Dick Duckworth

Dick Duckworth


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Richard (Dick) Duckworth nació en Collyhurst, Manchester. Jugó fútbol americano para Smedley Road School antes de unirse a Harpurhey Wesleyan Juniors. También jugó para Stretford antes de fichar por Newton Heath.

En 1902, el club tenía una deuda de 2.670 libras esterlinas y se enfrentaba a una orden de liquidación. En una junta de accionistas en el New Islington Hall, Harry Stafford anunció que él y cuatro empresarios locales, incluido John Henry Davies, estaban dispuestos a hacerse cargo de las deudas del club. La Liga de Fútbol aprobó el plan y Newton Heath se convirtió en Manchester United.

Stafford, junto con Davies, se convirtió en director del Manchester United y James West fue nombrado entrenador. Davies dispuso que John J. Bentley fuera nombrado presidente del club. Sin embargo, al final de la temporada 1902-03, la Asociación de Fútbol suspendió a West y Stafford por realizar pagos ilegales a los jugadores. En su defensa, Stafford afirmó: "Todo lo que he hecho ha sido en interés del club".

Ernest Mangnall se convirtió en el nuevo gerente. Hizo varios fichajes nuevos. Probablemente el más importante fue Charlie Roberts, que costó una tarifa de transferencia récord de £ 600. Otros fichajes importantes fueron Charlie Sagar, George Wall, John Peddie, John Picken, Thomas Blackstock y Alec Bell.

Mangnall interpretó a Duckworth en la mitad derecha. En la temporada 1905-06, el Manchester United ganó el ascenso a Primera División cuando terminó segundo frente al Bristol City.

El Manchester United comenzó la temporada 1907-08 con tres victorias consecutivas. Luego fueron derrotados 2-1 por Middlesbrough. Sin embargo, esto fue seguido por otras diez victorias y el United rápidamente acumuló una buena ventaja sobre el resto de la Primera División. Aunque el Liverpool les ganó 7-4 el 25 de marzo de 1908, el Manchester United ganó el título por nueve puntos. Los máximos goleadores fueron Sandy Turnbull (25), George Wall (19), Jimmy Turnbull (10) y Billy Meredith (10).

Mangnall había creado un equipo impresionante que era sólido en defensa y emocionante en ataque. El exjugador de Southampton, Harry Moger, era un portero confiable que jugó en 38 partidos de liga esa temporada. Dick Holden (26) o George Stacey (18) compitieron por la posición de lateral derecho, mientras que Herbert Burgess (27) fue el lateral izquierdo. Se ha argumentado que la línea de media vuelta de Dick Duckworth (35), Charlie Roberts (32) y Alec Bell (35) fue el latido del lado. Billy Meredith (37) y George Wall (36) fueron probablemente los mejores extremos que jugaban en la Football League en ese momento y brindaron muchos servicios para el trío interno de Sandy Turnbull (30), Jimmy Turnbull (26) y Jimmy Bannister (36 ).

La temporada siguiente, el Manchester United disfrutó de una buena racha en la Copa FA. Vencieron a Brighton & Hove Albion (1-0), Everton (1-0), Blackburn Rovers (6-1), Burnley (3-2) y Newcastle United (1-0) para llegar a la final. Newcastle, que ganó la liga esa temporada, obviamente se sintió decepcionado al no poder ganar el doblete. Sin embargo, el conjunto del Newcastle esperó 15 minutos bajo una lluvia torrencial a bordo de un autocar abierto para aplaudir a sus conquistadores después del partido.

Jimmy Turnbull (5), Harold Halse (4) y Sandy Turnbull (3) anotaron los goles durante la exitosa carrera de copa que los llevó a la final en Crystal Palace contra el Bristol City. Como ambos clubes vestían normalmente de rojo, el Bristol jugaba de azul mientras que el Manchester United jugaba con camisetas blancas con una "V" de color rojo intenso. El partido fue decepcionante y Sandy Turnbull anotó el único gol en el minuto 22.

En junio de 1910, Ernest Mangnal compró Enoch West de Nottingham Forest. Reemplazó a Jimmy Turnbull en el ataque y tuvo una gran temporada anotando 19 goles en 35 partidos. West formó una gran sociedad con Sandy Turnbull y juntos marcaron más de la mitad de los goles del equipo. El último sábado de la temporada, el Aston Villa superó al Manchester United por un punto. El United tuvo que jugar contra el Sunderland en Old Trafford, mientras que el Aston Villa tuvo que ir al Liverpool.

El Manchester United ganó su juego 5-1. Charlie Roberts le dijo al Manchester Saturday Post lo que sucedió a continuación: "Al final del partido, nuestros seguidores se apresuraron a cruzar el suelo frente a la grada para esperar la noticia final del Liverpool. De repente, una tremenda ovación rasgó el aire y se renovó de nuevo y de nuevo y supimos que éramos los campeones una vez más ". Aston Villa había sido derrotado 3-1 y Duckworth y su Manchester United habían ganado su segundo campeonato en cuatro años.

Duckworth sufrió una grave lesión en la rodilla en diciembre de 1913 que prácticamente acabó con su carrera futbolística. Había marcado 11 goles en 225 partidos ligueros con el club.

Después de retirarse del juego, Duckworth dirigió Queen's Arms en Manchester.


Método de Duckworth-Lewis-Stern

los Método de Duckworth-Lewis-Stern (DLS) es una formulación matemática diseñada para calcular el puntaje objetivo para el equipo que bate en segundo lugar en un partido de cricket de overs limitados interrumpido por el clima u otras circunstancias. El método fue ideado por dos estadísticos ingleses, Frank Duckworth y Tony Lewis, y antes se conocía como el Método de Duckworth-Lewis (D / L). [1] Fue introducido en 1997 y adoptado oficialmente por la CPI en 1999. Después de la jubilación de Duckworth y Lewis, el profesor Steven Stern se convirtió en el custodio del método y fue rebautizado a su título actual en noviembre de 2014. [2] [3]

Cuando se pierden los overs, establecer un objetivo ajustado para el segundo equipo que batea no es tan simple como reducir el objetivo de carrera proporcionalmente a la pérdida de overs, porque un equipo con diez terrenos en la mano y 25 overs al bate puede jugar de manera más agresiva que si tenía diez portillos y un total de 50 overs, por ejemplo, y en consecuencia puede lograr una tasa de ejecución más alta. El método DLS es un intento de establecer un objetivo estadísticamente justo para las entradas del segundo equipo, que tiene la misma dificultad que el objetivo original. El principio básico es que cada equipo en un partido de overs limitados tiene dos recursos disponibles con los que anotar carreras (overs para jugar y wickets restantes), y el objetivo se ajusta proporcionalmente al cambio en la combinación de estos dos recursos.


La senadora de Illinois Tammy Duckworth, que vivía en la pobreza en Hawái, aporta una notable historia de vida a la búsqueda de vicepresidente de Biden.

La senadora Tammy Duckworth llega para una sesión informativa en Capitol Hill en Washington el 12 de marzo.

CHICAGO >> La senadora estadounidense Tammy Duckworth por Illinois ha estado escribiendo tranquilamente una autobiografía, su historia personal de pasar de vender flores en una carretera de Hawái en medio de la pobreza y perder ambas piernas en un accidente de helicóptero de combate en Irak a un ascenso improbable en la política nacional.

Su vida y su último giro podrían convertirse en el clímax del libro y rsquos y mdash una oportunidad de convertirse en compañero de fórmula de Joe Biden y rsquos. Duckworth es una de las al menos 13 mujeres que están siendo examinadas por el presunto candidato presidencial demócrata y el equipo de rsquos, y es el poder de su biografía lo que la ha ayudado a conseguir una compañía tan selecta.

& ldquoShe & rsquos tiene una historia de vida increíble y cuando me metí en ella, pensé que esto es algo de lo que el pueblo estadounidense se sorprenderá al escuchar los detalles & rdquo, dijo el mentor político de Duckworth & rsquos, el senador de los Estados Unidos por Illinois, Dick Durbin, quien ha leído los capítulos iniciales de ella. libro. & ldquoShe & rsquos hizo mucho en su vida, superando la adversidad de muchas maneras diferentes. Ella tiene una gran historia y creo que podría ser una gran compañera de fórmula para Joe Biden.

Por supuesto, hay algo más en la selección de un compañero de fórmula que en tener una historia personal dramática.

¿Podrá el candidato asumir los deberes del cargo más alto de la nación y rsquos en un momento y rsquos aviso? ¿Podría el candidato convertirse en un verdadero socio con el que Biden se sienta cómodo?

Y luego está el cálculo político de si la selección número 2 puede acelerar la base del partido y los rsquos o ir más allá para generar votos en estados decisivos.

Para un candidato no titular, la elección de un compañero de fórmula es el primer ejemplo verdadero de toma de decisiones presidenciales, una declaración sobre los valores y la agenda del candidato y rsquos. Para Biden, que tiene 77 años y puede cumplir solo un mandato, la elección será vista en gran medida como un sucesor potencial.

"Realmente tienes que empezar por decir:" ¿Los votantes accesibles percibirían a esta persona como un presidente plausible? ", dijo Joel Goldstein, profesor de derecho de la Universidad de St. Louis y autor de dos libros sobre la vicepresidencia.

`` En última instancia, todo se reduce a una cuestión de: ¿Duckworth se presenta a sí misma como alguien que está lista para sobresalir en el escenario nacional, y es alguien a quien el vicepresidente Biden ve como una persona que puede ser su socio político para la administración? '', dijo Goldstein. .

La historia personal de Duckworth & rsquos, el rápido ascenso a través de la política demócrata y la comprensión profunda de los problemas militares y de los veteranos se contrarrestan con algunos inconvenientes políticos.

Ella no tiene un largo historial de logros legislativos. She & rsquos corre solo una carrera en todo el estado y nunca una campaña nacional. Ella no es de un estado de campo de batalla. Y aunque, como tailandés-estadounidense, es una mujer de color, muchos demócratas creen que Biden debería elegir a una mujer negra, ya que la nación se enfrenta a una historia de racismo sistémico tras el asesinato policial de George Floyd.

Entre muchos en la clase de la circunvalación de Washington, Duckworth no es uno de los principales en un grupo que incluye a las ex candidatas presidenciales Kamala Harris y Elizabeth Warren. Lo mismo ocurre a nivel nacional, con una reciente encuesta del New York Times / Siena que encontró que Duckworth es desconocido por el 72% de los votantes.

Aún así, el senador del suburbio de Hoffman Estates en Chicago permanece entre un grupo selecto de siete u ocho candidatos que han presentado registros y se han sentado para entrevistas con el personal de la campaña, según varios informes.

"No sé dónde encaja", dijo el estratega demócrata David Axelrod sobre el lugar de Duckworth en la veepstakes cuatrienal.

La veterana política de Chicago, que fue arquitecta de las campañas presidenciales de Barack Obama & rsquos, trabajó como estratega de medios en la primera campaña de Duckworth & rsquos en 2006 y respaldó su exitosa candidatura a la Cámara de 2012.

"Tiene una historia personal incomparable que es muy convincente", dijo Axelrod. & ldquoLa pregunta que Biden tendrá que hacer en relación con ella es: ¿Coincide con este momento en particular y su experiencia está a la altura del trabajo? & rdquo

Por su parte, Duckworth dijo que encontrarse en la contienda por el puesto no ha cambiado su enfoque de su trabajo. Ella dijo que todavía está llamando a Trump y ldquofor su racismo y rdquo y ldquofrailure to lead & rdquo sobre el coronavirus. La única diferencia ha sido la entrega de registros y la respuesta a las preguntas de los expertos en campañas.

"Creo que Joe Biden elegirá a la persona adecuada con la que tenga la mejor relación para gobernar", dijo Duckworth en una entrevista. "Creo que está tratando de duplicar de muchas maneras la relación que tenía con el presidente Obama, y ​​creo que esa fue una fuerte".

Duckworth conoció al entonces Sen. Biden cuando Durbin la invitó como invitada al discurso del Estado de la Unión en 2005. Dijo que la relación realmente se afianzó cuando pronunció un discurso en la Convención Nacional Demócrata de 2008 presentando al hijo de Biden & rsquos, Beau, quien a su vez presentó a su padre como el vice nominado presidencial.

Duckworth dijo que tiene una gran relación con Biden y aún más con su esposa, Jill Biden, quien se centró en gran medida en los problemas de los veteranos como segunda dama. Duckworth contó cómo la llamó el vicepresidente Biden después de que ganó un segundo mandato en la Cámara en 2014.

& ldquoEra esta voz, & lsquoTammy, it & rsquos Joe. ¿Cómo estás y rsquo? Y rsquo Joe? & lsquoSí, ya sabes, el vicepresidente. & rsquo le dije, & lsquoMr. Vicepresidente, ¿por qué me llama? & Rsquo Hubo carreras más importantes y más críticas. & # 8230 No fue exactamente un mordisco de uñas, y él dice, & lsquoNo, hiciste un gran trabajo, y solo quería darte las gracias & rsquo & rdquo, recordó Duckworth. & ldquoEse & rsquos tal como es. Te llama y charla. Creo que tengo una relación muy cálida con él. & Rdquo

Duckworth fue coanfitrión de una recaudación de fondos virtual para Biden en mayo. Al darle las gracias, Biden le dio crédito a la familia Kennedy con la expresión "El coraje moral es incluso más raro que el coraje físico en el campo de batalla".

"Pero no puedo pensar en nada que demuestre más coraje que tú en ese helicóptero", le dijo Biden a Duckworth. & ldquoNadie tiene más coraje o compasión que tú. & rdquo

Al escribir su autobiografía, Duckworth ha completado los capítulos que detallan su infancia hasta su alistamiento y mdash, al menos esos son los que Durbin dijo haber leído.

No está claro si la senadora tiene un contrato para el libro o una fecha de publicación, ya que su portavoz se negó a comentar.

Su historia comienza en Bangkok, donde nació Ladda Duckworth de madre tailandesa de ascendencia china y padre estadounidense. Creció viviendo en todo el sudeste asiático cuando su padre, un infante de marina retirado, trabajaba en proyectos de vivienda y refugiados. En el camino, perdió su trabajo y la familia cayó en la pobreza cuando ella asistió a la escuela secundaria McKinley.

Se graduó de la Universidad de Hawai y luego recibió una maestría en asuntos internacionales de la Universidad George Washington en Washington, DC Duckworth se unió al Cuerpo de Entrenamiento de Oficiales y rsquo de la Reserva del Ejército mientras estaba en la escuela de posgrado y luego se convirtió en oficial comisionado en la Reserva del Ejército, eligiendo volar helicópteros porque era uno de los pocos trabajos de combate abiertos a las mujeres.

Se casó con Bryan Bowlsbey, un comandante de la Guardia Nacional de Illinois, en 1993.

El 12 de noviembre de 2004, Duckworth estaba copilotando un helicóptero Black Hawk en Irak cuando su avión fue alcanzado por una granada propulsada por cohete. Luego de 36 años, perdió casi toda la pierna derecha y la pierna izquierda por debajo de la rodilla y se lesionó gravemente el brazo derecho. Casi se desangra hasta morir.

"Después de tener un juego de rol en tu regazo, todo lo demás no es tan difícil", dijo una vez Duckworth.

A los pocos meses, recibió un Corazón Púrpura, fue ascendida a comandante y asistió al discurso sobre el estado de la Unión con Durbin. Pasó casi un año recuperándose en el Centro Médico del Ejército Walter Reed, albergando el sueño de convertirse en uno de los pocos pilotos amputados en la historia militar.

Pero en diciembre de 2005, se postulaba para el Congreso, reclutada por Durbin para hacer una oferta por el escaño republicano suburbano del noroeste que ocupaba el jubilado Henry Hyde.

Apoyados por el entonces congresista Rahm Emanuel, que estaba a cargo del esfuerzo del partido para retomar el control de la Cámara, los demócratas nacionales recaudaron millones para Duckworth, pero ella se quedó corta frente al republicano Peter Roskam.

Después de trabajar en los departamentos estatales y nacionales de asuntos de veteranos, Duckworth se postuló nuevamente para el Congreso en 2012 después de que los demócratas de Illinois rediseñaron un distrito suburbano de tendencia republicana a su favor. Duckworth ganó fácilmente.

Cuatro años más tarde, se presentó al Senado, derrotando al titular del primer mandato Mark Kirk, quien había sufrido un derrame cerebral masivo y era visto como el senador republicano más vulnerable de la nación.

El tiempo de Duckworth & rsquos en Washington ha estado marcado por varias primicias: la primera mujer con una discapacidad en ser elegida para la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, la primera miembro del Congreso nacida en Tailandia, la primera senadora estadounidense en dar a luz en el cargo y la primera legisladora en traer a su bebé al Senado. piso para una votación después de que la cámara cambiara sus reglas centenarias.

Cuando se le preguntó si alguna vez sintió que su historia poco probable de Bangkok a Bagdad y al Capitolio eclipsaba su trabajo legislativo, Duckworth respondió que, "quién soy, mis antecedentes y mi servicio me ayudan a cruzar la puerta" con individuos, muchos de ellos más conservadores, que tal vez no lo hagan. De lo contrario, escuche a un senador junior de Illinois.

Luego ofreció lo que podría interpretarse como un discurso velado para el puesto de vicepresidente: "Creo que para ganar realmente las próximas elecciones, es necesario poder ganar el corazón del país". Y eso significa que tienes que poder hablar con gente en Missouri, Kentucky, Ohio y Michigan y todos esos lugares. & Rdquo

Durante sus dos mandatos en la Cámara, Duckworth tuvo pocos logros legislativos, aunque puede ser difícil abrirse paso como recién llegada al partido minoritario. En la cámara superior, ha hecho algunos avances.

Duckworth aprobó un proyecto de ley de infraestructura que evita que los gobernadores retrasen proyectos en los estados vecinos, otro que permite a los propietarios veteranos de pequeñas empresas adquirir equipos y propiedades federales excedentes y una ley que exige que los aeropuertos proporcionen habitaciones para madres lactantes y cambiadores de baños.

Más recientemente, Duckworth ha impulsado una medida que requiere investigaciones independientes de tiroteos policiales, que surgieron del asesinato de Laquan McDonald por parte de la policía de Chicago en 2014.

Hay aspectos del historial de Duckworth & rsquos que no son tan conocidos a nivel nacional y no siempre tan halagadores como su ascenso pionero a la oficina y, en gran parte, están relacionados con su tiempo como burócrata en VA.

Duckworth fue nombrado en noviembre de 2006 por el entonces gobernador. Rod Blagojevich para dirigir el departamento de asuntos de veteranos del estado y rsquos. Después de que Obama fue elegido presidente, Duckworth fue designado como uno de los varios secretarios adjuntos del Departamento de Asuntos de Veteranos de EE. UU.

Una revisión de Chicago Tribune del historial de Duckworth & rsquos durante su candidatura al Senado encontró que su tiempo en el VA federal se centró principalmente en las relaciones públicas, mientras que muchas de sus iniciativas como líder del VA estatal fracasaron y mdash, incluido un programa de atención médica para veteranos que rara vez se usa, un programa de crédito fiscal para empresas que contratan veteranos y un programa de deuda estudiantil para enfermeras de VA.

En ambos roles, Duckworth ha dicho que hizo todo lo posible para crear conciencia sobre los problemas críticos que enfrentan los veteranos, promocionando los esfuerzos estatales para una línea directa de salud mental para veteranos suicidas, exámenes de detección de lesiones cerebrales traumáticas para soldados heridos y un nuevo juego de lotería que beneficia a los veteranos.

En Washington, Duckworth ha construido relaciones sólidas en todo el partido, dijo la representante de Illinois Cheri Bustos, presidenta del Comité de Campaña del Congreso Demócrata.

"Literalmente, no puedo pensar en un grupo dentro de los demócratas de la Cámara con el que ella no solo tuviera buenas relaciones, sino también fuertes", dijo Bustos. & ldquoEs muy difícil de hacer. & rdquo

A una elección de vicepresidente a menudo se le asigna la tarea de atacar agresivamente al presidente en funciones. Es un papel cómodo para Duckworth, quien aparece regularmente en las noticias por cable para criticar a Trump.

Duckworth ha apodado a Trump & ldquoCadet Bone Spurs & rdquo en referencia a su aplazamiento militar durante Vietnam. Una vez se dirigió al Senado para decir: "Mi hija de 20 meses que usa pañales tiene un mejor control de los impulsos que este presidente" en la creación de riesgos de guerra mediante el uso de las fuerzas armadas.

"Cuando se aventura en el espacio militar con sus grandiosos planes para desfiles y escapadas militares, puedo decir que va directo a su corazón", dijo Durbin.

Duckworth se pronunció enérgicamente contra el uso de Trump y rsquos del ejército para expulsar a manifestantes pacíficos de Washington y rsquos Lafayette Park. Ella dijo que Trump había & ldquotrampled los derechos de la Primera Enmienda de los estadounidenses & rdquo para una & ldquodisgustable, burda sesión de fotos & rdquo.

"Vengo de un lugar donde tengo la capacidad de rechazarlo de una manera que alguien que no ha servido no puede", dijo Duckworth. "No voy a verlo intimidar a otras personas cuando puedo ponerme de pie y decir" Te veo ". Eres un patriota falso. Eres un cobarde, que no sirvió a su país cuando el país lo llamó. Entonces, no me hables de patriotismo.

Después de que surgieron informes de que la administración Trump había recibido inteligencia sobre un presunto esfuerzo ruso para pagar recompensas a los talibanes para matar a las tropas estadounidenses en Afganistán, Duckworth exigió audiencias en el Senado y nuevamente criticó duramente al presidente.

"Estoy disgustado, asombrado", dijo Duckworth en una entrevista con MSNBC el lunes. "Él sigue poniendo los intereses de Rusia por encima del bienestar de las tropas estadounidenses, y eso es absolutamente inaceptable".

Con solo unas semanas para que Biden revele su elección, es difícil saber qué tan cerca está pesando a Duckworth, dijo Axelrod, al tiempo que señaló que no sorprende a ella en la mezcla.

“Ella sirvió en el ejército durante décadas y se sacrificó de una manera muy, muy pronunciada por su país. Eso es un gran activo ”, dijo. Una cosa es debatir la guerra. Es otra cosa entender cuál es el peso de la guerra de una manera muy personal, y ella lo hace.

Durbin llamó a Duckworth & ldquoa buen activista & rdquo con & ldquoan atractivo que se extiende sobre una base bipartidista & rdquo.

& ldquoShe & rsquos sencillo. Ella no es falsa. Ella no es un fanfarrón. Ella es una heroína de guerra. Es madre, mujer de color ”, dijo Bustos.

Goldstein, el experto de la vicepresidencia, estuvo de acuerdo en que los atributos únicos de Duckworth & rsquos "marcarían casillas importantes" durante el proceso de investigación.

"Hay cosas en ella que la distinguen de las demás personas que el vicepresidente Biden está considerando", dijo. & ldquoPero eso no significa que ella & rsquoll sea seleccionada. & rdquo

Haga clic aquí para ver nuestra cobertura completa del brote de coronavirus. Envíe su consejo de noticias sobre el coronavirus.


Tammy Duckworth

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Tammy Duckworth, (nacido el 12 de marzo de 1968 en Bangkok, Tailandia), político estadounidense que fue elegido al Senado de los Estados Unidos como demócrata en 2016 y comenzó a representar a Illinois al año siguiente. Anteriormente fue miembro de la Cámara de Representantes de EE. UU. (2013-17).

Duckworth nació en Bangkok, hija de un trabajador de ayuda al desarrollo estadounidense y una madre tailandesa de ascendencia china. La familia vivió en Tailandia y Singapur antes de mudarse a Hawai cuando ella tenía 16 años. Vivieron brevemente de la asistencia pública, una experiencia que resonó entre los votantes cuando Duckworth entró en la política electoral. Se graduó (1989) de la Universidad de Hawaii, luego obtuvo una maestría (1992) en asuntos internacionales en la Universidad George Washington, donde se unió al Cuerpo de Entrenamiento de Oficiales de Reserva del Ejército (ROTC). Durante este tiempo, conoció a su futuro esposo, Bryan Bowlsbey, quien también estaba en ROTC, y la pareja luego tuvo dos hijas cuando ella tuvo a la menor, en 2018, Duckworth se convirtió en la primera senadora en dar a luz mientras estaba en el cargo.

Duckworth finalmente se convirtió en miembro de la Guardia Nacional y se entrenó como piloto de helicóptero. Mientras trabajaba en un doctorado en la Universidad del Norte de Illinois, fue llamada al servicio activo y enviada a Irak en 2004. Allí su helicóptero fue derribado por una granada propulsada por un cohete, y Duckworth perdió ambas piernas y casi perdió el brazo derecho, que se salvó después de una cirugía de emergencia de 13 horas. Mientras se sometía a una extensa rehabilitación en el Centro Médico del Ejército Walter Reed, Duckworth recibió (2004) el Corazón Púrpura. En 2014 se retiró del ejército como teniente coronel. Al año siguiente recibió un doctorado en servicios humanos en la Universidad de Capella.

En 2006, Duckworth se postuló como demócrata para un escaño en la Cámara de Representantes de Estados Unidos, pero fue derrotado. Luego se desempeñó como directora estatal del Departamento de Asuntos de Veteranos (2006-09). Después de que el exsenador de Illinois Barack Obama asumiera la presidencia, Duckworth se convirtió en secretario adjunto del Departamento de Asuntos de Veteranos de EE. UU. (2009-2011). Ella renunció para postularse para la Cámara de Representantes del octavo distrito del Congreso de Illinois, y derrotó a su oponente republicano por un margen de 10 puntos en la carrera de 2012.

Duckworth asumió el cargo en 2013 y demostró ser un aliado confiable del presidente Obama y sus iniciativas legislativas, incluidas varias disposiciones de la Ley de Protección al Paciente y Atención Médica Asequible. También fue una líder en los esfuerzos por aprobar leyes de control de armas. En 2016 se postuló contra el titular republicano Mark Kirk por un escaño en el Senado. Él la atacó por adherirse a la línea demócrata, a lo que ella respondió memorablemente: “Estas piernas son de titanio. No se doblan. Adelante, apúntame ". Fue elegida por un amplio margen, lo que la convirtió en la primera senadora estadounidense nacida en Tailandia. Después de asumir el cargo en 2017, Duckworth continuó aplicando políticas en gran medida liberales.

En 2018, Duckworth ayudó a derrotar un proyecto de ley patrocinado por los republicanos que, según sus críticos, habría debilitado la Ley de Estadounidenses con Discapacidades. Al año siguiente, la Cámara de Representantes acusó al presidente republicano. Donald Trump por las acusaciones de que retuvo la ayuda a Ucrania para presionar al país para que abriera una investigación por corrupción sobre Joe Biden (en 2020, Biden se convirtió en el candidato presidencial demócrata). El juicio del Senado se llevó a cabo en febrero y Duckworth votó a favor de condenar a Trump, aunque fue absuelto en una votación mayoritariamente partidaria. Más tarde, en 2020, Duckworth fue considerado como compañero de fórmula de Biden, pero finalmente seleccionó a Kamala Harris. Biden luego derrotó a Trump, aunque este último cuestionó los resultados, alegando un fraude electoral generalizado a pesar de la falta de evidencia. El 6 de enero de 2021, cuando Duckworth y otros miembros del Congreso se reunieron para certificar la victoria de Biden, los partidarios de Trump atacaron el Capitolio, deteniendo temporalmente los procedimientos. Poco después, la Cámara acusó a Trump por segunda vez de "incitación a la insurrección". Duckworth votó a favor de condenar, pero Trump fue absuelto en el Senado.


Estadísticas de Dick Duckworth Manager

Oferta para nuevos clientes. Realice 5 x £ 10 o más apuestas para recibir £ 20 en apuestas gratis. Repita hasta 5 veces para recibir un bono máximo de £ 100. Probabilidades mínimas 1/2 (1,5). Se excluyen las apuestas de intercambio. Se aplican restricciones de pago. Se aplican los términos y condiciones.

Depósito mínimo de £ 10 usando el código de depósito 30F - Una apuesta calificada es una apuesta de 'dinero real' de al menos £ 10 colocada en cualquier mercado deportivo - Probabilidades mínimas de 1/2 (1.5) - Apuestas gratuitas acreditadas al liquidar la apuesta calificada y expirar después de 7 días - Las apuestas gratuitas no están incluidas en las devoluciones - El bono de casino debe reclamarse dentro de los 7 días • Para retirar el bono / ganancias relacionadas, apueste el monto del bono x40 dentro de los 14 días • Req. varían según el juego • Se aplican métodos de depósito, restricciones de retiro y términos y condiciones completos

18+. Juega seguro. Clientes nuevos que usan solo el código de promoción H30, apuesta mínima de 10 £ / 10 €, probabilidades mínimas de 1/2, apuestas gratuitas pagadas como 2 x 15 £ / 15 €, apuestas gratuitas acreditadas después de la liquidación de la primera apuesta válida, las apuestas gratuitas vencerán a los 30 días después de que se realiza la apuesta de calificación, se aplican restricciones de método de pago / jugador / país.

18+. Reino Unido + IRE únicamente. Primera apuesta mínima £ 10. Debe colocarse dentro de los 14 días posteriores al registro de la cuenta. £ 30 acreditados como 3 x £ 10 apuestas gratis. No es válido con CashOut. Apuesta gratuita válida por 7 días. Se aplican términos y condiciones.

Acerca de las estadísticas del administrador

Juntos debido a una obsesión malsana con las estadísticas de gestión del fútbol inglés.

Seguimiento del administrador

Estadísticas de gestión de 6264167 partidos jugados por todos los entrenadores actuales y anteriores de cada club en las 4 mejores divisiones del fútbol inglés y más.


Cuota Todas las opciones para compartir para: La presidencia de Biden: los senadores Dick Durbin, Tammy Duckworth respaldan la retención del fiscal federal John Lausch

El Fiscal General de los Estados Unidos, William Barr (izq.), Escucha mientras el Fiscal de los Estados Unidos John R. Lausch, Jr., del Distrito Norte de Illinois, habla sobre la Operación Leyenda, la operación de aplicación de la ley federal, durante una conferencia de prensa en Chicago, Illinois, el 9 de septiembre de 2020. . Getty

WASHINGTON - Si depende de los senadores demócratas de Illinois, el fiscal federal John Lausch, nominado por el presidente Donald Trump, seguirá siendo el principal fiscal federal de Chicago después de que Joe Biden se convierta en presidente.

Los presidentes pueden despedir a los fiscales estadounidenses y los senadores demócratas de Illinois Dick Durbin y Tammy Duckworth quieren que se mantenga a Lausch, según se enteró el Chicago Sun-Times.

Biden, que inició su transición el lunes, no ha señalado sus planes para los 93 fiscales de Estados Unidos, que sirven a discreción del presidente.

Emily Hampsten, portavoz de Durbin, dijo que Durbin y Duckworth “apoyaron a John Lausch durante su confirmación. Y siguen confiando en él ”.

Varias investigaciones de corrupción se han hecho públicas durante los tres años de mandato de Lausch, lo que ha dado lugar a cargos penales contra varios políticos demócratas.

Incluso el presidente de la Cámara de Representantes de Illinois, Michael Madigan, que preside el Partido Demócrata de Illinois, ha sido implicado, aunque no acusado penalmente, en un caso de soborno que involucra a ComEd. Madigan ha negado haber actuado mal.

Los registros judiciales muestran que el trabajo preliminar para esos casos de corrupción se estableció durante el mandato del predecesor de Lausch, Zachary Fardon.

Lausch comparte antecedentes comunes con la alcaldesa Lori Lightfoot. Ambos se desempeñaron una vez como abogados adjuntos de los Estados Unidos en Chicago.

Eso podría explicar cómo Lightfoot y Lausch han logrado mantener una relación de trabajo a pesar de una división nacional tóxica que llevó a Lightfoot a pelear públicamente con Trump por sus constantes ataques a Chicago y su fiscal general, William Barr.

Lausch ha podido mantener la confianza de Lightfoot incluso cuando apareció en la Casa Blanca con Trump para anunciar la Operación Leyenda, un programa federal de represión del crimen, y cuando compartió el escenario con Barr en Chicago en septiembre pasado.

Aumentan los enjuiciamientos federales por armas de fuego en Chicago, menos inmigración ilegal, casos de fraude

La Operación Leyenda de Trump resultó en más casos federales de armas que se archivaron en Chicago

Ahora, al ofrecer una muestra de apoyo a Lausch, Durbin y Duckworth están señalando que no quieren que se levanten obstáculos que puedan percibirse como una interferencia con las investigaciones de corrupción de Lausch.

Un portavoz de Lausch no respondió a una llamada en busca de comentarios el miércoles.

En marzo de 2017, entonces EE. UU. El fiscal general Jeff Sessions pidió la dimisión de 46 fiscales estadounidenses nombrados durante la administración del ex presidente Barack Obama. Fardon estaba entre ellos.

Si bien los presidentes designan a los fiscales estadounidenses, deben ser confirmados por el Senado, ahora bajo control republicano. Si el Senado cambia a los demócratas no se sabrá hasta la segunda vuelta de enero para dos escaños en el Senado en juego en Georgia.

La controversia se evita cuando los senadores del estado de origen y la Casa Blanca acuerdan un candidato. Un candidato debe aprobar el Comité Judicial del Senado, del cual Durbin es miembro, para obtener un voto en el Senado.

Lausch reemplazó a Fardon en un proceso colegiado detrás de escena en el que la Casa Blanca de Trump trabajó con Durbin y Duckworth para encontrar un candidato al que los senadores apoyarían.

En 2017, la Casa Blanca de Trump envió a Lausch, su elegido para ocupar el puesto de fiscal estadounidense recientemente vacante en Chicago, a un panel de selección creado por Durbin y Duckworth para ayudar a llenar la vacante de fiscal superior del Distrito Norte de Illinois.

Lausch voló por el Senado. El 9 de noviembre de 2017, Lausch fue confirmado en votación de voz por el Senado para un mandato de cuatro años. Si Lausch decide marcharse cuando finalice su mandato, Biden aún tendrá la oportunidad de elegir a su reemplazo.


La senadora Tammy Duckworth sobre el ataque que le quitó las piernas & # 8212 y tener un bebé a los 50

Para revisar este artículo, visite Mi perfil y luego Ver historias guardadas.

La senadora Duckworth en su oficina de Washington con su pequeña hija, Maile, y Abigail, de tres años. Cabello: Michelle Smith Maquillaje: Valeska Williams. Fotografiado por Annie Leibovitz, ModaOctubre de 2018

Para revisar este artículo, visite Mi perfil y luego Ver historias guardadas.

LA SENADORA DE ILLINOIS Ladda Tammy Duckworth posee un gran par de piernas. Están minuciosamente pintadas por un artista para que coincidan con el tono de piel de su brazo, hasta las pecas, y el segundo dedo de un pie es más largo que el primero, como solía ser el suyo. Pero Duckworth no los soporta. “Cuando me veo usando esas piernas en un espejo, veo pérdida. Pero cuando veo esto —señaló con un gesto la prótesis de acero y titanio unida a su muslo por encima de la rodilla derecha—, veo fuerza. Veo un recordatorio de dónde estoy ahora ". Lo mismo con su silla de ruedas. “La gente siempre quiere que lo oculte en imágenes. ¡Yo digo que no! Me gané esta silla de ruedas. No es diferente de una medalla que llevo en el pecho. ¿Por qué lo escondería?

Ella está sentada en la silla, un Segway mejorado que recibió de un grupo de veteranos, en una pequeña oficina cerca del piso del Senado de los Estados Unidos. Enlazada sobre su espalda hay una bolsa con su extractor de leche. En la mesa frente a ella está su horario diario preparado por el personal. It is filled with meetings having to do with issues in her home state, a few Senate votes, and then, discreetly tucked in at four-hour intervals, a series of asterisks. Time to pump milk for her baby.

There are so many firsts attached to Tammy Duckworth—she’s the Senate’s first member to give birth while in office, its first member born in Thailand (to an American father and a Thai mother of Chinese descent), and, of course, its first female amputee. It’s that last distinction that tends to overwhelm all the others. As a wounded veteran with a Purple Heart, she has introduced or cosponsored bills protecting the rights of veterans—and she’s been fearless in confronting the president over military and foreign affairs. Last January, when President Trump accused the Democrats of holding the military hostage over immigration, it was Duckworth who took to the Senate floor, declaring in a now-historic speech, “I will not be lectured about what our military needs by a five-deferment draft dodger.”

When I started to ask Duckworth a question about the accident that took her legs, she quickly corrected me. “It wasn’t an accident those suckers were trying to kill me.” ¡Por supuesto! I apologized, but she told me not to worry. Pasa todo el tiempo. While she was sedated at Walter Reed hospital, fighting for her life, the doctors and nurses around her also kept referring to “the helicopter accident.” But she was sure they’d been attacked. She was the senior officer onboard that day if it was an accident, it was her fault.

It wasn’t an accident. On November 12, 2004, then-36-year-old Captain Tammy Duckworth was flying a Black Hawk to her base in Iraq, some 50 miles north of Baghdad. The mission had been routine, a grocery run, as she later described it, though nothing about that time or place was routine. Attacks on the base were so common, its residents had nicknamed it “Mortaritaville.” Training to become a helicopter pilot, Duckworth, the only woman in her class, knew the risks going in. When helicopters are hit, there’s no ejecting to safety.

She and her three crew members were lucky, in a way. The rocket-­propelled grenade that pierced the Plexiglas floor of the cockpit near her feet exploded in a burst of flame, but it did not cause the helicopter to combust. Clinging to consciousness, Duckworth tried to use her legs to land but found the normally responsive $6 million piece of machinery sluggish. Then she passed out. After her copilot landed, he took one look at Duckworth’s blackened face, her slumped-over torso, the blood gushing from her lower body, and assumed she was dead. Black Hawks travel in pairs, and a second helicopter had landed nearby, so they needed to move quickly. The crew evacuated the living and the wounded and then used precious moments to retrieve what they thought was Duckworth’s corpse. And that, for her, has made all the difference.

“I am no hero,” she says. “The guy who carried me out of there? He’s the hero.” It’s been fourteen years since the attack, but even now, when she talks about it, there’s a catch in her throat that’s contagious. If it had been Vietnam or any other American war, she would have died, but within 20 minutes she’d arrived at the combat hospital in Baghdad, well within the so-called golden hour when surgeons can save a life. A few days after that, she was at Walter Reed in Washington, D.C., where a team of doctors worked to save what they could (there was some question about whether she would be able to keep her right arm). Her legs were gone, but she felt her feet burning—and she says she still feels this ghostly sensation every day, as if she is walking on hot desert sand.

Politicians who want to bolster their military bona fides often visit Walter Reed to have their pictures taken while shaking a vet’s hand. Among soldiers, it is jokingly referred to as “the amputee petting zoo.” With her high cheekbones and long, jet-black hair, Duckworth would have made an appealing poster girl, but she was wary of being used. When Secretary of Defense Donald Rumsfeld wanted to visit her, she said no. She might be military, but she leaned liberal, a result of growing up a mixed-race child in Southeast Asia, where her father’s development work took them to Singapore, Cambodia, Thailand, and Vietnam. “Being Amerasian, post Vietnam War, people just assumed you were the child of a GI and a prostitute. I was so lucky my parents were married and I had an American passport. I saw kids spat upon, going through garbage, selling themselves, doing whatever they could to survive because they’d been discarded.” When the Duckworth family, including her little brother, moved to Hawaii, her father, who was then in his 50s and could trace his roots all the way back to the Revolutionary War, found it nearly impossible to get a job. To survive, the family went on food stamps, and Tammy, then in high school, took a series of low-paying jobs to keep the family afloat. At one point, she sold flowers from a plastic bucket on the side of the road, an experience that profoundly shaped her worldview. “I never worked as hard as when we were at our poorest,” she says. “So I felt if we could end up there, anyone could.”

One day, a call came to Walter Reed from Illinois senator Dick Durbin, asking if there were any wounded veterans from his state who would like to attend the State of the Union. Duckworth volunteered. That night Durbin shook her hand, gave her his card, and said she should call if she needed anything. So she did. Again and again. Not for herself but for other veterans who needed things, like missing pension payments. Durbin was impressed by her tenacity but also by the way she carried herself. “When I did the math later on, I realized she’d been injured only twelve weeks prior,” he recalls. “I couldn’t believe what a positive attitude she had.” A few months later, when Illinois’s longtime congressman Henry Hyde announced he was retiring, Durbin asked her to consider running.

She said she needed to talk to her husband, Bryan Bowlsbey, an information-technology specialist in the private sector. Bowlsbey met Duckworth in the ROTC program at George Washington University, where she was studying for an M.A. in international affairs. As she has told it, he made an unflattering comment about women in the military, she took umbrage, he apologized, and they have been together ever since. If his wife wanted to run for public office, Bowlsbey would support her. “I remember thinking maybe this could be my new mission,” Duckworth says. “I always wanted to help vets, and this could just be widening that field.” When Durbin realized his hand-picked candidate would have to make her announcement with an IV in her arm, he began to wonder if he had done the right thing. Running would mean resigning from the military while she still needed surgery. It was a big risk, but she was in. “Nothing holds her back,” Durbin says.

In the Hollywood version of Duckworth’s life, she would have won that first race. She did not. Jon Carson, who ran her campaign, remains an admirer, but managing such a principled candidate didn’t make his job easy. He would have loved to have a press conference with the crew members who were shot down with her, but she wouldn’t hear of it. Nor did she play the game of cozying up to donors as well as he might have liked. “Donors like to feel like they’re getting special inside information,” he says. “Tammy didn’t do that. She said the same thing in front of the donors as she said to the press and the voters. That’s just who she is.” He attributes her narrow loss (2 percent) in part to vicious attacks, including a last-minute mailer from her opponent with a Photoshopped picture of Duckworth giving money away to immigrants, a dig at her support of Senator Ted Kennedy’s pro-immigration bill. Six years later, she ran again and won. Four years later, she ran against the Republican who had won Barack Obama’s old seat in the Senate and won that race too. When she took the oath of office, Durbin says, there wasn’t a dry eye in the chamber. Including his? “You bet.”

THE TECHNICAL TERM for a woman who gives birth at the age of 50 is “geriatric pregnancy.” “Geriatric!” Duckworth says, laughing. “Not even advanced maternal age!” In the years when most women start thinking of having children, Duckworth was busy climbing the ranks in the military, where pregnancy means a mandatory grounding. “If you’re not flying,” she says, “you’re not competing.” Once her career as a combat pilot was over, she and her husband decided to begin a family. They tried naturally, then went to a fertility doctor recommended by the VA. She was told the daily X-rays at Walter Reed might have affected her ability to get pregnant.

After eight more years, her doctor said she was simply too old. It was a bitter pill for a woman who remains strong enough to compete—as she did in 2016—in her fourth marathon on a recumbent bike. Duckworth had begun looking into adoption when a friend recommended she see a celebrated fertility doctor in Chicago. Within eighteen months, she had her first child, Abigail, now three. This spring, she had her second child, Maile. It turned out the VA-recommended doctor she had been seeing worked at a Catholic facility, which did not sanction fertilizing embryos outside the body—the technique that ultimately made it possible for Duckworth to become pregnant. “What bugs me to this day,” she says, “is that she never said, ‘You need to go to a different kind of facility.’ I was educated! I was the director of Illinois Veterans Affairs. I didn’t do my due diligence, so what about those other families?”

The arrival of Maile has made Duckworth a celebrity in the Senate. “How is that baby?” asks Senator Dianne Feinstein as Duckworth rolls into an elevator following a vote on the Senate floor. It has also opened her eyes to the challenges so many mothers face, like being forced to breastfeed in a restroom at an airport. Last spring, Duckworth introduced the Friendly Airports for Mothers Act, to compel large and medium airports applying for a grant from the Department of Transportation to include a lactation area on-site. She was also responsible for getting the Senate to pass a resolution allowing children under the age of one onto the Senate floor.

Currently, Abigail is in preschool and Maile is being taken care of by a nanny who has set up a crib in Duckworth’s office. Duckworth knows she’s lucky to have such an arrangement, but what she really would have liked was a six-month maternity leave. “I am tired,” she admits when I ask. “I am overwhelmed. Who isn’t? The average American mom is tired. So many of us are numb from the trauma of having a president who acts the way he does.” But when you’re in a position to make a difference, it’s hard to stay home watching, say, immigrants being separated from their children, especially if you are the child of an immigrant. So she’s gearing up for fresh battles over immigration, over Judge Brett Kavanaugh’s nomination to the Supreme Court (she’ll vote no). “So it doesn’t matter if I am tired,” she tells me. “I am going to show up every day and fight. If that means I have to crawl to get a vote, I am going to do it.”

In the meantime, there’s dinner to think about. It’s one of the ironies people tend to overlook about politicians. They have a staff of dozens helping to implement their policy visions, but at the end of the day, they still have to go home and make dinner. (Her husband could do it, but then, she says, they’d be eating tacos every night.) I watch Duckworth and two of her millennial staffers engage in a passionate discussion of . . . couscous. Does she prefer Israeli or regular? “Whatever tastes good, cooks in five minutes, and costs $3 for two boxes,” she answers. Pragmatic, economical, and hopeful. What more could you want in a politician?


Service has shaped Sen. Tammy Duckworth. Is her next post in the White House?

Could another first-term Illinois senator join Joe Biden on the ticket?

Tammy Duckworth on US unemployment and Biden's VP options

As Tammy Duckworth, the newly minted junior senator from Illinois, returned to her wheelchair after standing to hold her hand on a copy of the Constitution at her swearing-in ceremony in the U.S. Capitol, she told then-Vice President Joe Biden, "it means a lot that you're the one who did this."

For Duckworth, his presence at the January 2017 ceremony was significant because she said that she felt he embodied "survival and resilience" and represented a culmination of service throughout his long career and personal story in the face of adversity.

"Over the years, (Biden) has just shown that he can overcome a lot, and I've overcome a lot. And he gets it. He gets it. He may not have gone through the same traumas that I've gone through, but he's gone through trauma, and he's seen the other side," Duckworth said in an interview with ABC News.

She now finds herself in contention to serve alongside Biden, the presumptive Democratic nominee for president. ABC News has learned that the senator is in the process of being vetted for the running mate slot and has interviewed with Biden's vice presidential search committee.

During the remaining weeks of the process, she maintains that she's prepared to serve in any capacity.

"I've made it clear to them that whatever role he wants -- he needs me to do -- I will perform that task," Duckworth said, tipping her hand that she is in talks with the Biden team. "And if that role is to go sweep floors on a U.S. base somewhere . I'll go do that. We have a lot of challenges in this country and I truly believe that Joe Biden is the right person to help us meet those challenges and overcome them."

Perhaps no other woman in consideration has as compelling a personal story as Duckworth. After spending a portion of her teenage years on food stamps and nearly homeless, she went on to join the Illinois National Guard, and deploy to Iraq in 2004, where the Blackhawk helicopter she was piloting was struck by a rocket-propelled grenade.

The attack left her near death, but Duckworth was saved by her fellow service members -- some who were also injured. She would wake in Walter Reed Army Medical Center, in what she described as "nonstop, unrelenting, seemingly endless agony." She lost both her legs in the attack and partial use of her right arm -- beginning what she has referred to as her "second life."

A former staffer sung the senator's praises, describing her as "no B.S." and thoughtful when it comes to her work. The former staffer spoke glowingly about her friendly nature amid downtime, including a love of pranks in the office, and showing off photos of her two young daughters -- a reminder that Duckworth is also a working mom.

But it's her military background, according to those close to Duckworth, that would inform her service as Biden's second-in-command.

"If you're looking for someone who's going to be a team player and a loyal ally -- that is what Tammy can do. She's an absolute team player. She's a workhorse, not a show horse and when we got to the Senate, she immediately was like 'OK, I want to be known for my hard work, my legislative and policy accomplishments. Everything else is secondary,'" the same former staffer said.

The lone VP contender with military experience

A recent spotlight on the military has allowed Duckworth to showcase her strengths as an attack dog against President Donald Trump, often appearing as a guest on cable news, and recently giving a pointed and personal speech on the Senate floor following reports that the president was briefed on the intelligence behind reports Russia offered bounties to Taliban militants to kill U.S. troops, but took no action.

"'I didn't know that our adversary was helping kill American troops because no one told me' is not an excuse for the commander in chief of the greatest military on earth. It is in fact a confession of incompetence," Duckworth said of Trump's claims he had not been informed.

Duckworth's military service also gives her a Teflon exterior, allies said, dodging any attacks or nicknames from the president despite giving him one -- "Cadet Bone Spurs," combining the highest military rank he ever received with the ailment that kept him from serving in Vietnam.

"Tammy is the most effective counterpoint to Donald Trump. She would add serious national security credentials to the ticket, speak personally for our military, and confront Donald Trump when he plays the bully. There's a reason Donald Trump has not invented a cheap nickname for Tammy. She's out of his league," Illinois' senior Sen. Dick Durbin, who played a pivotal role in getting Duckworth into politics, told ABC News in a statement.

For Duckworth, understanding what makes Trump tick is a "waste of time."

"I couldn't care less why Donald Trump has not responded to me. He's not worth me wasting time wondering, what motivations go on his mind because I can't even comprehend how someone can have 125,000 dead Americans and be out on the golf course," Duckworth said. "It is so alien to me, to everything that I've done in my life."

Still, when asked if she thought that the attention on the military in the midst of the biggest stories across the country would place a stronger emphasis on a Democratic ticket with military experience, Duckworth diplomatically demurred.

"I think there's a benefit to having someone with military experience," she said. "I don't think that it's a requirement, but I think it will frame an understanding for how to truly use our military to secure our nation's defense and our nation's national security without exploiting the military for political gain."

The challenges she's up against

Duckworth's prospects of landing on the ticket alongside Biden are up against her own record and history, and that of the slate of women also under consideration.

Sources close to Duckworth say the senator doesn't necessarily have aspirations for the White House, but for the woman who initially had her eyes set on the foreign service, a congressional career was not necessarily top of mind, either. For her, they say, it's about answering the call to service. She served two terms in the House, before becoming the junior senator from Illinois -- defeating incumbents twice to earn her seat.

"She's obviously been very effective," Joel Goldstein, a vice presidential scholar at St. Louis University said. "Can she now do that at the national stage as well? And that's the question I think they'll be asking about her, and all the other people that they're looking at."

Still, it remains to be seen if she satisfies a top qualification for Biden -- being able to step into the presidency on day one. That capability is one that is paramount given Biden's age -- he is 77 and would be the oldest president ever elected if he's successful -- and his vice president is largely being seen as a pick for his successor.

As the search for Biden's running mate approaches the early August target date for making a selection, Duckworth has been steadily raising her profile, particularly finding her stride as Trump's actions and the widespread national unrest across the country thrust the role of the military into the national spotlight.

But she also faces some hurdles.

On Tuesday, her hometown newspaper, the Chicago Tribune, criticized her legislative record as "light" -- a swipe at her "few legislative accomplishments" during her tenure in the House, despite making "some headway" in the Senate.

Duckworth, herself, entirely dismissed the charge, defending her efforts in both chambers, including passing a law that requires all major airports to provide nursing moms with private lactation rooms.

"I'm proud of the work that I have done," she said. "I did it always in the minority . I'm happy to put my legislative record of legislation and amendments that I passed up against anybody's . every day I wake up and I think, 'what else can I do to help serve my country?'"

Duckworth's lower name ID raises questions about her ability to energize the Democratic base, and her ability to help deliver victories across the battleground states that could ultimately define the outcome of the election. But it could also have some benefits, political experts said.

"From the Biden standpoint -- you've got to invest more in defining her than you would with Elizabeth Warren, . Kamala Harris . they're pretty well defined," Dr. Kent Redfield, an emeritus professor of political science at the University of Illinois at Springfield, said in an interview. "Now that also means she doesn't come in with some of the baggage that Harris or Warren might have."

The vice presidential search is occurring largely in secret and against the backdrop of deep national unrest over systemic racism and police brutality -- with some Democrats putting more pressure on Biden to pick an African American woman to signal his commitment to addressing the reckoning on race.

"When you think about any candidate, all of them have strengths and weaknesses," Goldstein said. "And so one of the challenges if to pick Sen. Duckworth is that although she's a person of color, she's not African American and, people who have argued that he ought to pick one of the contenders who's African American, would they be disappointed?"

A woman of many firsts in the Senate: Duckworth was born in Thailand, making her the first Thai American she is the first female amputee the first senator to give birth while in office and to bring her newborn to the Senate floor.

If selected, Duckworth would be the first person of Asian American descent on a presidential ticket -- and if successful, would be the first female vice president, and the first wheelchair user since Franklin Delano Roosevelt to serve in one of the nation's top two offices.

Duckworth also brings with her experience from the Department of Veteran's Affairs at both the state and federal level after she was tapped by disgraced former Gov. Rod Blagojevich and President Barack Obama, respectively, for leadership roles in both departments.


Análisis

Legislative Metrics

Ideology&ndashLeadership Chart

Duckworth is shown as a purple triangle ▲ in our ideology-leadership chart below. Each dot is a member of the Senate positioned according to our ideology score (left to right) and our leadership score (leaders are toward the top).

The chart is based on the bills Duckworth has sponsored and cosponsored from Jan 3, 2017 to Jun 24, 2021. See full analysis methodology.

Ratings from Advocacy Organizations


Illinois Senator Tammy Duckworth Will "Make History" as the First to Give Birth While in Office!

Tammy Duckworth is many things: the second female senator elected in Illinois, a retired Army lieutenant colonel, a Purple Heart recipient, a mom to 3-year-old Abigail, and now, pregnant with her second child, she will be the first sitting senator to give birth while in office. Duckworth is expecting the arrival of baby girl number two this April, just a few weeks after her 50th birthday on March 12.

In US history, just 10 women in Congress have given birth while in office, but all were serving in the House of Representatives at the time (and Duckworth is one of them!). Her colleague Sen. Dick Durbin of Illinois acknowledged Duckworth making history in a statement: "I am proud to have her as my Illinois colleague and prouder still that she will make history by being the first U.S. Senator to have a baby while in office. I couldn't be happier for her."

Just over six months pregnant now, Duckworth says she "feels great" - but the senator has had a long road to motherhood. She and her husband, Bryan Bowlsbey, tried a variety of methods to get pregnant before conceiving Abigail via IVF. Eighteen months after Abigail's C-section birth, Duckworth and Bowlsbey chose to try IVF again but endured several rounds and a miscarriage in 2016 before becoming pregnant with baby number two.

"I've had multiple IVF cycles and a miscarriage trying to conceive again, so we're very grateful," Duckworth told the Chicago Sun-Times. She added in a statement from her office: "Bryan and I are thrilled that our family is getting a little bit bigger, and Abigail is ecstatic to welcome her baby sister home this spring. As tough as juggling the demands of motherhood and being a Senator can be, I'm hardly alone or unique as a working parent, and Abigail has only made me more committed to doing my job and standing up for hardworking families everywhere."


Ver el vídeo: StarBoi3 - Dick Official Video ft. Doja Cat