Muere el presidente sudafricano Nelson Mandela a los 95 años

Muere el presidente sudafricano Nelson Mandela a los 95 años

El 5 de diciembre de 2013, Nelson Mandela, el ex activista que superó un período de casi tres décadas en prisión para convertirse en presidente de Sudáfrica, fallece después de años de luchar con problemas de salud. Tenía 95 años.

"Nuestra nación ha perdido a su hijo mayor. Nuestra gente ha perdido a un padre", dijo el presidente sudafricano Jacob Zuma. "Lo que hizo grande a Nelson Mandela fue precisamente lo que lo hizo humano. Vimos en él lo que buscamos en nosotros mismos".

Mandela era conocido como un luchador por la libertad, prisionero, líder de derechos civiles, líder político y símbolo de integridad y reconciliación no solo para Sudáfrica, sino para el mundo.

Su misión de por vida para acabar con el apartheid comenzó cuando dejó la escuela antes de tiempo para unirse al Congreso Nacional Africano (ANC). Ascendió rápidamente en la organización y fue elegido presidente de la organización en 1950. Fue en 1960 cuando los esfuerzos de Mandela se volvieron más combativos, cuando la policía abrió fuego contra un grupo de manifestantes desarmados en el municipio de Sharpeville, matando a 69 personas.

LEER MÁS: Pasos clave que llevaron al fin del apartheid

Poco después, el ANC fue ilegalizado, pero eso no detuvo a Mandela. Después de la prohibición, pasó a la clandestinidad para formar una nueva rama armada de la organización llamada "Lanza de la Nación". A través de este grupo, también conocido como MK, Mandela ayudó a planificar ataques a instituciones gubernamentales, como la oficina de correos.

El giro violento no fue uno que tomó a la ligera. "Sería incorrecto y poco realista que los líderes africanos siguieran predicando la paz y la no violencia en un momento en que el gobierno cumplió con nuestras demandas pacíficas con fuerza", dijo sobre el inicio de la rama más militante. “Fue solo cuando todo lo demás había fallado, cuando todos los canales de protesta pacífica nos habían sido vetados, que se tomó la decisión de emprender formas violentas de lucha política”.

En 1962, Mandela abandonó en secreto Sudáfrica, viajando por África e Inglaterra para obtener apoyo. También se formó en Marruecos y Etiopía. Cuando regresó, fue arrestado y acusado de salida ilegal del país e incitación a la huelga. Luego fue condenado a cadena perpetua por sabotaje y conspiración para derrocar al gobierno.

En lugar de un testimonio, pronunció un discurso de cuatro horas, que terminó diciendo: "He luchado contra la dominación blanca y he luchado contra la dominación negra. He acariciado el ideal de una sociedad democrática y libre en la que todas las personas vivan". juntos en armonía y con igualdad de oportunidades. Es un ideal por el que espero vivir y alcanzar. Pero si es necesario, es un ideal por el que estoy dispuesto a morir ".

Mientras estaba en prisión, una campaña de "Liberen a Nelson Mandela" alimentó las protestas contra el régimen.

En 1990, el recién electo presidente F. W. de Klerk hizo un movimiento impactante que rompió con los conservadores de su partido, levantando la prohibición del ANC —y todos los demás partidos políticos anteriormente prohibidos— y pidiendo una Sudáfrica no racista. Ese febrero, de Klerk liberó incondicionalmente a Mandela. El entonces hombre de 71 años salió de prisión con el puño sobre la cabeza. Había cumplido 27 años de prisión.

Después de su liberación, Mandela retomó su liderazgo del ANC en sus negociaciones para el fin del apartheid. Increíblemente, solo cuatro años después de su liberación, el 10 de mayo de 1994, fue investido como el primer presidente elegido democráticamente de Sudáfrica.

Como presidente, Mandela introdujo programas sociales y económicos y presidió la promulgación de una nueva constitución que estableció un gobierno central fuerte y prohibió la discriminación. También disuadió a los sudafricanos negros de buscar venganza por el período del apartheid, predicando la bondad y el perdón. Mandela solo cumplió un mandato para dar ejemplo a los futuros líderes, pero permaneció en la conciencia de la nación hasta su muerte.

Decenas de funcionarios líderes mundiales expresaron su dolor por el fallecimiento de Mandela. El gorro de funeral y entierro se llevó a cabo durante 10 días de duelo nacional. El 15 de diciembre, líderes tribales vestidos con pieles de animales se pararon junto a funcionarios con trajes oscuros cuando el ataúd de Mandela, que estaba cubierto con la bandera sudafricana, fue enterrado en la aldea de su infancia de Qunu.

LEER MÁS: Nelson Mandela: Su legado escrito


Muere el expresidente sudafricano Nelson Mandela a los 95 años

El ex presidente sudafricano Nelson Mandela sonríe a los fotógrafos después de una reunión con el actor Tim Robbins en la casa de Mandela en Johannesburgo el 22 de septiembre de 2005. Robbins se encuentra filmando actualmente en Sudáfrica. | (Foto: Reuters / Mike Hutchings)

El presidente sudafricano Jacob Zuma anunció el jueves por la noche que el venerado ex presidente sudafricano Nelson Mandela ha muerto. Tenía 95 años.

"Este es el momento de nuestro más profundo dolor. Nuestra nación ha perdido a su hijo mayor, pero lo que hizo grande a Nelson Mandela fue precisamente lo que lo hizo humano", dijo Zuma en un discurso en CNN.

"Vimos en él lo que buscamos en nosotros mismos y en él vimos mucho de nosotros mismos. Compañeros sudafricanos, Nelson Mandela nos unió y es juntos que le despediremos", agregó.

Mandela salió de 27 años de prisión el 11 de febrero de 1990 para finalmente sacar a ese país de décadas de existencia marcada por el apartheid y ha sido celebrado como un ícono mundial de la igualdad racial.

Zuma explicó que a Mandela se le otorgará un funeral de estado y señaló que había ordenado que todas las banderas de Sudáfrica ondearan a media asta desde el 6 de diciembre hasta que Mandela sea sepultado oficialmente.

Según CNN, Mandela había luchado contra varios episodios de enfermedad asociados con su edad avanzada y había regresado a la casa de su niñez en la provincia de Eastern Cape, donde explicó que estaba más en paz.
Las reacciones a su muerte han estado llegando en todo el mundo desde el anuncio de Zuma.

"Con el más profundo pesar nos hemos enterado del fallecimiento de nuestro fundador, Nelson Rolihlahla Mandela - Madiba", señaló la Fundación Nelson Mandela en un comunicado publicado en su sitio web.

"Queremos expresar nuestra tristeza en este momento. No hay palabras que puedan describir adecuadamente esta enorme pérdida para nuestra nación y el mundo", continuó el comunicado. "Damos gracias por su vida, su liderazgo, su devoción a la humanidad y las causas humanitarias. Saludamos a nuestro amigo, colega y camarada y le agradecemos sus sacrificios por nuestra libertad. Las tres organizaciones benéficas que creó nos dedicamos a seguir impulsando su extraordinario legado ".


Nelson Mandela, Sudáfrica & # x2019s pacificador, muere a los 95 años

JOHANNESBURGO & # x2014 Nelson Mandela fue un maestro del perdón. El primer presidente negro de Sudáfrica y # x2019 pasó casi un tercio de su vida como prisionero del apartheid, el sistema de gobierno racista blanco que describió como malvado, pero buscó ganarse a sus guardianes derrotados en una transición de poder relativamente pacífica que inspiró al mundo.

Como jefe de estado, el exboxeador, abogado y preso almorzó con el fiscal que defendió con éxito su encarcelamiento, cantó el himno afrikáans de la era del apartheid en su toma de posesión y viajó cientos de millas para tomar el té con la viuda de Hendrik Verwoerd, el primer ministro en el momento en que fue enviado a prisión, quien también fue el arquitecto del gobierno blanco.

Fue esta generosidad de espíritu lo que convirtió a Mandela, quien murió el jueves a la edad de 95 años, en un símbolo global de sacrificio y reconciliación en un mundo a menudo sacudido por conflictos y divisiones.

La estatura de Mandela & # x2019 como luchador contra el gobierno racista blanco y buscador de la paz con sus enemigos estaba a la par con la de otros hombres a los que admiraba: el activista estadounidense de derechos civiles Martin Luther King Jr. y el líder de la independencia india Mohandas K. Gandhi, ambos de quienes fueron asesinados mientras participaban activamente en sus llamamientos.

La muerte de Mandela & # x2019 privó al mundo de una de las grandes figuras de la historia moderna y preparó el escenario para días de duelo y reflexión sobre un coloso del siglo XX que proyectaba asombrosa gracia, determinación y buen humor.

El presidente sudafricano, Jacob Zuma, hizo el anuncio en una conferencia de prensa el jueves por la noche, diciendo & # x201cwe & # x2019ve perdido a nuestro hijo mayor & # x201d.

A veces, Mandela abrazó su estatus icónico, apareciendo ante una multitud entusiasta en Londres y en el estadio de Wembley # x2019s poco después de su liberación de la cárcel en 1990. A veces, buscaba restarle importancia, inquieto por los peligros de ser puesto en un pedestal. En un manuscrito inédito, escrito mientras estaba en prisión, Mandela reconoció que los líderes del movimiento contra el apartheid dominaban el centro de atención, pero dijeron que eran & # x201conly parte de la historia & # x201d y que cada activista era & # x201clike un ladrillo que compone nuestra organización. & # x201d

Reflexionó sobre el costo para su familia de su dedicación a la lucha contra el sistema racista de gobierno que lo encarceló durante 27 años y le negó el permiso para asistir al funeral de su madre y de un hijo que murió en un accidente automovilístico. En la corte, se describió a sí mismo como & # x201c el hombre más solitario & # x201d durante su divorcio de Winnie Mandela a mediados de la década de 1990. Como presidente, no pudo forjar soluciones duraderas a la pobreza, el desempleo y otros males sociales que todavía azotan hoy a la Sudáfrica de & # x2019s, que ha luchado por estar a la altura de su color de rosa como la & # x201cRainbow Nation & # x201d.

Consiguió un estatus casi mítico en su país y más allá. El año pasado, el banco central de Sudáfrica lanzó nuevos billetes que mostraban su rostro, una imagen robusta y sonriente de un hombre que era meticuloso con su apariencia y que hacía ejercicio rutinariamente mientras estaba en prisión. Sudáfrica erigió estatuas de él y nombró edificios y otros lugares en su honor. Compartió el Premio Nobel de la Paz de 1993 con F. W. de Klerk, el último presidente blanco del país y de 2019. Fue tema de libros, películas y canciones y un imán para las celebridades.

En 2010, Mandela saludó a la multitud en el estadio Soccer City en la ceremonia de clausura de la Copa del Mundo, cuya puesta en escena en Sudáfrica permitió al país, y al continente, brillar internacionalmente. Fue la última aparición pública del expresidente y preso, quien sonrió ampliamente y se abrigó contra el frío.

Uno de sus gestos más memorables hacia la armonía racial fue el día en 1995 cuando salió al campo antes de la final de la Copa del Mundo de Rugby en Johannesburgo, y luego nuevamente después del juego, cuando felicitó al equipo local por su victoria sobre un duro Equipo de Nueva Zelanda. Mandela vestía los colores sudafricanos y la multitud, abrumadoramente blanca, de 63.000 personas estaba de pie, cantando & # x201cNelson! Nelson! Nelson! & # X201d

Era típico de Mandela marchar de cabeza hacia un bastión del afrikanerdom blanco & # x2014 en este caso el templo del rugby sudafricano & # x2014 y hacer sentir a sus seguidores que pertenecían a la nueva Sudáfrica.

El momento fue retratado en la película & # x201cInvictus, & # x201d Clint Eastwood & # x2019s que cuenta la historia de la transformación de Sudáfrica & # x2019 a través del prisma del deporte.

Fue un momento de medio siglo en la fabricación. En la década de 1950, Mandela buscó los derechos universales por medios pacíficos, pero fue condenado a cadena perpetua en 1964 por liderar una campaña de sabotaje contra el gobierno. El discurso que pronunció durante ese juicio describió su visión y determinación.

& # x201c Durante mi vida me he dedicado a esta lucha del pueblo africano, & # x201d Mandela. & # x201c He luchado contra la dominación blanca y he luchado contra la dominación negra. He acariciado el ideal de una sociedad democrática y libre en la que todas las personas vivan juntas en armonía y en igualdad de oportunidades. Es un ideal por el que espero vivir y alcanzar. Pero si es necesario, es un ideal por el que estoy dispuesto a morir. & # X201d

Estuvo confinado a la dura prisión de Robben Island, cerca de Ciudad del Cabo, durante la mayor parte de su tiempo tras las rejas, y luego lo trasladaron a cárceles en el continente. Estaba prohibido citarlo o publicar su foto, sin embargo, él y otros miembros encarcelados de su Congreso Nacional Africano proscrito pudieron pasar de contrabando mensajes de orientación al movimiento contra el apartheid, y en las etapas finales de su confinamiento, negoció en secreto con los líderes del apartheid que reconocieron que el cambio era inevitable.

Miles murieron, o fueron torturados o encarcelados en la lucha de décadas contra el apartheid, que privó a la mayoría negra del voto, el derecho a elegir dónde vivir y viajar, y otras libertades básicas.

Entonces, cuando el recluso No. 46664 salió en libertad después de 27 años, caminando de la mano con su esposa Winnie fuera de una prisión en el continente sudafricano, la gente de todo el mundo se regocijó. Mandela levantó su puño derecho en señal de triunfo, y en su autobiografía, & # x201cLong Walk to Freedom, & # x201d escribía: & # x201cCuando finalmente crucé esas puertas & # 8230 me sentí & # x2014 incluso a la edad de setenta -uno & # x2014 que mi vida comenzaba de nuevo, & # x201d

El lanzamiento de Mandela & # x2019 rivalizó con la caída del Muro de Berlín solo unos meses antes como símbolo del anhelo de libertad de la humanidad y # x2019, y su cabello canoso, su voz ronca y sus coloridas camisetas lo convirtieron en una figura mundialmente conocida.

La vida, sin embargo, impuso nuevos desafíos a Mandela.

Los gobernantes blancos de Sudáfrica y # x2019 lo habían retratado como la punta de lanza de una revolución comunista e insistieron en que el gobierno de la mayoría negra marcaría el comienzo de un caos sangriento. Miles de personas murieron en luchas entre facciones en el período previo a las elecciones democráticas de 1994, y Mandela acusó al gobierno de confabulación en el derramamiento de sangre. Pero el día de la votación, cuando largas filas de votantes esperaban pacientemente para emitir sus votos, pasó pacíficamente, al igual que la toma de posesión de Mandela & # x2019 como presidente.

& # x201cNunca, nunca y nunca más será que esta hermosa tierra volverá a experimentar la opresión de unos a otros y sufrir la indignidad de ser la mofeta del mundo, & # x201d dijo el nuevo presidente. & # x201c Que reine la libertad. ¡El sol nunca se pondrá en un logro humano tan glorioso! ¡Dios bendiga a África! Gracias. & # X201d

Mandela también se puso de pie con la mano en el corazón, saludado por los generales blancos mientras cantaba dos himnos ahora uno: el afrikaans de la era del apartheid & # x201cDie Stem, & # x201d (& # x201cThe Voice & # x201d) y el africano & # x201cNkosi Sikelel & # x2019 iAfrika & # x201d (& # x201c Lord Bless Africa & # x201d).

Desde que terminó el apartheid, Sudáfrica ha celebrado cuatro elecciones parlamentarias y ha elegido a tres presidentes, siempre pacíficamente, dando ejemplo en un continente donde la democracia aún es nueva y frágil. Sin embargo, los escándalos de corrupción y otros pasos en falso bajo el gobernante Congreso Nacional Africano, el grupo de liberación que alguna vez dirigió Mandela, han socavado algunas de las promesas iniciales.

El presidente Jacob Zuma observa periódicamente que la minoría blanca sudafricana es mucho más rica que la mayoría negra, un desequilibrio que considera un vestigio del sistema de apartheid que otorgó la mayoría de los beneficios económicos a los blancos.

Cuando Mandela llegó al poder, los sudafricanos negros esperaban soluciones rápidas después de que se les negara una vivienda adecuada, escuelas y atención médica durante el apartheid. Sin embargo, el nuevo gobierno adoptó políticas de libre mercado para mantener de su lado a las grandes empresas dominadas por los blancos y atraer inversiones extranjeras. La política evitó el tipo de deterioro económico que se produjo en Zimbabwe después de la independencia. Sudáfrica, sin embargo, tiene una de las brechas más grandes del mundo entre ricos y pobres.

Nelson Rolihlahla Mandela nació el 18 de julio de 1918, hijo de un jefe tribal en Transkei, una patria xhosa que más tarde se convirtió en una de las & # x201cBantustans & # x201d establecidas como repúblicas independientes por el régimen del apartheid para cimentar la separación de blancos y negros. .

La crianza real de Mandela & # x2019 le dio un porte real que se convirtió en su sello distintivo. Muchos sudafricanos de todas las razas lo llamarían más tarde por el nombre de su clan, Madiba, como muestra de afecto y respeto.

Al crecer en una época en la que prácticamente toda África estaba bajo el dominio colonial europeo, Mandela asistió a escuelas metodistas antes de ser admitido en la Universidad negra de Fort Hare en 1938. Fue expulsado dos años después por su papel en una huelga estudiantil.

Se mudó a Johannesburgo y trabajó como policía en una mina de oro, boxeó como un peso pesado aficionado y estudió derecho.

Su primera esposa, la enfermera Evelyn Mase, le dio cuatro hijos. Una hija murió en la infancia, un hijo murió en un accidente automovilístico en 1970 y otro hijo murió de SIDA en 2005. La pareja se divorció en 1957 y Evelyn murió en 2004.

Mandela comenzó su ascenso a través del movimiento anti-apartheid en 1944, cuando ayudó a formar la Liga Juvenil del ANC.

Organizó una campaña en 1952 para fomentar el desafío a las leyes que segregaban las escuelas, el matrimonio, la vivienda y las oportunidades laborales. El gobierno tomó represalias prohibiéndole asistir a reuniones y salir de Johannesburgo, la primera de las muchas órdenes & # x201cbanning & # x201d que tuvo que soportar.

Después de que la policía aplastara una huelga nacional de dos días, él y un pequeño grupo de colegas del ANC decidieron emprender una acción militar y Mandela presionó para formar el movimiento y el ala guerrillera, Umkhonto we Sizwe, o Lanza de la Nación.

Fue arrestado en 1962 y condenado a cinco años de trabajos forzados por salir del país ilegalmente e incitar a los negros a la huelga.

Un año después, la policía descubrió el cuartel general subterráneo del ANC & # x2019 en una granja cerca de Johannesburgo y confiscó documentos que describían los planes para una campaña de guerrilla. En un momento en que las colonias africanas se convertían una a una en estados independientes, Mandela y siete coacusados ​​fueron condenados a cadena perpetua.

El brazo armado de ANC & # x2019s se vio involucrado más tarde en una serie de atentados de alto perfil que mataron a civiles, y muchos en la minoría blanca vieron al encarcelado Mandela como un terrorista. Mientras tanto, el gobierno del apartheid fue denunciado a nivel mundial por su campaña de golpizas, asesinatos y otros ataques violentos contra opositores.

Incluso en un confinamiento paralizante, Mandela buscó prosperar.

& # x201c Por cierto, es posible que descubras que la celda es un lugar ideal para aprender a conocerte a ti mismo, a buscar de forma realista y regular el proceso de tu propia mente y sentimientos & # x201d, le escribió en 1975 a Winnie Mandela, una destacada activista de su país. por derecho propio que estaba en una cárcel separada en ese momento.

Mandela rechazó las ofertas condicionales de libertad durante sus décadas en prisión. En 1989, P.W. Botha, presidente de línea dura de Sudáfrica y # x2019, fue reemplazado por de Klerk, quien reconoció que el fin del apartheid y # x2019 estaba cerca. Mandela continuó, incluso en sus últimas semanas en prisión, abogando por la nacionalización de bancos, minas e industrias monopolísticas, una postura que asustó a la comunidad empresarial blanca.

Pero las conversaciones ya estaban en marcha, y Mandela salió de la cárcel para reunirse con líderes gubernamentales blancos. Después de su liberación, se hizo cargo de la ANC y fue elegido presidente de manera aplastante en Sudáfrica y la primera elección para todas las razas de 2019.

Los éxitos percibidos durante el mandato de Mandela & # x2019 incluyen la introducción de una constitución con protecciones sólidas para los derechos individuales y la Comisión de la Verdad y la Reconciliación, que estableció con su compañero Nobel, el Arzobispo Desmond Tutu. Permitió a los infractores de los derechos humanos de todas las razas admitir públicamente sus delitos a cambio de un trato indulgente. Aunque no se consideró del todo un éxito, resultó ser una especie de terapia nacional que se convertiría en un modelo para otros países que emergen de conflictos prolongados.

A pesar de su santa imagen, Mandela fue a veces un duro crítico. Cuando los periodistas negros criticaron levemente a su gobierno, los pintó como títeres de los blancos dueños de los medios. Algunos blancos con quejas fueron descartados por suspirar por sus antiguos privilegios.

En el período previo a la guerra de Irak, Mandela reprendió duramente al presidente George W. Bush. & # x201c¿Por qué Estados Unidos se está comportando con tanta arrogancia? & # x201d, preguntó en un discurso. & # x201cTodo lo que (Bush) quiere es petróleo iraquí. & # x201d Sugirió que Bush y el primer ministro británico Tony Blair eran racistas, y afirmó que Estados Unidos, & # x201c, que ha cometido atrocidades indescriptibles en el mundo, & # x201d no tenía una posición moral .

Hasta que Bush derogó la orden en 2008, Mandela no podía visitar Estados Unidos sin que el secretario de Estado certificara que no era un terrorista.

A los críticos de su cercanía con Fidel Castro y Moammar Gadhafi a pesar de las violaciones de derechos humanos en los países que gobernaban, Mandela explicó que no abandonaría a los partidarios de la lucha contra el apartheid.

Para decepción de muchos sudafricanos, dejó cada vez más el gobierno en manos del vicepresidente Thabo Mbeki, quien ganó las próximas elecciones presidenciales y asumió el cargo cuando terminó el mandato de Mandela en 1999.

& # x201cDebo dimitir mientras hay una o dos personas que me admiran & # x201d, bromeó Mandela en ese momento. Cuando se jubiló, dijo que iba a pararse en una calle con un letrero que decía: & # x201c Desempleado, sin trabajo. Nueva esposa y familia numerosa que mantener. & # X201d

Su matrimonio con Winnie se vino abajo después de su liberación y se casó con Graca Machel, la viuda, ex primera dama del vecino Mozambique.

Con el apartheid vencido, Mandela se dedicó a los esfuerzos de pacificación en otras partes de África y el mundo y, finalmente, a la lucha contra el sida, reconociendo públicamente que su propio hijo, Makgatho, había muerto a causa de la enfermedad.

Los últimos años de Mandela & # x2019 estuvieron marcados por frecuentes hospitalizaciones mientras luchaba con problemas respiratorios que lo habían molestado desde que contrajo tuberculosis en prisión.

Se quedó en su casa rural en Qunu, en la provincia de Eastern Cape, donde Hillary Clinton, entonces secretaria de Estado de Estados Unidos, lo visitó en 2012, pero luego se mudó a tiempo completo a su casa en Johannesburgo para poder estar cerca de la atención médica en Pretoria. la capital.

Le sobreviven Machel su hija Makaziwe por su primer matrimonio, y sus hijas Zindzi y Zenani por su segundo.

Donna Bryson, exjefa de la oficina de AP en Johannesburgo, contribuyó a este informe. Marcus Eliason ha trabajado para AP en Sudáfrica y ahora está destinado en Nueva York.


Isla Robben

Nacido en 1918, Nelson Mandela se unió al Congreso Nacional Africano (ANC) en 1943, como estudiante de derecho.

Él y otros líderes del ANC hicieron campaña contra el apartheid. Inicialmente hizo una campaña pacífica, pero en la década de 1960 el ANC comenzó a defender la violencia y Mandela fue nombrado comandante de su brazo armado.

Fue arrestado por sabotaje y sentenciado a cadena perpetua en 1964, cumpliendo la mayor parte de su condena en Robben Island.

Estaba prohibido citarlo o publicar su foto, pero él y otros líderes del ANC pudieron pasar de contrabando mensajes de orientación al movimiento contra el apartheid.

Fue liberado en 1990 cuando Sudáfrica comenzó a alejarse de la estricta segregación racial, un proceso que se completó con las primeras elecciones multirraciales en 1994.

Mandela, que había sido galardonado con el Premio Nobel en 1993 junto con el Sr. de Klerk, fue elegido primer presidente negro de Sudáfrica. Sirvió un solo mandato, dimitiendo en 1999.

Después de dejar el cargo, se convirtió en el embajador de más alto perfil de Sudáfrica, haciendo campaña contra el VIH / SIDA y ayudando a asegurar el derecho de su país a ser sede de la Copa Mundial de Fútbol de 2010.

También participó en negociaciones de paz en la República Democrática del Congo, Burundi y otros países de África y otros lugares.


Muere el expresidente sudafricano Nelson Mandela a los 95 años

El ex presidente sudafricano Nelson Mandela murió a los 95 años de edad debido a complicaciones de una infección pulmonar recurrente.

El líder anti-apartheid y premio Nobel fue una figura querida en todo el mundo, un símbolo de reconciliación de un país con una historia brutal de racismo.

Mandela fue liberado de prisión en 1990 después de casi 30 años por conspirar para derrocar al gobierno del apartheid de Sudáfrica. En 1994, en unas elecciones históricas, se convirtió en el primer líder negro de la nación. Mandela dimitió en 1999 después de un solo mandato y se retiró de la vida política y pública.

Nacido como Nelson Rolihlahla Mandela en Transkei, Sudáfrica, el 18 de julio de 1918, fue uno de los estadistas y revolucionarios más venerados del mundo que lideró la lucha contra el apartheid en Sudáfrica.

Mandela, abogado calificado del University College of Fort Hare y la Universidad de Witwatersrand, se desempeñó como presidente de Sudáfrica de 1994 a 1999.

Su carrera política comenzó en 1944 cuando se unió al Congreso Nacional Africano (ANC), y participó en la resistencia contra la política de apartheid del entonces gobierno en 1948. En junio de 1961, el ejecutivo del ANC aprobó su idea de usar tácticas violentas y alentó a los miembros que deseaba participar en la campaña de Mandela. Poco después, fundó Umkhonto we Sizwe, el brazo armado del ANC, y fue nombrado su líder.

En 1962, fue arrestado y condenado por sabotaje y otros cargos, y fue sentenciado a cinco años de prisión rigurosa. En 1963, Mandela fue procesado junto con muchos miembros de Umkhonto we Sizwe por conspirar contra el gobierno y conspirar para derrocarlo mediante el uso de la violencia.

Condenado a cadena perpetua

El 12 de junio de 1964, ocho de los acusados, incluido Mandela, fueron condenados a cadena perpetua.

Su declaración desde el banquillo de los acusados ​​en la apertura del juicio de la defensa se hizo extremadamente popular. Cerró su declaración con: & # 8220 Durante mi vida me he dedicado a la lucha del pueblo africano. He luchado contra la dominación blanca y he luchado contra la dominación negra. He acariciado el ideal de una sociedad democrática y libre en la que todas las personas vivan juntas en armonía y en igualdad de oportunidades. Es un ideal por el que espero vivir y alcanzar. Pero si es necesario, es un ideal por el que estoy dispuesto a morir. & # 8221

Mandela cumplió 27 años en prisión, y pasó muchos de esos años en la prisión de Robben Island, frente a Ciudad del Cabo. Mientras estuvo en la cárcel, su reputación creció y se hizo ampliamente conocido en todo el mundo como el líder negro más importante de Sudáfrica.

Se convirtió en un símbolo destacado de la resistencia a medida que el movimiento contra el apartheid ganaba impulso en Sudáfrica y en todo el mundo. En la isla, él y otros prisioneros fueron sometidos a trabajos forzados en una cantera de cal. La discriminación racial era desenfrenada y los prisioneros eran segregados por raza y los prisioneros negros recibían la menor cantidad de raciones. Mandela ha escrito sobre cómo se le permitió una visita y una carta cada seis meses.

Libre y justo

En febrero de 1985, el presidente P.W. Botha le ofreció a Mandela su libertad con la condición de que rechazara incondicionalmente la violencia como arma política, pero Mandela rechazó la propuesta. Dio a conocer su sentimiento a través de una carta que dio a conocer a través de su hija.

& # 8220¿Qué libertad se me ofrece mientras la organización del pueblo sigue prohibida? Solo los hombres libres pueden negociar. Un preso no puede celebrar contratos & # 8221, escribió. En 1988, Mandela fue trasladado a la prisión de Victor Verster y permanecería allí hasta su liberación.

A lo largo de su encarcelamiento, aumentó la presión sobre el gobierno sudafricano para que lo liberara. El lema & # 8220Free Nelson Mandela & # 8221 se convirtió en el nuevo grito de batalla de los activistas contra el apartheid. Finalmente, Mandela fue liberado el 11 de febrero de 1990 en un evento transmitido en vivo en todo el mundo. Después de su liberación, Mandela regresó a su vida y trabajo, esforzándose por alcanzar las metas que él y otros se habían propuesto casi cuatro décadas antes. En 1991, se celebró la primera conferencia nacional del ANC en Sudáfrica desde que la organización había sido prohibida en 1960.

Presidente mandela

Mandela fue elegido presidente de la ANC, mientras que su amigo Oliver Tambo se convirtió en el presidente nacional de la organización. El liderazgo de Mandela y su trabajo, así como su relación con el entonces presidente FW de Klerk, fueron reconocidos cuando recibieron conjuntamente el Premio Nobel de la Paz en 1993. Las primeras elecciones multirraciales de Sudáfrica, celebradas el 27 de abril de 1994, vieron el ANC irrumpió con una mayoría del 62 por ciento de los votos, y Mandela fue investido en mayo de 1994 como el primer presidente negro del país.

Como presidente desde mayo de 1994 hasta junio de 1999, Mandela presidió la transición del régimen minoritario y el apartheid, y se ganó el respeto internacional por su defensa de la reconciliación nacional e internacional.

Honores y vida personal

Mandela recibió muchos honores internacionales nacionales, incluido el Premio Nobel de la Paz en 1993, la Orden al Mérito de la Reina Isabel II y la Medalla Presidencial de la Libertad de George W. Bush.

En julio de 2004, la ciudad de Johannesburgo otorgó su más alto honor al otorgarle a Mandela la libertad de la ciudad en una ceremonia en Orlando, Soweto.

En 1990, recibió el Premio Bharat Ratna del gobierno de la India y también recibió el último Premio Lenin de la Paz de la Unión Soviética.

En 1992, Turquía le otorgó el Premio Ataturk de la Paz. Rechazó el premio citando violaciones de derechos humanos cometidas por Turquía en ese momento, pero luego aceptó el premio en 1999. También en 1992, recibió el Nishan-e-Pakistan, el premio de servicio civil más alto de Pakistán. La autobiografía de Mandela, & # 8220Long Walk to Freedom, & # 8221 se publicó en 1994. Había comenzado a trabajar en ella en secreto mientras estaba en prisión.

Mandela y sus esposas

La vida amorosa de Nelson Mandela aparentemente ha sido paralela a la política y se puede dividir en tres épocas clave. El joven activista se casó con su primera esposa, Evelyn Mase, en 1944. La pareja, que tuvo cuatro hijos, se divorció en 1958, poco antes de que Mandela se convirtiera en un proscrito con la prohibición del ANC.

El segundo matrimonio de Mandela, y probablemente el más famoso, coincidió en gran medida con el tiempo que pasó encerrado a manos del régimen del apartheid. En 1958 caminó por el pasillo con Winnie Madikizela, quien estuvo a su lado y activamente hizo campaña para liberarlo de la prisión. Winnie se convirtió en una figura poderosa por derecho propio mientras Mandela estaba encarcelada, pero una serie de escándalos que la involucraron llevaron a la separación de la pareja en 1992, su destitución de su gabinete en 1995 y su divorcio oficial en 1996. La pareja tuvo dos niños. Winnie Mandela también fue posteriormente condenada por secuestro.

Su tercer matrimonio, con Graca Machel, la viuda del ex presidente de Mozambique, Samora Machel, se produjo en su 80 cumpleaños cuando asumió su papel de estadista mundial. de yahoo


& # x2018Personas fragmentadas & # x2019

"Nuestro objetivo era la amnistía general a cambio de la verdad", dijo a Bloomberg News el obispo Desmond Tutu, premio Nobel y presidente de la Comisión de la Verdad y Reconciliación, en una entrevista en 1999. & # x201CI Era la única forma en que podíamos curar a un pueblo atormentado, dividido y fragmentado. & # x201D

Mandela dio un ejemplo de perdón al país en su conjunto, escribió Nadine Gordimer, novelista sudafricana y premio Nobel de literatura. Ella lo describió como & # x201Ca líder revolucionario de enorme coraje & # x201D y & # x201Ca negociador político de extraordinaria habilidad y sabiduría, un estadista en la causa del cambio pacífico & # x201D.

Las habilidades y conocimiento de Mandela & # x2019 sobre su país y la pasión por los deportes de su país, representada en la película de 2009 & # x201CInvictus, & # x201D lo llevaron a forjar una unidad nacional notable que ayudó a Sudáfrica a obtener una sorprendente victoria en la Copa Mundial de Rugby de 1995 celebrada en Johannesburgo.


Nelson Mandela muere a los 95 años

Nelson Mandela, quien murió el 5 de diciembre a los 95 años después de una larga enfermedad, triunfó sobre el sufrimiento personal, el racismo institucionalizado y la opresión política para convertirse en el primer presidente negro de una Sudáfrica multirracial y uno de los titanes del siglo XX.

His death was announced to the South African people in a late night address by President Jacob Zuma.

Mandela was born July 18, 1918, in a village in South Africa's Cape Province. His birth name was Rolihlahla, which means "troublemaker" in his native Xhosa. (He was given the name Nelson later, in the tradition of schoolchildren having non-African names.) Many South Africans still refer to him by his clan name: Madiba.

During the 1940s, he was active in the African National Congress, which fought for the rights of majority blacks. He became a member of the ANC's national executive committee in 1950.

On Dec. 5, 1956, Mandela was among the ANC leaders arrested on charges of high treason. After a nearly five-year trial, he was found not guilty. But in 1964, he was sentenced to life in prison on charges of sabotage. He served more than 26 years—first in the notorious Robben Island prison, working in a lime quarry, and later at Pollsmoor and Victor Verster.


Nelson Mandela dead at 95: Anti-apartheid hero and former South African president dies in Johannesburg

Nelson Mandela, who led the fight against apartheid and then pushed for reconciliation as his country's first black president, died after a prolonged illness Thursday. He was 95.

"He passed on peacefully in the comfort of his family," South African President Jacob Zuma said in an address to the world just before midnight Thursday in the African nation. "We've lost our greatest son."

As word of the death of the man South Africans called Madiba spread across the heartbroken country, hundreds of weeping mourners converged on Mandela's home in Johannesburg, chanting, "Viva Mandela, viva!"

Fittingly, blacks and whites mourned Mandela together.

"If it wasn't for Mandela, I wouldn't be chilling with my black friends," said 19-year-old Dominic Sadie, who is white and was part of the giant crowd of people holding candles and paying their respects. "I love him."

Mandela died at 8:50 p.m. local time, but Zuma didn't make his sad announcement until a little before midnight.

Weeping South Africans raced out into streets in their pajamas, including one black mom who rushed over to Mandela's house with her two daughters.

"I am glad that he is in a better place, but I hope South Africans will be able to deal with his death," she said through her tears.

Mandela shared the Nobel Peace Prize in 1993 with F.W. de Klerk, South Africa's last president during the era of state-sanctioned racial segregation.

"I liked him and I immediately felt that this is truly a man of greatness," de Klerk recalled. "I think Nelson Mandela's legacy is don't be bitter about the past, take the hands also of your former enemies."

In Washington, President Obama said Mandela "no longer belongs to us, he belongs to the ages."

"I am one of the countless millions who drew inspiration from Mandela's life," Obama said at the White House. "So long as I live, I will do what I can to learn from him."

Obama ordered that flags be flown at half-staff until sunset Monday and prepared to fly out to South Africa for a state funeral.

Former President Bill Clinton, another politician who drew inspiration from the mighty South African, was in his New York City office when he got the word.

"Today the world has lost one of its most important leaders and one of its finest human beings," Clinton said.

In Times Square, tourists and commuters stopped in their tracks when word of Mandela's passing appeared on the scrolling headlines on the ABC News building at 44th St. and Broadway.

"He moved a whole nation," said Charles Gayle, 75, who lives on the Lower East Side. "He's not only one of the greatest people of our time, he was one of the greatest of any time.

Up in Harlem, historian Billy Mitchell recalled when Mandela drove through his neighborhood during his triumphant visit to New York City in 1990.

"Brothers and sisters were chanting," he said. "People were dressed up in Afro-centric clothes. I felt so African and one of African descent."

At City Hall, Mayor Bloomberg said, "We lost one of the most transformative and influential figures in modern history."

"Nelson Mandela was a global icon who broke the back of apartheid in South Africa," he said.

Mayor-elect Bill de Blasio said Mandela "met hatred with reason, intolerance with resolve."

"For so many of us, the fight for a free South Africa became the rallying cry of our generation," he said. "It brought us together, and inspired us to confront oppression abroad — and also here at home."

The Rev. Al Sharpton also chimed in, saying the world "has lost one of history's greatest citizens."

"He changed human history and taught activists around the world that in order to legitimately further what is noble, you must actually be a noble person," Sharpton said. "He showed us that you can change the course of human history without lowering yourself to human depravity."

In a twist of fate, Prince William and Kate Middleton, along with Mandela's daughter, Zindzi Mandela, were attending the premiere of the film about her dad's life, "Long Walk to Freedom," in London when they received word of his death.

"It's extremely sad and tragic news. We're just reminded what an extraordinary and inspiring man Nelson Mandela was," said William. "Our thoughts and prayers are with him, and with his family right now."

Mandela served 27 years in prison for taking up arms against his country's oppressive white government. But when he was freed, he embraced former captors and urged sworn enemies to forge a "rainbow" nation.


Nelson Mandela, Inspiration To World, Dies At 95

Nelson Mandela, who was born in a country that viewed him as a second-class citizen, died Thursday as one of the most respected statesmen in the world. He was 95.

President Jacob Zuma announced the death in a televised speech.

From his childhood as a herd boy, Mandela went on to lead the African National Congress' struggle against the racially oppressive, apartheid regime of South Africa. For his efforts, he spent 27 years behind bars as a political prisoner. In 1994, after Mandela was elected president in South Africa's first democratic elections, Archbishop Desmond Tutu shook with elation as he welcomed Mandela to a rally in Cape Town.

"One man inspires us all. One man inspires the whole world," Tutu said at the time. "Ladies and gentlemen, friends, fellow South Africans, welcome our brand new state president — out of the box: Nelson Mandela."

Mandela: An Audio History

In 2004, All Things Considered aired a five-part series on South Africans' struggle against apartheid through rare sound recordings of Mandela, as well as those who fought with and against him. Hear That Special Report

Political Awakening

Mandela was born on July 18, 1918, in the Transkei, a region of rolling green hills near the southern tip of the African continent. En su autobiografía, Long Walk to Freedom, he recalled his childhood as a simple, joyful time. He herded sheep and cows near his mother's huts and played barefoot with other boys. He was educated by British missionaries, got a law degree and eventually opened the first black law firm in Johannesburg.

In the 1940s, Mandela became active with the Youth League of the African National Congress.

Tapping into the culture of black resistance that was sweeping Johannesburg, Mandela helped organize strikes and demonstrations against the country's system of racial segregation.

Later, Mandela and other ANC leaders decided that freedom songs and civil disobedience would never topple the apartheid government, so they set up Umkhonto we Sizwe, the armed wing of the ANC. As a result of Umkhonto we Sizwe's guerrilla tactics, Mandela and seven other ANC leaders went on trial for sabotage in 1963.

Against the advice of his lawyers, Mandela gave a four-hour closing statement. He used the speech in what's known as the "Rivonia trial" to attack the apartheid system. Despite facing the death penalty, he defiantly told the court that his actions had been in pursuit of the ideal of a free, democratic society with equal opportunity for people of all races.

"It is an idea for which I hope to live for and to see realized but my Lord, if it needs be, it is an idea for which I am prepared to die," Mandela said at the time.

Mandela and his codefendants escaped the gallows but were sentenced to life in prison.

He would spend the next 27 years behind bars, much of that time in the maximum security prison on Robben Island. In prison he became a symbol of the anti-apartheid movement and the focal point of international campaigns to do away with racial segregation in South Africa.

'A War Of Attrition'

One of Mandela's co-defendants at the Rivonia trial was Ahmed Kathrada, who was one of Mandela's closest confidants inside and later outside prison.

Related NPR Stories

Parallels

Mandela: A Rare Success As Liberation Leader And President

In an interview with Radio Diaries in 2004, Kathrada recalled Mandela playing a chess game for three days against a young medical student who had recently been incarcerated on the island.

"They played the first day, and when it came to lockup time, the game had not finished because Mandela calculates every move as he does in politics," Kathrada said.

Mandela persuaded one of the guards to lock the board away in an empty cell. At the end of the next day, the game was still not finished and the guard had to lock it away again.

"In the end, this young chap just gave up. He said, 'You win. I can't carry on this way,' " Kathrada said. "That's Mandela it's a war of attrition and he won."

In Mandela's war of attrition against the apartheid government, South African President F.W. de Klerk made several offers to free him but Mandela would accept only an unconditional release.

In 1990, de Klerk did just that. Apartheid was on its final legs, and Africa's largest economy was, for the first time in centuries, headed for black majority rule.

'That Man Saved This Country'

The four years between Mandela's release from prison and South Africa's first democratic elections in 1994 were tumultuous, however.

Elements within the white apartheid government were desperately trying to retain power. Violent clashes between supporters of the Zulu-based Inkatha Freedom Party and Mandela's ANC left many foreign observers predicting that South Africa would disintegrate into a bloody civil war.

But Mandela's paternal, grandfatherly presence had a calming effect across the country. In 1993, he and de Klerk shared the Nobel Peace Prize. After winning the 1994 election, Mandela reached out to South Africans of all races to help build an equitable and prosperous country.

"We place our vision of a new constitutional order for South Africa on the table not as conquerors, prescribing to the conquered," Mandela said at the time. "We speak as fellow citizens to heal the wounds of the past with the intent of constructing a new order based on justice for all. This is the challenge that faces all South Africans today, and it is one to which I am certain we will all rise."

Possibly his greatest political move was his decision to serve only one term as president. This was partly because he was 80, but also because he said he wanted to establish a tradition of contested, democratic elections.

During the 2004 presidential elections in which Thabo Mbeki won a second term, South Africans of all races stood in long lines to cast their ballots. Before 1994, none of the black people in those lines would have been allowed to vote. Mlongi Sitcholosa, a black schoolteacher waiting to vote in the township of Soweto, credited one man with changing that: Mandela.

"That man saved this country," Sitcholosa said. "If it wasn't because of him this country would have gone to flame, but because of his wisdom and his intelligence he saved this country."

Vida personal

In his autobiography, Mandela notes that his struggle against apartheid took a toll on his personal life.

Toward the end of the book Mandela says: "To be the father of a nation is a great honor, but to be the father of a family is a greater joy. But it is a joy I had far too little of."

He had four children with his first wife, Evelyn Mase. Three of them died before him. Mandela's son, Makgatho, died of an HIV-related illness in 2005.

His marriage to Winnie Madikizela Mandela survived his incarceration but disintegrated soon after he was released. He watched his daughters from this second marriage grow up through the glass of prison visitor's rooms.

But in his waning years, Mandela's home life finally improved. Rumors that he was in love started to surface in 1996. Graca Machel, the widow of Mozambican President Samora Machel, was seen frequently in Mandela's presence. For his 80th birthday, the two got married in a tiny, private ceremony.

Friends say that Machel brought Mandela the joy that he felt he'd missed as he struggled for decades to bring freedom to South Africa.


Nelson Mandela dead: South Africa's first black president and anti-apartheid icon dies at 95

Nelson Mandela, South Africa’s first black president and the man widely seen as the architect of a peaceful transition to democracy after three centuries of apartheid rule, has died at his home in the Johannesburg suburb of Houghton. He was 95.

Mr Mandela had been receiving home-based intensive care after being discharged from hospital in September.

The South African president Jacob Zuma confirmed the news in a statement broadcast live on national television.

He said Mr Mandela had "departed" and was now at peace.

He said South Africa had lost its greatest son and its people had lost a father.

"His tireless struggle for freedom earned him the respect of the world. His humility, his compassion and his humanity earned him their love," he said.

"Our thoughts and prayers are with the Mandela family. To them, we owe a debt of gratitude.

"They have sacrificed much and endured much so that our people could be free."

British Prime Minister David Cameron paid tribute to Mr Mandela tweeting: "A great light has gone out in the world. Nelson Mandela was a hero of our time. I've asked for the flag at No10 to be flown at half mast.''

President Barack Obama said the day Mr Mandela was released from prison had given him a sense of "what a human being can do when they're guided by their hopes and not by their fears".

"I cannot imagine my own life without the example that Nelson Mandela set," he said.

"As long as I live, I will do what I can to learn from him."

Mr Obama thanked the Mandela family for sharing "this extraordinary man" with the rest of the world.

He said Mr Mandela's legacy of a "free South Africa at peace with itself" was an example to the world.

"We will not likely see the likes of Nelson Mandela again."

"He no longer belongs to us, he belongs to the ages", Mr Obama added.

Mr Mandela had been discharged at the start of September after spending 87 days in hospital – his fourth admission since December 2012 – and had remained in a “critical and at times unstable” condition while receiving intensive care at his home.

He had been vulnerable to respiratory problems since contracting tuberculosis during his imprisonment under apartheid. But over the last year his condition had significantly worsened with a recurring lung infection the latest of his ailments.

Click here for our Nelson Mandela interactive e-book

His humanitarian legacy in 20th century history remains unrivalled. Mr Mandela practically changed the fabric of South African politics after being freed by the apartheid government in 1990 after 27 years of imprisonment.

He later became South Africa’s first black president after the country’s first democratic elections in 1994, serving one term until 1999.

The years that followed were marked by a seemingly endless succession of visits to him by world leaders and other prominent figures in which his unique status on the global stage was honoured.

But as age took its toll, Mr Mandela’s public appearances dwindled, and he had been rarely seen since the South Africa-hosted football World Cup of 2010.

News of his death brought the inevitable end to months of speculation over his deteriorating health with scenes that were at times criticised for their seeming lack of grace.

South Africa's first black president had been in the Mediclinic heart hospital in Pretoria where he had lain for 12 weeks after he being admitted on June 8 with a recurring lung infection. With his life hanging by a thread, rumours circulated, global news teams combed for clues and South Africans braced themselves for the inevitable end, with crowds laying flowers outside the hospital.

But at the start of September things changed unexpectedly after the country watched Mr Mandela discharged in an ambulance marked "paramedical intensive care" make the 31-mile journey from Pretoria back to Houghton where a makeshift clinic had been set up in Mr Mandela’s house allow the former president to receive similar levels of treatment.

These scenes were further played out against a backdrop of an odd internal dispute in the Mandela family. In July sixteen relatives won a court case against the former president’s eldest grandson, Mandla, ensuring that the bones of Mandela's three late children were dug up and moved to the village of Qunu – where Mandela himself has said he wants to be buried.


Ver el vídeo: Muere Nelson Mandela A Los 95 Años En Su Residencia De Sudafrica