


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Explicador: La historia de Deméter y Perséfone

El estudiante de la mitología griega a menudo se sorprende por el hecho de que algunos dioses y diosas tienen roles importantes en las narraciones míticas, y otros tienen un papel muy limitado. La diosa Deméter es un caso interesante de esto. Como diosa olímpica y figura de la fertilidad, fue muy importante en la religión y la vida de la antigua Grecia, pero tuvo un papel bastante pequeño en su literatura y mitología.

Se la mencionó un poco en la epopeya homérica, especialmente en la Ilíada, pero no tuvo un papel real que desempeñar ni en la Ilíada ni en la Odisea. Tampoco apareció en absoluto como un personaje en el drama griego existente.

Sin embargo, hay un poema bastante hermoso llamado Himno homérico a Deméter en el que Deméter y su hija Perséfone son el foco central de atención. Probablemente data de la primera mitad del siglo VI a.C. Tiene 495 versos y está compuesto en hexámetros, el mismo metro poético que la Ilíada y la Odisea. Sin embargo, a pesar de sus conexiones con la poesía épica y del título "Homérico", el himno es de autoría incierta.


La gran diosa Deméter tenía una hija joven y hermosa, Perséfone. El padre de Perséfone era el gran hijo del propio Cronos, el Zeus Trueno. Érase una vez, la hermosa Perséfone, junto con sus amigos oceánicos, jugaban sin preocupaciones en el floreciente valle de Nise. Como una mariposa de alas ligeras, la joven hija de Demetrius llegó corriendo de flor en flor. Arrancó hermosas rosas, fragantes violetas, lirios blancos como la nieve y jacintos rojos. Perséfone estaba loca por descuido, sin saber qué destino le había ordenado su padre Zeus. De podía pensar que no volvería a ver pronto la clara luz del sol, que no pronto disfrutaría de las flores e inhalaría su dulce aroma. Zeus la entregó en matrimonio a su sombrío hermano Hades, el gobernante del reino de las sombras de los muertos, y con él viviría en la oscuridad del inframundo, privada de la luz del abrasador sol del sur.

Hades vio a Perséfone mientras se volvía loca en el valle de Nise e inmediatamente decidió robarla. Le rogó a la diosa Gaia que creara una flor inusualmente hermosa. La diosa Gaia estuvo de acuerdo, y una flor maravillosa floreció en el valle de Nise, su embriagador aroma se extendió por todos lados. Perséfone vio la flor, extendió la mano, agarró el tallo y lo arrancó. Pero de repente la tierra se disuelve y en un carro dorado, tirado por caballos negros, aparece el gobernante del reino de las sombras de los muertos, el sombrío Hades. Agarró a la joven Perséfone, la subió a su carro y en un instante desapareció con sus veloces caballos en las entrañas de la tierra. Perséfone apenas logró gritar. El grito de terror de la joven hija de Deméter se extendió por todas partes hasta llegar a los abismos del mar y al brillante Olimpo. Nadie vio al lúgubre Hades secuestrar a Perséfone, solo el dios Helios, el Sol, lo vio.

Hades secuestra a Perséfone, Luca Giordano

La diosa Deméter escuchó el llanto de Perséfone. Rápidamente se encontró en el valle de Nise, buscando a su hija por todas partes, preguntando a sus amigos, los Oceanids, pero no estaba por ningún lado. Las Oceanidas no vieron dónde había desaparecido Perséfone.

El dolor severo por la pérdida de su única hija amada se apoderó del corazón de Demeter. Vestida con ropas oscuras, durante nueve días, ajena e indiferente a todo lo demás, la gran diosa Deméter vagó por la tierra derramando lágrimas amargas. Buscó a Perséfone por todas partes, rogando a todos que la ayudaran, pero nadie pudo ayudarla en su dolor. Finalmente, solo en el décimo día, fue al dios Helios & # 8211 el Sol, y con lágrimas en los ojos le preguntó:

& # 8220 ¡Oh, radiante Helios! Viajas en un carro dorado alto en el cielo por toda la tierra y todos los mares ves todo, nada se te puede esconder si tienes al menos un poco de misericordia de mí, una madre infeliz, dime dónde está mi hija Perséfone , dime donde buscarla! La escuché llorar, me la robaron. La estaba buscando por todas partes, ¡pero no pude & # 8217 encontrarla en ninguna parte! & # 8221
El radiante Helios respondió a Deméter:

& # 8220 Gran diosa, sabes cuánto te respeto y ves cómo me duele mientras veo tu dolor. Sepa: el gran hombre de las nubes Zeus le dio a su hija a su lúgubre hermano, el gobernante Hades, quien robó a Perséfone y la secuestró en su reino horrorizado. Supere su gran dolor, la diosa grande es su hija & # 8217s esposo, ella se convirtió en la esposa del poderoso hermano del gran Zeus. & # 8221

Esto entristeció aún más a la diosa Deméter. Estaba enojada con el trueno Zeus por haberle dado a Perséfone a la esposa de Hades y # 8216 sin su consentimiento. Dejó a los dioses, dejó el brillante Olimpo, tomó la forma de un mortal ordinario y, vestida con ropas oscuras, vagó entre los mortales durante mucho tiempo, derramando lágrimas amargas.

Detuvo todo crecimiento en el suelo. Las hojas de los árboles se marchitaron y cayeron. Los bosques estaban desnudos. La hierba quemó, las flores soltaron sus coloridas guirnaldas y se marchitaron. No había frutos en los huertos, ni enredaderas verdes, ni uvas pesadas y jugosas madurando en ellos. Los campos que alguna vez fueron fértiles estaban desolados, ni un solo tallo en ellos. La vida en la tierra murió. El hambre reinaba en todas partes, se podían escuchar llantos y gemidos en todas partes. La fatalidad amenazaba a toda la raza humana. Pero inmersa en el dolor por su tierna y amada hija, Deméter no vio nada, no escuchó nada.

Finalmente, Deméter llegó a la ciudad de Eleusis. Allí, junto a las murallas de la ciudad, se sentó a la sombra bajo un olivo en la & # 8220 piedra del dolor & # 8221 junto al & # 8220pozo de las vírgenes & # 8221. Deméter permaneció inmóvil como una estatua real. Su túnica oscura caía en pliegues rectos. Tenía la cabeza relajada y lágrimas y gotas caían de sus ojos una tras otra. Deméter permaneció sentado así durante mucho tiempo, solo e inconsolable.

Las hijas del rey eleusino Kelei la vieron. Se sorprendieron al ver a una mujer llorando vestida de oscuro junto al pozo, se acercaron a ella y le preguntaron con simpatía quién era. Pero la diosa Demeter no se les reveló. Dijo que se llamaba Deo, que era nativa de Creta, que había sido secuestrada por ladrones, pero se escapó de ellos y después de largas andanzas llegó a Eleusis. Demeter le pidió a las hijas de Kelei que la llevaran a la casa de su padre y ella aceptó convertirse en la criada de su madre, cuidar de los niños y trabajar en la casa de Kelei.

Las hijas de Kelei y # 8217 llevaron a Demeter con su madre Metaneira. Nunca se les pasó por la cabeza que estaban trayendo una gran diosa a la casa de su padre. Pero cuando llevaron a Deméter a la casa, tocó el umbral superior de la puerta con la cabeza y toda la casa se iluminó con una luz maravillosa. Metaneira se levantó para encontrarse con la diosa y se dio cuenta de que el extraño que le habían traído sus hijas no era un mortal común. La esposa de Kelly se inclinó ante ella y la invitó a sentarse en el lugar de su reina. Deméter se negó a que se sentara en silencio en el lugar habitual de la criada, todavía indiferente a todo lo que sucedía a su alrededor. Pero la criada de Metaneira, la alegre Yamba, al ver el profundo dolor del extraño, trató de animarla. Sirvió ágilmente tanto a ella como a su amante Metaneira, su risa sonó fuerte y sus bromas se derramaron. Deméter sonrió por primera vez desde que su sombrío Hades le había robado a su hija y accedió a probar la comida por primera vez.

Deméter se quedó con Kelei. Ella se hizo cargo de la crianza de su hijo Demophont. La diosa decidió hacer inmortal a Demophont. Sostuvo al niño en el pecho de su diosa, de rodillas respiraba el aliento inmortal de la diosa. Deméter lo untó con ambrosía, y por la noche, cuando todos en la casa de Kelei estaban dormidos, envolvió a Demophont en pañales y lo metió en el horno caliente. Pero Demophont no recibió la inmortalidad. Una vez que Metaneira vio a su hijo tirado en el horno, se asustó terriblemente y comenzó a rogarle a Deméter que no lo hiciera. Deméter estaba enojado con Metaneira, sacó a Demofonte del horno y dijo:

& # 8220 ¡Oh, mujer irracional! Quería darle la inmortalidad a tu hijo, hacerlo invulnerable. Sepa que soy Deméter, que da fuerza y ​​alegría a mortales e inmortales. & # 8221

Deméter les reveló a Kelei y Metaneira quién era ella y tomó su imagen ordinaria de una diosa. La luz divina se extendió sobre las cámaras de Kelei y # 8217. La diosa Deméter estaba erguida, majestuosa y hermosa, su cabello dorado caía sobre sus hombros, la sabiduría divina brillaba en sus ojos, la fragancia fluía de su ropa. Metaneira y su esposo cayeron de rodillas frente a ella.

La diosa Deméter ordenó que se construyera un templo en Eleusis cerca del manantial de Calichora y se quedó a vivir en él. En este templo, la propia Deméter inició solemnes celebraciones.

El dolor por su tiernamente amada hija no abandonó a Deméter, no olvidó su enojo hacia Zeus. La tierra todavía estaba estéril. La hambruna se hizo cada vez más intensa, ya que no crecía ni una sola hierba en los campos de los agricultores. En vano los bueyes de sus dueños tiraron del pesado arado sobre ellos & # 8211 su trabajo fue en vano. Tribus enteras se extinguieron. Los gritos de los hambrientos se elevaron hasta el cielo, pero Deméter los ignoró. Finalmente, los sacrificios humeantes en la tierra en honor a los dioses inmortales se detuvieron. La fatalidad amenazaba a todos los seres vivos. Pero el gran hombre de las nubes Zeus no quería que los mortales murieran. Envió a Demeter, el mensajero de los dioses Iris. Rápidamente voló con sus alas de arco iris a Eleusis, para el templo de Demeter. Y la llamó, le suplicó que regresara al brillante Olimpo entre los dioses. Deméter permaneció sordo a sus súplicas. Otros dioses fueron enviados por el gran Zeus a Deméter, pero la diosa no quería regresar al Olimpo antes de que Hades devolviera a su hija Perséfone.

Entonces el gran Zeus envió a su sombrío hermano Hades Hermes, tan rápido como un pensamiento. Hermes descendió al horrorizado reino de Hades, apareció ante el gobernante de las almas de los muertos sentado en un trono dorado y le entregó la voluntad de Zeus.

Hades accedió a dejar que Perséfone fuera con su madre, pero antes de eso la dejó tragar un grano de granada, símbolo del matrimonio. Perséfone ascendió en el carro dorado de su marido, acompañada de Hermes, los caballos inmortales del Hades volaron, no existían obstáculos para ellos y en un instante llegaron a Eleusis.

Olvidando todo por alegría, Deméter se apresuró a encontrarse con su hija y la tomó en sus brazos. Su amada hija Perséfone estaba nuevamente con ella. Demeter regresó al Olimpo con ella. Entonces el gran Zeus decidió que dos tercios del año Perséfone debería vivir con su madre, y un tercio regresar con su esposo Hades.

Pinax de Perséfone y Hades, Reggio Calabria

El gran Deméter restauró la fertilidad de la tierra y nuevamente todo se volvió verde y comenzó a florecer. Los bosques estaban cubiertos de tiernas hojas primaverales, flores de césped verde abigarrado en los prados. Pronto se plantaron los campos de cereales, las huertas florecieron y empezaron a oler el verdor de los viñedos que brillaban al sol. Toda la naturaleza se despertó. Todos los seres vivos se regocijaron y glorificaron a la gran diosa Deméter y a su hija Perséfone.

Pero todos los años Perséfone deja a su madre, y cada vez Deméter se hunde en el dolor y se viste de nuevo con ropas oscuras. Y toda la naturaleza llora el pasado de Perséfone. Las hojas de los árboles se vuelven amarillas y el viento otoñal las arrastra, las flores florecen, los campos están desiertos, llega el invierno. La naturaleza duerme para despertar en el alegre resplandor de la primavera & # 8211 cuando regresa con su madre desde el infeliz reino de Hades Perséfone. Y cuando su hija regresa a Deméter, la gran diosa de la fertilidad con mano generosa vierte sus regalos a la gente y bendice el trabajo de los agricultores con una rica cosecha.


Una plaga en la tierra

Su madre la escuchó llorar y empezó a buscarla por todo el mundo. Mientras Perséfone faltaba, Deméter creó una plaga en la tierra en la que nada germinó y nada creció. Ella habría destruido a la humanidad por completo si Zeus no se hubiera dado cuenta y no hubiera actuado en consecuencia.

Claramente, un genocidio humano no redundaba en beneficio de los dioses. Los privaría de los honores que recibieron de los mortales. Su existencia sin los honores de los humanos sería intolerable y Zeus, como gobernante del mundo, no podía permitir que eso sucediera.

Pero Deméter no soltó su furia por la pérdida de su hija. No iría al Olimpo, el hogar de los dioses, y no dejaría que los frutos crecieran en la tierra hasta que volviera a ver a Perséfone.

Zeus se vio obligado a ceder y envió al mensajero Hermes al inframundo para recuperar a la niña. Pero, justo cuando se iba, Hades la convenció de que comiera la semilla de una granada para evitar que se quedara con su madre sobre la tierra todos sus días. Por lo tanto, Perséfone se vio obligada a pasar un tercio de cada año bajo la tierra con Hades y dos tercios con su madre y la comunidad de dioses en el monte Olimpo.

El regreso de Perséfone a Deméter. (Shuishouyue / Dominio publico )

La transición de Perséfone del mundo feminizado de un prado florido al implacable mundo masculino de Hades difícilmente podría ser más fundamental.

Los dioses masculinos que perpetraron el acto, Zeus y Hades, no tenían ningún rasgo redentor en el himno, y realmente fueron destruidos por la pura fuerza del amor de Deméter por su hija. La narración principal del himno tiene algunas similitudes con la respuesta de Aquiles a la pérdida de Patroclo en la Ilíada, pero la ira de Deméter fue universal con una especie de poder maternal cósmico.


La historia de Deméter y Perséfone

Deméter, la hermana de Zeus, tenía una hermosa hija llamada Perséfone, a quien amaba por encima de todo. Según la leyenda, su hogar estaba en las cercanías del Etna en Sicilia.

Un día soleado, mientras Perséfone estaba con sus amigos recogiendo rosas, lirios y jacintos de un prado floreciente, de repente, desde la distancia, vio la flor más hermosa que jamás había visto. Corrió hacia allí para recogerlo y así se separó de sus compañeros. Justo cuando iba a recoger la flor, escuchó un ruido fuerte, como el de un trueno. El suelo se abrió justo delante de ella y de las profundidades emergió un carro negro tirado por cuatro caballos negros. En el carro estaba sentado una figura oscura, un rey de algún tipo porque llevaba una corona en la cabeza. Su rostro estaba sombrío y su mirada sombría y seria.

Perséfone se sintió invadida por el miedo e intentó huir. Pero antes de que lograra escapar, el rey sombrío se acercó apresuradamente a ella con su carro negro y la agarró violentamente y la colocó a su lado. Sus gritos fueron tan fuertes que de inmediato llamaron la atención de sus compañeros. Ella rezó, gritó y lloró, pero fue en vano, el rey sombrío azotó a sus caballos y rápidamente regresaron a las profundidades de donde vinieron y la tierra se cerró sobre sus cabezas. Los amigos de Perséfone la llamaron y la buscaron, pero se había ido. Deméter estaba devastado y lleno de desesperación. Fue a todas partes y registró toda Sicilia, pero no se encontraron rastros de su hija.

Sin más opciones, suplicó a la diosa de la luna Hécate y le preguntó si sabía dónde estaba Perséfone. Hécate refirió a Deméter al dios del sol Apolo, que lo ve todo. Apolo aprendió que era Hades, el rey del inframundo, que había secuestrado a su hija y que ahora vivía junto a él en el inframundo en la noche oscura y profunda.

La ira de Deméter por el insidioso noviazgo de Hades no conocía fronteras. Se retiró de sus deberes de cuidar los campos y jardines. La hierba de los campos se secó y los árboles de los jardines se secaron y de ahí surgió la miseria y la pobreza en todos los países del mundo.

Esto preocupó a Zeus, el rey de los dioses, quien desde su trono que todo lo ve en el monte Olimpo decidió enviar a su mensajera Iris a Deméter para conciliarla y consolarla en sus penas. Pero no funcionó, Demeter no quería nada más que recuperar a su hija. Zeus envió a su otro hijo Hermes al inframundo para encontrarse con Hades y ordenarle que enviara a Perséfone de regreso a su madre. Hades, subordinado a Zeus, hizo lo que le dijeron. Sin embargo, antes de entregar a Perséfone a Hermes, logró convencer a Perséfone de que comiera una granada que crecía del suelo del inframundo. Después de comer de esta fruta, se le concedió el pasaje de regreso al mundo de arriba, la Tierra.

Deméter se llenó de alegría cuando vio a su hija y la abrazó como nunca antes. Pero esta alegría se convirtió rápidamente en ansiedad cuando le preguntó a su hija si había comido algo en el inframundo. Perséfone le confesó a su madre que había comido una granada y Deméter se sintió invadido por el terror una vez más. Sabía que quienquiera que comiera del inframundo había cerrado su propio camino de regreso a este mundo.

Después de ese giro de los acontecimientos, los dioses del Olimpo decidieron hacer un trato con Hades y los dioses del inframundo, un trato que significaba que a Perséfone se le permitiría pasar cierta parte del año con su madre en la Tierra, y el otro parte para vivir con su consorte Hades en las profundidades del inframundo. Cuando Perséfone tiene que dejar a su madre para volver al inframundo, Deméter se entristece profundamente y se retira a la soledad y el aislamiento. Cuando esto sucede, todas las tierras se vuelven oscuras y frías y la vegetación deja de crecer, pero cuando Perséfone regresa a su madre, el sol vuelve a iluminar las tierras de la tierra con su luz nutritiva y prevalecen la primavera y el verano.


Contenido

Nacimiento

Deméter fue el segundo hijo de Kronos y Rea, después de Hestia y antes de Hera. Después de su nacimiento, Cronos la devoró y ella permanecería allí, creciendo, porque era inmortal y nunca moriría. Una vez que Zeus creció, le dio a Kronos una mezcla de vino y mostaza, lo que le hizo vomitar a sus hijos. Demeter fue la penúltima persona en vomitar. Ella también luchó en la Titanomaquia, hasta que ganaron los dioses. Luego se convertiría en una atleta olímpica. Poseidón y Zeus querían casarse con ella, aunque ella se negó. Sin embargo, tendría aventuras con ellos más adelante.

Poseidón había venido un día para intentar que ella se acostara con él. Ella, en un intento por escapar de él, se convirtió en una yegua. Poseidón estaba confundido al principio, pero luego se convirtió en un semental, luego como resultado fue Arion & # 160 y Despoina.


La historia de Deméter y Perséfone

Deméter, la hermana de Zeus, tenía una hermosa hija llamada Perséfone, a quien amaba por encima de todo. Según la leyenda, su hogar estaba en las cercanías del Etna en Sicilia.

Un día soleado, mientras Perséfone estaba con sus amigos recogiendo rosas, lirios y jacintos de un prado floreciente, de repente, desde la distancia, vio la flor más hermosa que jamás había visto. Corrió hacia allí para recogerlo y así se separó de sus compañeros. Justo cuando iba a recoger la flor, escuchó un ruido fuerte, como el de un trueno. El suelo se abrió justo delante de ella y de las profundidades emergió un carro negro tirado por cuatro caballos negros. En el carro estaba sentado una figura oscura, un rey de algún tipo porque llevaba una corona en la cabeza. Su rostro estaba sombrío y su mirada sombría y seria.

Perséfone se sintió invadida por el miedo e intentó huir. Pero antes de que lograra escapar, el rey sombrío se acercó apresuradamente a ella con su carro negro y la agarró violentamente y la colocó a su lado. Sus gritos fueron tan fuertes que de inmediato llamaron la atención de sus compañeros. Ella oró, gritó y lloró pero fue en vano, el rey sombrío azotó a sus caballos y rápidamente regresaron a las profundidades de donde vinieron y la tierra se cerró sobre sus cabezas. Los amigos de Perséfone la llamaron y la buscaron, pero se había ido. Deméter estaba devastado y lleno de desesperación. Fue a todas partes y registró toda Sicilia, pero no se encontraron rastros de su hija.

Sin más opciones, suplicó a la diosa de la luna Hécate y le preguntó si sabía dónde estaba Perséfone. Hécate refirió a Deméter al dios del sol Apolo, que lo ve todo. Apolo aprendió que era Hades, el rey del inframundo, que había secuestrado a su hija y que ahora vivía junto a él en el inframundo en la noche oscura y profunda.

La ira de Deméter por el insidioso noviazgo de Hades no conocía fronteras. Se retiró de sus deberes de cuidar los campos y jardines. La hierba de los campos se secó y los árboles de los jardines se secaron y de ahí surgió la angustia y la pobreza en todos los países del mundo.

Esto preocupó a Zeus, el rey de los dioses, quien desde su trono que todo lo ve en el monte Olimpo decidió enviar a su mensajera Iris a Deméter para conciliarla y consolarla en sus penas. Pero no funcionó, Demeter no quería nada más que recuperar a su hija. Zeus envió a su otro hijo Hermes al inframundo para encontrarse con Hades y ordenarle que enviara a Perséfone de regreso a su madre. Hades, subordinado a Zeus, hizo lo que le dijeron. Sin embargo, antes de entregar a Perséfone a Hermes, logró convencer a Perséfone de que comiera una granada que crecía del suelo del inframundo. Después de comer de esta fruta, se le concedió el pasaje de regreso al mundo de arriba, la Tierra.

Deméter se llenó de alegría cuando vio a su hija y la abrazó como nunca antes. Pero esta alegría se convirtió rápidamente en ansiedad cuando le preguntó a su hija si había comido algo en el inframundo. Perséfone le confesó a su madre que había comido una granada y Deméter se sintió invadido por el terror una vez más. Sabía que quienquiera que comiera del inframundo había cerrado su propio camino de regreso a este mundo.

Después de ese giro de los acontecimientos, los dioses del Olimpo decidieron hacer un trato con Hades y los dioses del inframundo, un trato que significaba que a Perséfone se le permitiría pasar cierta parte del año con su madre en la Tierra, y el otro parte para vivir con su consorte Hades en las profundidades del inframundo. Cuando Perséfone tiene que dejar a su madre para volver al inframundo, Deméter se entristece profundamente y se retira a la soledad y el aislamiento. Cuando esto sucede, todas las tierras se vuelven oscuras y frías y la vegetación deja de crecer, pero cuando Perséfone regresa a su madre, el sol vuelve a iluminar las tierras de la tierra con su luz nutritiva y prevalecen la primavera y el verano.


El amor de una madre

El tema central del poema es una de las narraciones más famosas de la mitología griega: la violación de Perséfone por Hades, el dios del inframundo, y la respuesta de Deméter a su pérdida. Es una narrativa notable, construida fundamentalmente sobre el poder del amor de una madre por su único hijo.

La palabra griega antigua para "madre" [metro] está en realidad incrustada en el nombre de Deméter. El & # 8220Hymn & # 8221 describe el poder materno primordial ejercido sobre el dios celestial masculino Zeus, quien secretamente (es decir, sin el conocimiento de Deméter) había entregado a su hija Perséfone para casarse con su hermano Hades.

Deméter es uno de los dioses olímpicos de la generación "más antigua". Sus hermanos son Zeus, Poseidón y Hades en el lado masculino, y Hera y Hestia en el lado femenino. Zeus, el dios del cielo, tiene relaciones sexuales con dos de sus hermanas: Hera, que es una especie de sufrida reina del cielo, y Deméter, que está más centrada en la tierra. En un famoso pasaje del Libro 14 de la & # 8220Iliada & # 8221, Zeus le cuenta a la propia Hera algunas de sus hazañas sexuales, y nombra a Deméter en su larga lista de amores.

Perséfone no se menciona en el pasaje como producto de este encuentro sexual en particular, pero esa es definitivamente la idea. A menudo se piensa en Deméter y Perséfone juntas como "Las dos diosas". Este nombre ayuda a enfatizar el poder de su vínculo y la gravedad de la acción de Zeus al separarlos violentamente.

El & # 8220Hymn & # 8221 cuenta la historia de Perséfone y otras niñas recogiendo flores en un prado. Cuando se inclina para recoger una hermosa flor, la tierra se abre y Hades emerge en su carro tirado por caballos. Ella da un grito, pero él se la lleva a las profundidades de la tierra.


Cultos de Perséfone

Algunos cultos estaban dedicados exclusivamente a Perséfone sin Deméter, aunque a menudo junto con su esposo del inframundo Hades, mientras que otros incluían a su madre, pero simplemente en un papel esporádico o marginal. Entre ellos, es particularmente significativo el culto a la Magna Grecia en Locri, cuyo florecimiento se muestra en unas pocas fuentes literarias y en una extensa evidencia arqueológica. Mientras que su período de mayor esplendor fue entre finales del siglo VI y mediados del siglo V a. C., este culto también se extendió fuera de Locri Persephoneion a Medma y otras ciudades de Magna Graecia y Francavilla en Sicilia. Se caracterizó por la participación entusiasta de la población local y por un rico trasfondo mítico con una praxis ritual correspondiente, cuya reconstrucción depende enteramente de la exégesis de la compleja iconografía. El votivo pinakes (tabletas) que se han encontrado en grandes cantidades en el favissae (cámaras subterráneas para depósitos sagrados) del santuario presentan numerosas escenas en las que los niveles divino y mítico se entrelazan profundamente con la vida y el ritual humanos. Las escenas están dominadas por las majestuosas figuras de Perséfone y Hades en sus tronos, muchas veces acompañadas de otras figuras divinas (Dionisos, Hermes, Ares) y sobre todo imágenes humanas, como doncellas con atributos diversos (pelota, gallo) y mujeres comprometidas recogiendo fruta, en procesión ritual y en escenas de sacrificio o significado nupcial. Una representación particularmente interesante es la de una figura femenina (¿diosa o mujer?) Sentada en una mesa sobre la que se coloca una canasta que sostiene abierta para revelar a un niño dentro. Otra escena que destaca por la frecuencia y variedad de motivos figurativos es la de un carro tirado por caballos alados que transporta a una doncella, que es conducida, a menudo a la fuerza, por un secuestrador, que a veces es un joven y a veces un hombre mayor. Los dos niveles de lo divino y lo humano están inextricablemente entrelazados, porque el escenario del matrimonio mítico se superpone con la referencia a la experiencia común femenina del matrimonio percibido como la separación de una doncella de su familia y su asunción del nuevo papel de mujer adulta. esposa y madre.

Por último, la variada literatura religiosa antigua atribuida al mítico poeta tracio Orfeo mostró un gran interés por los mitos y rituales que gravitan en torno a la pareja madre e hija. Aunque la tesis de la influencia de las doctrinas órficas en Eleusis ha sido refutada de manera convincente por Fritz Graf (1974), numerosos testimonios revelan la existencia de versiones míticas particulares del secuestro, que el Orphic Argonautika vincular explícitamente a Thesmophoria. En algunas fórmulas relativas al viaje sobrenatural del alma contenidas en las conocidas hojas de oro de Thurii (siglos IV y # x2013 III a. C.) que parecen reflejar una escatología de inspiración órfica, Perséfone es invocada como "Reina pura de ellos a continuación". "(en Kern, 1922, fr. 32 cf), y también se menciona a Demeter.


La historia de la diosa Perséfone y por qué las estaciones continúan cambiando

¿Alguna vez te has preguntado por qué cambiaron las estaciones? Bueno, supongo que la razón de esto puede variar dependiendo de a quién le preguntes.

Según la mitología griega, la razón por la que cambian las estaciones es por Hades y su necesidad de encerrar a la mujer de la que se enamora. Para cualquiera que no sea tan consciente, Hades en la mitología griega era / es el dios del inframundo. Era hijo de los titanes Cronos y Rea.

Perséfone, la joven de la que se enamoró Hades, era la hija de Zeus y Deméter (quienes también resultaron ser hermanos de Hades). Deméter tenía un tipo de amor obsesivo por su hija y mantendría a todos los hombres alejados de ella, pero un día, Hades decidió robarla y encerrarla en el inframundo. Un día, mientras jugaba y recogía flores con sus amigos en un valle en el que la Tierra estaba bajo sus pies, comenzó a abrirse y Hades lo atravesó en su carro para llevarla al inframundo. Esto sucedió tan rápido que sus amigos no vieron nada y ella se fue antes de que pudiera soltar un grito.

Se cree que a lo lejos su padre Zeus y su hermano Helios presenciaron este suceso pero no hicieron nada para no provocar una pelea pero algunas personas no creen haberlo sabido hasta más tarde. Deméter, que estaba angustiada una vez que se enteró de la desaparición de su hija, vagó por la Tierra buscándola hasta que se le reveló que Hades la había secuestrado. Debido a que Deméter estaba tan molesta, ya no cumplía con sus deberes como diosa de la cosecha y la fertilidad. Esto significa que la Tierra misma comenzó a secarse y las cosechas fallaron.

Habiendo decidido que esto ya no podía ser ignorado, Zeus se propuso hacer las cosas bien. Mientras estaba en el inframundo, Perséfone se mantuvo en una habitación decorada con ornamentos y trajo todo tipo de alimentos, pero se negó a comer. Ella había escuchado que si comías algo del reino de Hades, nunca podrías irte. Quería volver a casa con su madre, así que aguantó todo el tiempo que pudo hasta que el hambre fue demasiado.

Perséfone terminó comiendo solo unas pocas semillas de granada, pero eso fue más que suficiente para sellar su destino de alguna forma, atándola al inframundo mismo. Zeus pudo llegar a un compromiso al final. Perséfone pasaba la mitad de los meses con su madre y la otra mitad con su esposo. Esto significa que el tiempo que pasó en el inframundo sería invierno en la tierra. Iba y venía del Inframundo y la Tierra. Perséfone se convirtió en la esposa de Hades, pero también pudo dejar el inframundo al menos por un tiempo, por lo que al final no todo estaba perdido.

¿Qué piensas sobre esto? Por mi parte, lo encuentro un poco fascinante. Perséfone es fácilmente una de mis diosas griegas favoritas & # 8216. & # 8217.


El nombre de Deméter significaba que era una diosa madre

Los historiadores y lingüistas han debatido durante mucho tiempo cómo Demeter obtuvo su nombre. Sin embargo, de las muchas posibilidades, casi todas están de acuerdo en que se refería a ella como una diosa madre.

Como muchos dioses y diosas griegos, se desconocen los orígenes exactos del nombre de Deméter. Los lingüistas saben que la palabra probablemente es anterior a las formas del griego habladas en el mundo antiguo, pero no pueden precisar exactamente cómo ingresó el nombre al idioma.

Es posible que se haga referencia a una forma temprana del nombre de Deméter en los escritos sobrevivientes de la cultura minoica. La palabra fonética da-ma-tesin embargo, no parece referirse a una diosa.

En lugar de buscar una fuente directa del nombre, los historiadores y lingüistas se han basado en interpretar las posibles raíces del mismo. El nombre de Deméter parece ser anterior a la mitología griega.

La mayoría cree que las dos últimas sílabas de su nombre, -metro, fueron originalmente -mater. Esto tiene vínculos claros con idiomas en toda Europa e India.

La palabra -mater is the root for “mother” in many languages. It is the basis for the English word, modern Greek “mitera,” German “Mutter,” and similar words in many other languages.

Linguists believe that this is one of the oldest roots in Indo-European languages. It is possibly one of the oldest roots from even before Proto-Indo-European developed.

Many non-Indo-European languages have similar words. From the Zulu “umama” to the Thai “mae,” many languages use similar sounds in their words for “mother.”

The inclusion of -materin the name of a goddess that was associated with motherhood and agriculture is, therefore, hardly surprising. Demeter’s name in Greek mythology points to the fact that she was revered as a mother goddess, likely well before many of the familiar myths were told.

Linguists are less certain, however, about the other element in Demeter’s name. los Delaware- before “mother” has been a source of debate.

Some have suggested that it may be related to an archaic word for “earth.” In this case, Demeter’s name would have literally signalled that she was the Mother Earth.

Others doubt this interpretation, however, as there is little evidence that Delaware- denoted the earth in languages closely related to Greek.

Some believe that it was instead related to the name Despoina. That goddess’s name came from the ancient root Dem-, or house.

Supporters of this interpretation believe that Demeter’s name was originally sometime like Demsmater, the “Mother of the House.”

Demeter, however, was always associated with agriculture more than the household.

Instead, a likely theory is that her name contains the archaic deo, a general word for a god or goddess. This common root word influenced the names of Greek gods like Zeus, the Roman Jupiter, and deities from further away like the Irish Danu.

If Demeter’s name does come from the deo- root, this would indicate that she was more broadly thought of as a mother goddess. Before she was specifically associated with grain, Demeter may have been a mother figure much like Gaia.

She Had a Surprising Flower Symbol

Like most gods and goddesses in Greek mythology, Demeter had certain symbols that were closely associated with her. They identified her in art and were seen as signs of her presence on earth.

As could be expected, Demeter was closely identified with the grains that she made grow. She was often shown carrying sheaves of grain or the cornucopia, a sign of agricultural bounty.

Aside from plants that were useful as food, however, Demeter also had a botanical symbol that is less obviously associated with her domain. Her sacred flower was the poppy.

Demeter was sometimes shown in art holding a poppy or with the flowers near her. Additionally, some ancient writers mentioned poppies as part of the regalia of Demeter’s priestesses.

Such symbols were not chosen randomly. The people of ancient Greece had a reason to associate the goddess of grain with poppies.

Many species of poppies grew in the ancient world. The most common in much of Europe grew as a weed in cultivated fields.

Before the invention of modern herbicides, poppies were plentiful in fields across Europe. While they grew wild, they thrived where the land had been cleared.

For this reason, the bright red flowers were associated with agriculture. Poppies were Demeter’s symbol because they grew among the grains she oversaw.

Some historians believe, however, that there may have been another reason for the goddess to be associated with poppies.

In Minoan Crete, images were made of a goddess adorned with red poppies. She not only wore the flowers, but also the seed capsules.

The use of such capsules in medicine had been discovered long before. While not all species of poppy have the same effects, some are used to make opium.

Historians believe that the Cretan goddess may indicate that opium was produced for medicinal or ritual purposes on the island. Their goddess may have been associated with the narcotic effects of the plant.

This symbolism is fitting with Demeter’s role as an Underworld goddess. Particularly in the mystery cults, she was a goddess who bridged life and death.

The effects of opium on dulling the senses and producing sleep made it a fitting symbol for a goddess with links to the Underworld. As Demeter’s flower, it may have been an ancient symbol of her dominion over the cycle of death and rebirth.

Demeter Burned a Child

One of the less well-known stories about Demeter in Greek mythology is similar to another famous tale.

Whenever the gods appeared on earth, there were several stories about what they did there. Different groups and cities often claimed that they had a personal connection to the deity from their time on earth.

Demeter’s most famous visit to the human world was after the abduction of her daughter, Persephone. After Persephone was taken by Hades, Demeter spent days wandering the world in search of her.

One of the cities that claimed to have been visited by Demeter during her search was Eleusis. Disguised as an older woman, she was welcomed by King Celeus and his wife, Queen Metaneira.

The queen had given birth to two sons late in life and the youngest, Demophon, was still a baby. When she saw the guest that had arrived at her palace, Metaneira saw an opportunity for her son.

Despite her disguise, the king and queen recognized Demeter’s divinity. They asked her to care for their son and, thus, to pass some of her power on to him.

Children who were nursed by goddesses received some amount of divinity from them. If Demeter nursed their son, the king and queen knew, he would grow to be more noble, stronger, and more handsome than other men.

Demeter agreed, happy to bless the infant in exchange for his parents’ hospitality. She promised that her charms would keep him safe from witchcraft and childhood illnesses.

During her stay in Eleusis, Demeter became attached to young Demophon. She came to love the baby and decided that, instead of simple charms and blessings, she would confer full divinity onto him.

To do this, Demeter anointed the child with ambrosia. She then held him over a fire to slowly burn away his mortality.

As she was doing this, however, Metaneira walked in. She screamed when she saw her infant son being held over the flames.

Demeter was angry that the queen had interrupted her, and that Metaneira thought she would harm the baby. She pulled the baby away from the fire and scolded the queen.

Witless are you mortals and dull to foresee your lot, whether of good or evil, that comes upon you. For now in your heedlessness you have wrought folly past healing for–be witness the oath of the gods, the relentless water of Styx–I would have made your dear son deathless and unaging all his days and would have bestowed on him everlasting honour, but now he can in no way escape death and the fates. Yet shall unfailing honour always rest upon him, because he lay upon my knees and slept in my arms. But, as the years move round and when he is in his prime, the sons of the Eleusinians shall ever wage war and dread strife with one another continually.

-Homeric Hymn 2 to Demeter 212 ff (trans. Evelyn-White)

Having cursed the city, Demeter angrily left to continue her search. Demophon did not become a god, but he did grow up with the blessings that had been conferred upon him as the foster son of a goddess.

This story dates back to at least the 6th or 7th century BC. This makes it older than the first known telling of a similar but more well-known tale.

Demeter’s attempt to make Demophon immortal is almost identical to the story of how Thetis attempted to make her son Achilles immortal. Both anointed and burned infants but were interrupted before they could complete the process.

Historians believe that this story was taken from a folktale that existed before the legends were written. It was so popular and enduring that the story of Demeter’s favor toward the prince of Eleusis became part of the legend of one of the Trojan War’s most famous heroes.

The Eleusians claimed that Demeter came to regret her hasty anger against the city. After Persephone was found, the goddess decided to grant a boon to the king’s family after all.


Ver el vídeo: Mito de Perséfone y Deméter - El origen de las estaciones