Toyotomi Hideyoshi

Toyotomi Hideyoshi


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Los siglos XV y XVI vieron un cambio en la guerra japonesa. Como en Europa, los ejércitos crecieron cada vez más y las tropas estaban equipadas con armas producidas en masa.

En Japón, condujo a guerras menos centradas en los samuráis, los guerreros de élite del país. Se reclutó a un gran número de soldados campesinos, antes despreciados por sus gobernantes. Fueron llamados ashigaru, que significa pies ligeros. El nombre deriva del hecho de que no estaban abrumados con armaduras, que sus líderes no podían permitirse. Sus armas eran lanzas y espadas que eran inferiores a las espadas de alta calidad que eran el símbolo de los samuráis.

Toyotomi Hideyoshi, nacido en 1539, era hijo de un leñador. Como campesino, comenzó su carrera militar como ashigaru, un humilde guerrero en los ejércitos del gran Oda Nobunaga. Hideyoshi era un luchador increíblemente talentoso. A diferencia de la mayoría de los líderes de los ejércitos samuráis, saltó a la fama solo por su habilidad.

En 1582, fue uno de los principales comandantes de Nobunaga. Mientras Nobunaga luchaba por reunir a un país fracturado bajo su liderazgo, Hideyoshi estaba asediando el castillo de Takamatsu. Pidió refuerzos a su amo.

Sin darse cuenta, llevó a la caída de Nobunaga. Apresurándose para enviar tropas para ayudar a Hideyoshi, se dejó al descubierto. Emboscado por uno de sus propios generales, Nobunaga quedó atrapado en un templo en Kioto. Cuando el edificio se incendió a su alrededor, se suicidó.


Historia mundial épica

Hideyoshi nació como hijo de un campesino y se convirtió en soldado en el ejército de Oda Nobunaga y luchó en muchas de sus principales batallas. En 1573, después de destruir dos daimyo, Nobunaga lo nombró señor de Nagahama, en la provincia de Omi. En 1587, asumió un apellido, Toyotomi, que significa & # 8220wealth of the nation & # 8221. Continuó sirviendo con distinción en las campañas de Oda & # 8217s.

Oda fue asesinado por un teniente en 1582, seguido de una lucha por el poder durante la cual Hideyoshi derrotó a sus rivales en campañas sucesivas, obteniendo la victoria final en 1590. Como resultado, Japón se convirtió en una nación unificada después de siglos de guerras divisorias y un gobierno shogunal ineficaz.


A pesar de su poder, Hideyoshi no asumió el título de shogun porque, por tradición, ese cargo lo ocupaba un miembro del clan Minamoto. Sin embargo, con una geneología fingida, asumió cargos en los tribunales superiores, incluido el de canciller, gobernando desde Kioto, pero también construyó un formidable castillo en Osaka.

Hideyoshi luego decidió atacar a Corea como base para invadir China. En 1592, lanzó su primera invasión de Corea, desembarcando sus fuerzas en Pusan. Los coreanos fueron tomados por sorpresa y solo ofrecieron una resistencia simbólica. Seúl, la capital, y Pyongyang en el norte cayeron en rápida sucesión. Corea fue salvada por el gobierno Ming, que finalmente envió a unos 200.000 soldados para repeler a los invasores japoneses.

El almirante coreano Yi Sun-sin, que construyó los primeros barcos chapados en metal del mundo # 8217, causó estragos en las líneas de suministro japonesas, lo que obligó a Hideyoshi a abandonar su invasión. Dado que las negociaciones de paz fracasaron, Hideyoshi renovó su ataque en 1597, pero con su repentina muerte, las fuerzas invasoras se retiraron en 1598.

Hideyoshi dejó un hijo pequeño, Toyotomi Hideyori. Hideyoshi intentó asegurar la supervivencia del niño nombrando un consejo de cinco regentes. Pero hacia 1600, un regente, Tokugawa Ieyasu, había derrotado a sus rivales para convertirse en shogun y en 1615 exterminó a todos los herederos de Hideyoshi y # 8217.

Hideyoshi implementó varias políticas nacionales importantes. Uno era tomar un estudio general de la tierra como base para asignar trabajos a sus aliados y partidarios. Para evitar futuras guerras civiles ordenó la confiscación de todas las espadas a los campesinos y ordenó que todos los japoneses permanecieran en su ocupación actual (guerreros, campesinos, asesores, comerciantes). También emitió una prohibición sobre el cristianismo e intentó regular el comercio exterior, estas políticas serían efectivas por su sucesor.


De orígenes humildes a gobernante poderoso

Ingrese a Toyotomi Hideyoshi, un hombre cuyas habilidades de liderazgo y destreza autoritaria lo ayudaron a convertirse en uno de los tres hombres de la mano derecha de Nobunaga. Aunque Hideyoshi rara vez hablaba de su pasado, se sabe que originalmente era hijo de un soldado campesino que no tenía apellido. Sin embargo, en 1567, estaba al mando de ejércitos enteros y ganaba batallas en nombre de Nobunaga.

Después de que Nobunaga y su hijo mayor fueron asesinados en 1582, Hideyoshi vengó sus muertes en la Batalla de Yamazaki e hizo las paces con un clan rival. Esto ayudó a solidificar su estatus como miembro prominente del clan Oda. Esta posición fue impugnada por muchos de sus rivales, incluido el hijo sobreviviente de Nobunaga y Tokugawa Ieyasu, pero después de algunas batallas sin salida, Hideyoshi logró hacer las paces con sus enemigos. Después de finalmente derrotar y conquistar a los clanes guerreros restantes, la autoridad de Hideyoshi ya no podía ser desafiada por nadie en la nación.


Toyotomi Hideyoshi como dictador

Uno de los aliados de mayor confianza de Nobunaga era Tokugawa leyasu, un daimyo cuyo dominio también se encontraba en la región cercana a la actual Nagoya. Ieyasu había prestado un servicio invaluable en la protección de la retaguardia de Nobunaga cuando este último había avanzado a Kioto, y bien podría haber sido él quien triunfó como hegemón nacional si Toyotomi Hideyoshi no hubiera actuado tan rápido como lo hizo para tomar el control en las provincias centrales después de la muerte de Nobunaga. asesinato. Toyotomi Hideyoshi nunca hizo un esfuerzo total para obligar a Leyasu a someterse absolutamente a él. Finalmente, persuadió al jefe Tokugawa de que se mudara a un dominio en las provincias orientales, aparentemente para ubicarlo a una mayor distancia de la región de Kioto y Osaka, donde Toyotomi Hideyoshi tenía su propia base. Sin embargo, esto debe verse como una miopía histórica por parte de Toyotomi Hideyoshi, porque las provincias orientales contenían las tierras agrícolas más extensas de Japón, y proporcionaban la riqueza y el poder que finalmente le permitió a Leyasu tomar el control del país después de Toyotomi Hideyoshi. muerte.

Toyotomi Hideyoshi, debido a sus orígenes humildes, buscó mejorar su prestigio personal en la sociedad premoderna consciente del estatus de Japón al tomar varios títulos importantes en la corte imperial. Estos títulos, sin embargo, no tenían nada que ver con su poder real, que se basaba enteramente en sus logros militares.

Entre las medidas más importantes de Toyotomi Hideyoshi como gobernante central de Japón se encuentran la implementación de un estudio nacional de tierras y la emisión de decretos que definen el estatus social y los deberes de las clases campesina y samurái. Muchos daimyos ya habían realizado estudios de la tierra en sus dominios, pero Toyotomi Hideyoshi fue el primero en estar en condiciones de ordenar un estudio de este tipo a nivel nacional. La información así adquirida resultó ser administrativamente invaluable para los gobiernos tanto de Toyotomi Hideyoshi como del shogunato Tokugawa (1603-1867).

En los primeros siglos de la edad medieval no había habido una distinción clara entre campesinos y guerreros. Muchos de los participantes en los conflictos civiles regresaron a sus campos tan pronto como se restableció la paz y tuvieron que ser reunidos nuevamente cada vez que se reanudaban los combates. Con la aceleración de la guerra durante el siglo XVI, los diversos daimyos tendieron cada vez más a reunir a sus sirvientes en sus ciudades castillo para tenerlos disponibles en todo momento para el servicio. Pero fue Toyotomi Hideyoshi quien, en una serie de decretos emitidos a fines de la década de 1580, finalmente convirtió en ley nacional la división formal de las clases campesina y samurái.

Los campesinos se vieron obligados a renunciar a todas las armas que poseían y en adelante se les ordenó permanecer en el campo. Los samuráis, por otro lado, se les ordenó mantener la residencia permanente en las ciudades. Teóricamente, no habría relación social alguna entre las dos clases, aunque de hecho nunca se logró una división absoluta. En algunas partes del país, los samuráis permanecieron en sus tierras agrícolas y la migración de los campesinos del campo a las ciudades nunca se detuvo por completo. No obstante, la política fundamental de separación de campesinos y samuráis y, por tanto, de las poblaciones rurales y urbanas, proporcionó la base para un extraordinario equilibrio social en Japón durante casi tres siglos.


Cambios culturales

El reinado de Hideyoshi & rsquos fue conocido por el florecimiento de la cultura Momoyama. El nombre se aplicó retrospectivamente en el período Edo (1603 & ndash1868), derivado del melocotón (momo) árboles en la colina (yama) donde el Castillo Fushimi, su base hacia el final de su reinado, una vez estuvo en Kyoto. Artísticamente, la cultura se caracterizó por un nuevo énfasis en el realismo después de que Nobunaga debilitara el poder de las instituciones budistas. La mayor parte desempeñada por los comerciantes en la sociedad tras la exitosa unificación nacional de Hideyoshi & rsquos también se combinó con las influencias europeas en un espíritu de novedad y grandeza. En la práctica moderna, la "cultura ldquoMomoyama" se extiende comúnmente para incluir aspectos del período Edo temprano.

Los avances en la construcción de fuertes durante el período de los Reinos Combatientes (1467 & ndash1568) se aplicaron a magníficos castillos nuevos o remodelados construidos por daimyō, como los de Himeji, Matsumoto, Inuyama y Hikone. La ceremonia del té se puso muy de moda, y los daimyō compitieron para armar juegos de té impresionantes, estudiaron con maestros del té y celebraron numerosas reuniones. Más de 1.000 personas asistieron a una ceremonia organizada por Hideyoshi en 1587 en el Santuario Kitano en Kioto. Sen no Rikyū fue el más famoso de los maestros del té, y se dice que la casa de té Taian que diseñó todavía se encuentra en el templo de Myōkian en la antigua capital.


Un retrato de Sen no Rikyū por Hasegawa Tōhaku. (y copia Aflo)

Los gustos de Hideyoshi & rsquos ayudaron a fomentar una sensación de esplendor en la pintura. El arte en las puertas y paredes corredizas de los castillos y templos a menudo incorporaba laca dorada con verde u otros colores brillantes. Kanō Eitoku fue un pintor líder, que creaba grandes obras de arte con trazos atrevidos e integraba lavado de tinta y yamato-e (Pintura japonesa) estilos. Sus principales obras incluyen las pinturas de biombos Karajishizu byōbu (Leones chinos) y Rakuchū rakugaizu byōbu (Escenas en y alrededor de la capital). Su discípulo Kanō Sanraku, Hasegawa Tōhaku y Kaihō Yūshō fueron otros pintores notables de la época. En la artesanía, la esposa principal de Hideyoshi & rsquos, Yoshiko, apreciaba mucho el Kōdaiji makie estilo de trabajo de laca y recopiló muchos buenos ejemplos.

El precursor del kabuki surgió en las actuaciones de una compañía liderada por un santuario de Izumo. miko (doncella del santuario) llamada Okuni. Este entretenimiento popular fue visto por algunos como impactante y degenerado, y a diferencia del kabuki masculino que se desarrolló más tarde, la mayoría de los artistas eran mujeres. Una forma temprana de bunraku También se desarrolló el teatro de marionetas, como acompañamiento de la versión adaptada de samisen y mdashan de la sanshin de Ryūkyū (ahora Okinawa) & mdash se incorporó al drama de marionetas de la época.

De moda, el kosode evolucionó de la ropa interior para convertirse en una prenda exterior y mdashit luego se transformaría en el kimono y mdash mientras las mujeres dejaban de usar hakama (faldas divididas). Tanto hombres como mujeres comenzaron a atarse el cabello a medida que se desvanecía la costumbre de llevar artículos en la cabeza. Hubo un cambio hacia comer tres comidas al día en lugar de dos, pero aunque los nobles y los samuráis pudieron hacer del arroz un alimento básico, los plebeyos todavía subsistían principalmente con una variedad de cereales.

En general, esta fue una era de cambios dramáticos en la sociedad y la cultura de Japón y rsquos, impulsada en gran parte por el drama de la vida y el liderazgo de Toyotomi Hideyoshi y rsquos que dio forma a la época.

(Publicado originalmente en japonés. Fotografía del encabezado: Un retrato de Toyotomi Hideyoshi por Kanō Mitsunobu. & Copy Aflo.)


Acerca de Toyotomi Hideyoshi

Después de unir a Japón bajo su liderazgo y lanzar un ataque sobre Corea para llegar a China, ¿por qué no estaba completamente informado sobre la situación de su campaña?

Escuché en alguna parte que sus generales le tenían miedo porque se estaba volviendo paranoico y una especie de tirano loco.

Pero, por el bien de la guerra y la invasión, ¿no era más prudente informar completamente la situación en lugar de ocultarla? Así que se podrían hacer mejores planes, incluso más cuando Tokugawa Ieyasu era su mano derecha.

¿Ieyasu reconoce o fue informado sobre los problemas logísticos y la falta de ganancia de territorio dentro de Corea, para poder asesorar a Hideyoshi sobre cómo lidiar con esa situación?

Perdón por cualquier error gramatical, el inglés no es mi lengua materna.

Bienvenido a r / AskHistorians. Por favor Lea nuestras reglas antes de comentar en esta comunidad. Comprenda que los comentarios que infringen las reglas se eliminan.

Le agradecemos su interés en este preguntay su paciencia a la espera de que aparezca una respuesta completa y en profundidad. Además de RemindMeBot, considere usar nuestra extensión de navegador u obtener el resumen semanal. Mientras tanto, nuestro Twitter, Facebook y Sunday Digest cuentan con excelente contenido que ya ha sido escrito.

Soy un bot y esta acción se realizó automáticamente. Por favor contacta a los moderadores de este subreddit si tiene alguna pregunta o inquietud.

Si obtuviste tu información del documental de Netflix, puedes leer sobre lo que pensé aquí.

Quedan muchas cartas y registros de personas que van y vienen de Corea para informar a Hideyoshi de la situación y transmitir sus órdenes, y hay poco que sugiera que Hideyoshi no sabía nada sobre el curso de la guerra. Hideyoshi era muy estricto en cuanto a que se cumplieran sus órdenes. Kuroda Yoshitaka, por ejemplo, fue severamente castigado por regresar a Japón sin órdenes en lugar de cumplir las órdenes del frente. Yoshitaka había regresado para explicarle a Hideyoshi por qué no podían & # x27t, pero Hideyoshi ni siquiera lo vería. Aun así, solo hay un área sobre la que sus generales informaron mal a Hideyoshi, parcial pero deliberadamente, y fue durante las negociaciones de paz de 1593-1596. Las negociaciones demuestran realmente que Hideyoshi sabía muy bien que la guerra no iba tan bien como esperaba, ya que las demandas de Hideyoshi muestran que había renunciado a todas las esperanzas de conquistar China, al menos a corto plazo, ya en 1593. Dado De las comunicaciones supervivientes de la negociación y los planes de guerra de Hideyoshi & # x27 de 1597, Hideyoshi también debe haber sabido que los japoneses se habían retirado a la mitad sur de Corea en 1593, y luego al sureste. Los términos de Hideyoshi & # x27 en 1593 fueron en términos generales:

La princesa Ming se casará con el emperador japonés.

Reanudación del comercio oficial entre Japón y Ming.

Intercambio de votos entre Ming China y Japón confirmando relaciones diplomáticas.

Un príncipe coreano como rehén.

Un voto de arrepentimiento de Corea.

La mitad norte de Corea y la capital que se ofrecerá al rey de Corea.

Los cautivos reales coreanos, el príncipe Imhae y el príncipe Sunhwa, serán devueltos.

El problema era que ambos China y Japón excluyeron deliberadamente a Corea de las negociaciones de paz de su propio país y que los negociadores de ambos lados estaban tan desesperados por firmar una paz que llegaron a engañar a su propio gobierno, porque en este caso a pesar de que ya no apuntan a conquistar China , Las solicitudes de Hideyoshi & # x27 seguían siendo extremadamente irrazonables. Tenga en cuenta que en las demandas anteriores, Hideyoshi estaba hablando como si fuera dueño de Corea y al rey coreano se le ofrecería una parte como parte de la paz. El principal negociador japonés, Konishi Yukinaga, podría haber pensado que podía convencer a Hideyoshi después del hecho de que lo que obtuvo fue esencialmente lo que exigió (y, salvo por un par de puntos cruciales, podría haber tenido razón), mientras que el principal negociador chino, Shen Weijing, hizo que pareciera que todo lo que Hideyoshi quería era un reconocimiento diplomático. La corte coreana obviamente no tenía intención de enviar a un príncipe como rehén, y probablemente tampoco estaría de acuerdo en ceder la mitad de su país, especialmente cuando los japoneses no tenían la mitad del país.

El resultado final fue que el acuerdo de paz acordado fue, esencialmente, el reconocimiento diplomático por parte de los Ming de Hideyoshi como "Rey de Japón" más los rangos apropiados para los otros daimyō a cambio de la retirada completa de Corea. Esto era completamente diferente a las demandas de Hideyoshi & # x27. Algunos de ellos podrían cancelarse. En 1595, Hideyoshi parece haber abandonado la idea de una boda real, y ya devolvió a los príncipes. Ming reconoció a Hideyoshi como "Rey de Corea" de la misma manera que lo hizo con Ashikaga Yoshimitsu, pero no permitieron el comercio oficial en forma de misiones de tributo. Aunque es probable que esto no fuera un gran problema, ya que el sello dado por los Ming a Hideyoshi podría usarse para certificar el comercio privado, que probablemente era todo lo que Hideyoshi realmente quería. Las fuentes coreanas también sugieren que Hideyoshi fue notificado (y aceptado implícitamente) aceptando el reconocimiento como Rey por parte del Emperador Ming, lo que lo convertiría en un vasallo Ming de nombre (lo que, nuevamente, implica que Hideyoshi fue informado de gran parte de la negociación de paz, incluso si no todo). Sin embargo, Hideyoshi exigió mucho a Ming que reconociera su posesión de la mitad sur de Corea, a pesar de que las tropas japonesas solo controlaban la provincia sureste para entonces. Fuentes coreanas y jesuitas registraron que Hideyoshi estaba especialmente enojado cuando le pidieron que se retirara por completo. Mientras tanto, los negociadores japoneses habían engañado a los coreanos para que simplemente enviaran una embajada, ya que no iban a enviar un príncipe, y fuentes coreanas y japonesas señalan que los coreanos no enviaron a un príncipe cabreando a Hideyoshi, quien se negó por completo a reunirse con la embajada de Corea. . Hideyoshi, furioso, puso fin a las negociaciones y reanudó la guerra.

Por su participación en engañar a la corte Ming sobre las intenciones de Hideyoshi & # x27, Shen Wijing fue ejecutado. Konishi Yukinaga pasó a liderar parte de la vanguardia de la segunda campaña (nuevamente), por lo que incluso si engañó a Hideyoshi, fue solo en la medida en que pudo culpar a los chinos y coreanos.


¿Por qué Hideyoshi prohibió a los agricultores llevar espadas?

Antes de finales del siglo XVI, los japoneses de diferentes clases llevaban espadas y otras armas para la autodefensa durante el caótico período Sengoku, y también como adornos personales. Sin embargo, a veces la gente usaba estas armas contra sus señores samuráis en revueltas campesinas (ikki) y los levantamientos combinados campesinos / monjes aún más amenazadores (ikko-ikki). Por lo tanto, el decreto de Hideyoshi tenía como objetivo desarmar tanto a los granjeros como a los monjes guerreros.

Para justificar esta imposición, Hideyoshi señala que las granjas terminan desatendidas cuando los agricultores se rebelan y deben ser arrestados. También afirma que los agricultores serán más prósperos si se concentran en la agricultura en lugar de levantarse. Finalmente, promete usar el metal de las espadas derretidas para hacer remaches para una estatua del Gran Buda en Nara, asegurando así bendiciones para los "donantes" involuntarios.

De hecho, Hideyoshi buscó crear y hacer cumplir un sistema de clases de cuatro niveles más estricto, en el que todos conocían su lugar en la sociedad y lo mantenían. Esto es bastante hipócrita, ya que él mismo era de origen guerrero-agricultor y no era un verdadero samurái.


Gobernando un país dividido

Durante muchos años, Japón estuvo dividido. Los señores de la guerra rivales habían luchado por el poder, pero Hideyoshi intentó poner fin a la lucha.

En 1587 decretó que cualquier persona que no fuera samurái debía ser desarmada. El evento, conocido como la Gran Caza de Espadas, vio miles de espadas recolectadas. Fueron fundidos para hacer clavos y tornillos para una magnífica estatua de Buda.

Había una ironía en su decreto. Al desarmar a los campesinos, Hideyoshi cortó la ruta hacia el avance militar que había tomado.

La guerra siguió desempeñando un papel en el gobierno de Hideyoshi. Creó ejércitos altamente entrenados y bien equipados y los controló a grandes distancias. Fue el primer señor del continente japonés en conquistar las otras islas principales de Shikoku y Kyushu.


El granjero y el hijo # 8217 que se alzó para gobernar todo Japón

*** Un comentario sobre los nombres: era común que los japoneses durante este período usaran varios nombres a lo largo de su vida. Toyotomi Hideyoshi no fue diferente, su nombre evolucionó junto con su posición social. Aunque no comenzó a usar el nombre 'Hideyoshi' hasta 1562 y no adoptó el nombre del clan 'Toyotomi' hasta mucho más tarde en la vida, para evitar confusiones innecesarias, he elegido simplemente referirme a él por el nombre que está más estrechamente asociado con: Toyotomi Hideyoshi. ***

Desde mediados del siglo XV hasta finales del siglo XVI, Japón se caracterizó por una guerra endémica a gran escala. Si bien los emperadores habían gobernado teóricamente Japón desde el siglo VIII, en realidad el poder estaba en manos del Shogun, una posición que podría considerarse una combinación de primer ministro y dictador militar dominado por varias dinastías. En el siglo XV, el poder comenzó a alejarse del Shogunato Ashikaga y pasar a manos de los señores feudales conocidos como Daimyos. En 1467, estalló la Guerra de Onin. Aunque terminó en 1477, el conflicto marcó el comienzo de un período de guerra generalizada cuando los señores de la guerra en todo el país lucharon por el poder entre ellos. Con el tiempo, los primeros daimyos "pequeños" que a menudo controlaban un solo castillo fueron reemplazados por individuos más poderosos que controlaban provincias enteras. Algunos de estos señores de la guerra se encuentran entre los más famosos e influyentes de la historia japonesa. Hombres formidables como Takeda Shingen, Uesegi Kenshin, Mori Motonari y muchos otros luchaban constantemente entre sí, liderando ejércitos de decenas de miles. Este fue el Sengoku Jidai (Era de los Estados en Guerra) y fue durante este período de lucha que nació el hombre que se convertiría en Toyotomi Hideyoshi.

Toyotomi Hideyoshi nació en marzo de 1537, en la provincia de Owari en Honshu (la isla principal de Japón). Su padre, Yaemon, era un granjero que poseía su propia parcela de tierra y había servido al clan gobernante Oda como ashigaru, un soldado de infantería común. Casi nada se sabe sobre su infancia. Como muchos grandes héroes de la historia japonesa, hay historias de un niño prodigio, Hideyoshi, que organiza a los niños de su aldea en juegos de guerra simulada.

Alrededor de 1551, Hideyoshi dejó su aldea por la vida de un guerrero. Curiosamente, no entró al servicio de la Oda. En cambio, se unió a la casa de un sirviente menor de Imagawa Yoshimoto, el poderoso daimyo de las provincias de Suruga y Totomi y enemigo jurado de los Oda.

El tiempo de Hideyoshi con los Imagawa probablemente duró algunos años, pero pronto regresó a Owari. Según algunos relatos, regresó a su provincia natal con una suma de dinero que le había confiado su antiguo amo.

Hacia 1558, se sabe que Hideyoshi había entrado al servicio del joven Oda Nobunaga, quien había pasado los años desde la muerte de su padre en 1551 deshaciéndose de sus rivales dentro del clan Oda. En 1559, Nobunaga era el gobernante indiscutible de la provincia de Owari.

En el verano de 1560, Oda Nobunaga obtuvo una espectacular victoria sobre el invasor Imagawa Yoshimoto, a pesar de ser superado en número por diez a uno. Al hacerlo, consolidó su lugar como un líder militar formidable. No se sabe con certeza si Hideyoshi participó en esta batalla, pero parece probable.

Con Owari firmemente bajo su control, Nobunaga comenzó a considerar actuar según sus propias ambiciones. Comenzó por centrar su atención en la provincia vecina de Mino. La guerra contra el clan Saito de Mino duró varios años, pero en 1567, Nobunaga había establecido el control de la provincia. Ahora se sentía listo para marchar hacia la cercana Kioto. En 1568, Oda Nobunaga entró en la capital y tuvo éxito donde Imagawa Yoshimoto había fallado. Instaló al joven Ashikaga Yoshiaki, hermano de un shogun asesinado y primo del titular, como shogun. En realidad, sin embargo, Yoshiaki era simplemente una figura decorativa. Fue Nobunaga quien ejerció el poder del shogun.

Es en 1570 cuando la carrera militar de Hideyoshi se registra de manera más confiable. Durante una campaña contra Asakura Yoshikage, daimyo de la provincia de Echizen (justo al norte de Kioto), se sabe que Hideyoshi estuvo al mando de 3000 hombres dentro del ejército de Nobunaga. Claramente, Hideyoshi había comenzado a mostrar sus habilidades como comandante en los años anteriores. Esta campaña casi terminó en un desastre cuando el cuñado de Nobunaga, Asai Nagamasa, se volvió contra él y amenazó con atrapar al ejército de Oda entre dos huestes enemigas. Sin embargo, Nobunaga pudo promulgar una retirada rápida de Echizen antes de que fuera demasiado tarde. Esto fue posible gracias a una exitosa acción de retaguardia dirigida por dos destacados comandantes al servicio de Nobunaga: Toyotomi Hideyoshi y Tokugawa Ieyasu. Ambos hombres darían forma al futuro de Japón.

Más tarde ese año, Nobunaga marchó una vez más contra Asakura y Asai.

Lo acompañaban tanto Tokugawa Ieyasu como Hideyoshi, el primero al mando de un ejército aliado y el último al frente de las tropas reunidas en la provincia de Omi. En la Batalla de Anegawa, los tres nombres más importantes de la historia japonesa moderna temprana lucharon juntos por primera vez. La batalla fue una victoria decisiva para Nobunaga.

Sin embargo, la alianza anti-Nobunaga de ninguna manera fue derrotada y la lucha continuó durante varios años.

En 1573, Nobunaga derrotó a Asakura y Asai de una vez por todas. Hideyoshi, ahora entre los comandantes superiores de Nobunaga, fue recompensado por su servicio en los antiguos territorios de Asai en la provincia de Omi. Estas tierras tenían un ingreso tasado de 180.000 koku de arroz (un koku era la cantidad teórica necesaria para alimentar a un hombre durante un año). Hijo de un granjero, Hideyoshi era ahora un daimyo por derecho propio, aunque era vasallo de Nobunaga. Como era típico de tales hombres, Hideyoshi gobernaba su provincia con considerable libertad en todos los asuntos excepto en hacer la guerra. Por eso, estaban subordinados a la voluntad de Nobunaga. Como daimyo, Hideyoshi reunió a su alrededor a hombres en los que podía confiar, incluido su medio hermano Hidenaga y varios otros miembros de su familia extendida. Organizó un estudio de la tierra de la provincia y repartió la tierra entre los samuráis que se habían unido a su servicio. Muchos de estos hombres permanecerían al servicio de Hideyoshi por el resto de su vida.

Durante los siguientes cinco años, Hideyoshi continuó sirviendo a Nobunaga en campaña, incluso en la famosa victoria sobre el poderoso clan Takeda en la batalla de Nagashino en 1575 y la derrota decisiva a manos del famoso Uesugi Kenshin (considerado uno de los más grandes generales de la período) en la batalla de Tedorigawa en 1577.

Sin embargo, fue en 1577 cuando Hideyoshi realmente se hizo suyo. Ya en 1575, Nobunaga había estado haciendo planes para una campaña contra Mori Terumoto, el único hombre que podía rivalizar con él en riqueza y poder. El territorio del clan Mori y sus aliados abarcaba toda la península occidental de la isla de Honshu. Su especialización en la guerra naval significó que dominaban el Mar Interior. Habían provocado la ira de Nobunaga cuando sus barcos rompieron el bloqueo que rodeaba la fortaleza de Ishiyama Hongan-ji, que continuó resistiendo el asedio de Nobunaga hasta 1580, cuando finalmente se rindió después de 11 largos años.

Nobunaga planeó una invasión en dos frentes. Un ejército, bajo el mando de Akechi Mitsuhide, avanzaría por la carretera del norte a lo largo del Mar de Japón. La segunda fuerza, dirigida por Hideyoshi, avanzaría por la carretera de la costa sur directamente hacia el corazón del territorio Mori. Este fue el primer comando verdaderamente independiente de Hideyoshi. Dado que en esta etapa Nobunaga prefería delegar gran parte de sus operaciones militares, a Hideyoshi se le dio básicamente rienda suelta para llevar a cabo la campaña como quisiera, siempre que se cumplieran los objetivos. Cuando encargó su biografía más tarde en la vida, este fue el momento en que consideró el verdadero comienzo de su historia.

El primer castillo en la línea de marcha de Hideyoshi fue Himeji. Mediante el uso de una hábil negociación, Hideyoshi pudo obtener su sumisión sin ninguna pérdida de vidas. El comandante de ese castillo, Kuroda Yoshitaka, serviría lealmente a Hideyoshi por el resto de su vida. El segundo objetivo era la fortaleza de Miki. Sin embargo, a diferencia de Himeji, el asedio a Miki duró un año completo antes de que llegara a su fin. Usando una combinación de fuerza y ​​persuasión, Hideyoshi logró avanzar lenta pero seguramente por la carretera sur. Mientras tanto, en el norte, la campaña de Akechi Mitsuhide tuvo un éxito inicial, pero pronto se empantanó ante la tenaz resistencia a sus operaciones de asedio.

En 1580, a Hideyoshi se le concedieron las dos provincias recién conquistadas de Harima y Tajima como su dominio, con su cuartel general en Himeji.

Sus posesiones anteriores en la provincia de Omi fueron transferidas a otro de los generales de Nobunaga. Esto era típico de la relación de Nobunaga con sus seguidores mayores. Se les permitió un alto grado de independencia en sus provincias, pero él los trasladó regularmente. De esta manera, a pesar de gobernar sus propios territorios, seguían dependiendo de él para sus tierras (es decir, el poder) y también sirvió para desalentar cualquier pensamiento excesivamente independiente. En el caso de Hideyoshi, la transferencia significó más que gobernar dos provincias en lugar de una. Entre ellos, Harima y Tajima se extendían por la península desde el Mar Interior hasta el Mar de Japón. Hideyoshi ahora comandaba efectivamente todo el frente en la guerra contra el clan Mori. Claramente, Oda Nobunaga reconoció sus habilidades y confió en él para lograr la victoria contra el enemigo más formidable de toda la carrera de Nobunaga.

Con su base ahora cerca de las líneas del frente, Hideyoshi pudo hacer campaña de manera más agresiva. A finales de 1580, invadió la provincia de Inaba (en la costa del Mar de Japón) y sitió la fortaleza montañosa de Tottori. Cuando sus típicos intentos de negociación fueron rechazados, Hideyoshi dirigió personalmente las operaciones de asedio. La fortaleza estaba rodeada de fortificaciones de asedio, que aislaban al bastión de cualquier intento de reabastecimiento. En lugar de asaltar la formidable fortaleza, Hideyoshi eligió simplemente hacer que la guarnición se sometiera de hambre. Para asegurarse de que no había absolutamente ninguna posibilidad de que los suministros fueran introducidos de contrabando en la fortaleza, incluso compró todo el arroz disponible en la provincia por encima del precio de mercado. En el transcurso de 200 días, la guarnición lentamente pasó hambre. Cualquiera que intentara escapar era baleado por los soldados de Hideyoshi. Finalmente, después de supuestamente recurrir al canibalismo, el comandante de la guarnición accedió a rendirse. Una de las condiciones fue su propio suicidio. El Asedio de Tottori fue un claro ejemplo de la paciencia, la terquedad y la capacidad de crueldad de Hideyoshi en la consecución de sus objetivos.

En 1582, Hideyoshi marchó a lo largo de la costa del Mar Interior a través de la provincia de Bizen, que había llevado al redil de Oda sin derramar una sola gota de sangre. Entró en la provincia hostil de Bitchu y avanzó hacia la fortaleza de Takamatsu (comúnmente conocida como Bitchu-Takamatsu para distinguirla de otro castillo del mismo nombre). Inicialmente, Hideyoshi intentó sobornar al comandante de la guarnición, Shimizu Muneharu, con una generosa oferta de control de toda la provincia de Bitchu si entregaba la fortaleza. Su oferta fue rechazada, probablemente porque Muneharu sabía que Takamatsu estaba en una posición muy favorable. La fortaleza estaba rodeada por tres lados por colinas, pero estaban demasiado distantes para usarlas en operaciones de asedio. También querían decir que el castillo no podía ser cortado fácilmente del suministro como había sucedido con Tottori. Por último, a diferencia de Tottori, Takamatsu estaba cerca del corazón de Mori. Si así lo deseaba, Mori Terumoto podría enviar un ejército de socorro sin sobrecargar sus recursos.

Consciente de que su posición era algo desventajosa, Hideyoshi decidió cambiar de terreno. Literal y figurativamente. He ordered the construction of a massive earthen dyke (approximately 22m wide at the base, 7.3m high and 2.8km long) that diverted the flow of the Ashinorigawa (Ashinori River) and created an artificial lake. In the middle of this newly formed body of water lay Takamatsu. The dyke was completed in just 12 days and soon the rising water began to lap at the walls of the fortress.

Hideyoshi’s generals took up positions in the hills around the new lake and boat-mounted guns regularly bombarded the castle. Still, Muneharu refused to surrender, a fact that was of increasing concern for Hideyoshi. While the castle was completely cut off by the lake, his forces were now scattered in the hills nearby and could not quickly coalesce if needed. He would be extremely exposed if a Mori army arrived to break the siege.

When he received word that Mori Terumoto was indeed preparing such an operation, Hideyoshi sent an urgent request to Oda Nobunaga for reinforcements. This request would change both the course of his life and the course of Japanese history.

For Nobunaga, the request for aid was good news rather than bad. At long last, Mori Terumoto had been drawn into the open by Hideyoshi’s siege of Takamatsu. Now, Nobunaga was presented with the opportunity to meet the Mori in a decisive engagement and he was determined to grasp it with both hands. The impending confrontation would be of such significance that he decided to lead his army in person.

He dispatched several generals on ahead of him to prevent Hideyoshi being overwhelmed. Among these was Akechi Mitsuhide, who Nobunaga sent back to his domains in Tamba province (which was on the way to Bitchu) to gather his army. Nobunaga himself moved west to Kyoto where he intended to stay the night in the Honno-ji temple.

However, upon gathering his army 13,000 men, Akechi Mitsuhide marched not west but east. Back to Kyoto.

Mitsuhide’s captains were informed that they were to be inspected by Oda Nobunaga himself before marching to battle.

When they neared the Honno-ji temple, instead of forming up for parade, they were given the order to attack the temple. It was not an inspection, but a coup.

Nobunaga’s household guards were caught completely by surprise and were quickly overwhelmed. Oda Nobunaga himself fought like the devil before committing suicide, keeping his honour intact. But Nobunaga was not the only target for assassination that fateful night. His son and heir, the talented Oda Nobutada, was staying in the nearby Myokakuji temple and was also killed. In one fell swoop, Akechi Mitsuhide had apparently cut the head off the Oda snake. Nobunaga’s remaining sons were too far from Kyoto to respond effectively and were likely confused by the conflicting reports of what had actually occurred and who was involved in the conspiracy.

The only man in the region capable of responding in a meaningful manner was Tokugawa Ieyasu, but he had been visiting Nobunaga just days earlier and was separated from his army back to the east. When he did finally assemble his forces and march west, he was informed upon reaching Owari province that his services were no longer needed.

Akechi Mitsuhide was dead and Oda Nobunaga had been avenged.

Mitsuhide would have been keenly aware who the greatest threats to the success of his coup were. One was Tokugawa Ieyasu, who was separated from his army. The other was Toyotomi Hideyoshi. Given Hideyoshi’s urgent request for reinforcements, it must have seemed to Mitsuhide that Hideyoshi was in great peril. If a Mori army were on its way, Hideyoshi would not have been able to abandon the siege of Takamatsu without catastrophically exposing his rear to an inevitable Mori attack.

Just to make sure there was absolutely no chance of Hideyoshi marching eastwards, Mitsuhide sent a messenger to Mori Terumoto informing the powerful daimyo that no Oda army was coming to reinforce Hideyoshi and Terumoto would be greatly rewarded if he finished him off for good.

By some stroke of fate, Hideyoshi intercepted Mitsuhide’s messenger. He immediately began negotiations with the Mori. He was prepared to make considerable concessions to bring the siege to sudden conclusion, including the immediate cessation of hostilities in return for the cession of just three provinces to Oda Nobunaga’s control. Given one of these provinces was already under Oda control, the fall of another was inevitable and the last one could easily be abandoned, it must have seemed to the Mori that Hideyoshi feared their power. They were completely unaware of the developments in Kyoto. If they had been, they may simply have crushed Hideyoshi without hesitation. The Mori agreed to Hideyoshi’s terms.

It was only after Hideyoshi had set off back to the east on June 25 that Mori Terumoto learned why his opponent was willing to make such significant concessions.

For Hideyoshi, time was of the essence. Speed was paramount. The longer Akechi Mitsuhide remained unchallenged, the more secure his position became. In two days, Hideyoshi and his army covered 62km from Takamatsu to his headquarters at Himeji. After a day of planning, he set off on a 80km forced march to Osaka, arriving on June 28. There he was joined by another of Nobunaga’s generals and, more importantly, Oda Nobutaka (Nobunaga’s third son). The presence of one of his murdered master’s surviving sons gave Hideyoshi the moral authority to do what he was about to do.

By June 29, Akechi Mitsuhide had learned of Hideyoshi’s approach and positioned his army near the village of Yamazaki. On July 2, Hideyoshi launched his assault against the Akechi position and, after a period of fierce fighting, routed the enemy army. Akechi Mitsuhide fled the battlefield only to be killed nearby by some bandits. His ‘rule’ lasted only 13 days.

Oda Nobunaga’s death left a huge power vacuum and, for his part, Hideyoshi was determined to fill it. A month after the assassination, all of his former vassals gathered to select at heir that was acceptable to all. Shibata Katsuie, Nobunaga’s most senior general and advisor, favoured the third son, Nobutaka. Others favoured the second son, Oda Nobuo.

Hideyoshi’s position as their fallen master’s avenger gave him considerable moral influence and he used it to full effect when he proposed a third candidate: Samboshi, Nobunaga’s three-year old grandson.

The council quickly agreed to recognize Samboshi as Nobunaga’s heir and, at a stroke, Hideyoshi had isolated the adult (and thus more inclined to independent thought) sons of his former master. They could now be seen as potential rivals.

Now, all Hideyoshi had to do was wait until one or both sons grew to hate him enough to act on it.

It was Oda Nobutaka who broke first. He bound Shibata Katsuie to him by marriage (to his aunt) and attempted to muster support, painting Hideyoshi as a servant trying to usurp his former master’s domains. In this, he was actually right. That was exactly what Hideyoshi planned on doing. Unfortunately, the generals that turned against him did not do so in a coordinated manner. Their efforts were isolated from each other and, one by one, they fell before Hideyoshi.

Still, the greatest threat to Hideyoshi remained intact. Shibata Katsuie, his sons and his allies still controlled a significant portion of the former Oda domains. Katsuie himself was based in Echizen province, to the north and within striking distance of Kyoto.

Unfortunately for Katsuie, Nobutaka made a serious blunder. He decided to make a move against Hideyoshi on his own before the snows that blocked the Echizen mountain passes had melted. Fully aware that Katsuie could not come to Nobutaka’s aid, Hideyoshi quickly marched on Nobutaka’s base in Gifu. Such was his reputation for conducting successful siege operations by any means necessary that Nobutaka immediately surrendered.

Rather than disposing of Nobutaka, Hideyoshi showed great restraint. He allowed Nobutaka to remain in Gifu in exchange for a pledge of loyalty. This represented a shift in the power dynamics. Nobutaka was required to swear loyalty to Hideyoshi. Suddenly it was the former vassal who was in control.

With the coming of Spring, the snows melted and the mountain passes opened. Freed from his prison, Shibata Katsuie led his army south but was blocked by a string of mountain fortresses. Hideyoshi marched to meet his opponent but soon had to turn around when word reached him that Nobutaka had rebelled once more. Hideyoshi rushed back and laid siege to Gifu. After hearing reports that Katsuie was on the verge of taking the last fortress blocking his path, Hideyoshi left 5,000 men under the command of Oda Nobuo (the third son) and marched the rest north to face Katsuie. Using an overnight forced march, Hideyoshi was able to achieve complete surprise and, in a confused, chaotic encounter sprawled across a mountain top, crushed Katsuie’s army at the Battle of Shizugatake in May 1583. Having served the Oda all his life, Shibata Katsuie had done his duty to his late master’s sons. He later committed ritual suicide, as did Oda Nobutaka.

In 1584, tensions between Oda Nobuo and Hideyoshi grew worse and worse. Nobuo began looking for someone to back his claim to his father’s dominions. He found that someone in Tokugawa Ieyasu, the last of Nobunaga’s former generals that posed a threat to Hideyoshi. The two generals met at the Battle of Komaki and Nagakute. For the first and only time in his career, Hideyoshi suffered a defeat, though it was far from a decisive blow and the campaign soon became a stalemate. Eventually, both armies withdrew. Tokugawa effectively abandoned Nobuo’s cause and Hideyoshi was quick to use the opportunity to deal with Nobuo without the interference of a third-party. He systematically took Nobuo’s castles in Owari province, managing to turn a defeat at the hands of Ieyasu into a victorious campaign.

Later, Hideyoshi married his sister to Tokugawa Ieyasu and, in 1586, Ieyasu pledged allegiance to the former farmer’s son.

1584 marked the year in which the power dynamic shifted once and for all. Hideyoshi finally threw off any pretence that he was acting in the interests of the Oda clan by making symbolic grants of land to both Oda Nobuo and Oda Samboshi. Now it was clear that it was the Oda who were his vassals, just as he had once been theirs.

At this point, either through his own rule, that of his vassals or his allies, Hideyoshi effectively controlled no less than 37 provinces. His position as the most powerful man in Japan was now beyond dispute.

But Hideyoshi was not yet finished. Japan was not yet unified.

In 1585, Hideyoshi launched his invasion of the island of Shikoku. Three separate armies totalling around 175,000 men landed in three different provinces on the island.

The Chosokabe clan, who had taken 25 years to conquer the island, was hopelessly outclassed. Their part-time samurai were amateurs in comparison to the essentially professional warriors that made up Hideyoshi’s army. While initially hostile to the idea of submitting to the invaders, Chosokabe Motochika eventually, grudgingly, surrendered. As a reward, he was allowed to keep one of the four provinces on Shikoku. The other three were given to Hideyoshi’s generals.

Towards the end of 1586, Hideyoshi invaded the great island of Kyushu. The ostensible reason for the expedition was to prevent the Shimazu clan from conquering the Otomo (and in doing so, gain control of the entire island).

To this end, Hideyoshi launched the largest military operation in Japanese history until the 20 th century. A colossal host of 250,000 troops was split into two smaller but still massive armies. One, commanded by Toyotomi Hidenaga (Hideyoshi’s half-brother) advanced down the eastern side of the island, while the other, under Hideyoshi himself, advanced down the western side.

Initially, only Hidenaga faced any serious resistance, with Hideyoshi marching west virtually unopposed.

In June of 1587, Hideyoshi finally met opposition at the Battle of Sendaigawa, where there was fierce fighting before sheer weight of numbers forced the Shimazu to withdraw.

Soon after, the combined forces of Hideyoshi and Hidenaga surrounded the Shimazu fortress-capital at Kagoshima. Though their stronghold was among the most formidable in all of Japan, the Shimazu recognized the futility of resistance in the face of such overwhelming force and surrendered. As with the Chosokabe, Hideyoshi recognized that the provinces of Kyushu would be difficult to control from far away Kyoto, so he confirmed the Shimazu in their home province of Satsuma.

With the islands subdued, Hideyoshi now turned his attention to the east, where the powerful Hojo clan remained outside of his control. In 1590 Hideyoshi invaded Hojo territory, with the campaign culminating with the Siege of Odawara. There was little fighting during the siege and after three months the Hojo surrendered. However, the mercies of Shikoku and Kyushu were not for the Hojo, whose lands were confiscated and given to Tokugawa Ieyasu. These provinces would later prove to be the stepping-stone for Ieyasu on his own march to power.

Soon after, the daimyos of northern Japan, whose vast provinces represented a full third of the island, began to submit to Hideyoshi, one after the other.

By the end of 1590, Hideyoshi had succeeded in his dream. Japan was unified once more. After 123 years, the Sengoku Jidai finally came to an end.

However, Hideyoshi never assumed the position of shogun. It was certainly his for the taking, but it seems that decades of shoguns wielding little or no power had eroded the prestige of the position. Instead, he took the title of Imperial Regent, reviving an older position of power before it had been replaced by the shogun.

Before his death in 1598, Hideyoshi would begin the long process of centralising power, commission the first national Land Survey, establish a massive compulsory disarmament program (known as the Sword Hunt) and, through a series of edicts, solidify the rigid class system that would define Japanese society for the next 300 years.

All of these policies and more would be built upon by the later Tokugawa Shogunate and served to form the basis of the modern state of Japan.

Not bad for the son of a farmer.

Referencias

  • Turnbull, Stephen. Toyotomi Hideyoshi. Bloomsbury Publishing, 2011.
  • Berry, Mary Elizabeth. Hideyoshi. Harvard University Press, 1989.
  • Jansen, Marius B. The Making of Modern Japan. Harvard University Press, 2002.

Help Real History

If you enjoyed this article, please consider supporting Real History on Patreon . With your greatly-appreciated support, Real History can continue to produce high-quality content that is accurate, thoroughly researched and, above all, readable! ¡Gracias!


Ver el vídeo: Toyotomi Hideyoshi: The Ambitious Warlord Japanese History Explained